Restaurante La Cabaña Argentina en Madrid
  

Restaurante La Cabaña Argentina

4
Datos de La Cabaña Argentina
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
5.3 10
Servicio del vino:
6.5 10
Comida:
5.5 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
4.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Centro
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Argentina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 40,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



4 Opiniones de La Cabaña Argentina

Uno de los argentinos primeros en llegar a Madrid y que ahi sigue incluso con reciente apertura de la Cabaña 2 justamente enfrente.

Me han sorprendido  los comentarios ultimos que aunque no son muy recientes manifiestan defectos que no aprecié.

Martes  mediodia y local  a tope. Comida para 2.

Como  entrante unas  aceitunas y mantequilla con hierbas.

Compartimos un pulpo a la brasa muy rico acompañado de puré de yuca ( se agradece evitar  el  pure de patata y/o parmentier...)

Como  segundo los dos pedimos un bife de chorizo ( lomo bajo de 300 grs) de  Angus argentino con unas patatas a la brasa

Impresionante trabajo de brasa y gran calidad de carne.

Para beber un Catena Alta Malbec 2015 soberbio.

Servicio  y atencion estupendas.

Mas que recomendable y repetiré. Los precios ajustados con carnes en torno a los 22 euros. En este caso el vino rondaba los 50 y eso encarecio la cuenta pero  no sé el coste total ya que no pagué

Para que un restaurante sea bueno, no basta con tener comida de calidad, tambien es muy importante tener buenos profesionales, y en este local brillan por su ausencia, ademas no se por que sera que yo he ido varias veces, y nunca estan los mismos camareros. Mi ultima experiencia fue muy mala, pedimos una parrillada, la cual estaba fria, le dijimos a la camarera, y con un gesto feo dijo que le parecia muy raro, y se la llevo, tardando mucho tiempo en traerla, despues el vaso de mi hijo estaba sucio le pedi cambiarlo, la expresion de su cara fue aun peor. Pero para colmo de todo, teniamos reserva, pero igualmente presionando para que terminaramos rapido porque habia mucha gente, osea que tienes que comer con cronometro para que sienten a los demas, señores no hay que coger tantas reservas, y si dar un mejor servicio al cliente.

Quisimos coronar una visita a Madrid comiendo carne y siguiendo el consejo de un camarero de los alrededores, aterrizamos en La Cabaña Argentina. Atractiva parrilla mirando al exterior, apariencia impecable... entramos.

El servicio, correcto aunque bastante poco experimentado. Pedimos una ensalada de cogollos de Tudela para compartir y dos cortes de carne: bife de lomo alto y entraña. Especificamos que lo queremos poco hecho. Indicamos también que queremos la ensalada para compartir y que nos sirvan la carne después.

La ensalada -adjunto fotografía- consiste en 6 cuartos de cogollo (es decir, cogollo y medio) con cinco anchoillas (ni siquiera una por trozo de cogollo), dos hojas de hoja de roble, una cucharada de atún desmigado (del barato) y una cucharada de zanahoria rallada de bote. Por 12 euros se podría servir algo más digno...

Nos sirven la carne sin esperar a que terminemos la ensalada y no nos retiran los platos. Tenemos que pedir que nos los cambien para no comer la carne con el sabor del aceite y el vinagre de la ensalada.

Empezamos con el bife de lomo alto y para nuestra sorpresa, está templado tirando a frío. Para el segundo trozo que nos llevamos a la boca la carne está fría, incomible. Llamamos a la camarera que se justifica diciendo que habíamos pedido la carne poco hecha (lamentable). Le pedimos que nos la caliente y nos vuelven a traer el bife fileteado y hecho en exceso. Como una suela de zapato. Lo dejamos en la bandeja y pasamos a la entraña.

La entraña está correcta aunque ligeramente correosa. En la carta aseguran que está elaborada con "las mejores carnes de España", un increíble alarde de soberbia para definir a una carne que peca de muy corriente.

Pagamos casi 100 euros y a la salida preguntamos por el encargado. Mi compañero, francés, periodista gastronómico, como yo, acude directamente a él para quejarse y éste se limita a mirarle con una sonrisa despectiva y reírse de él. Además añade, en el colmo de la chulería: "¿No querían la carne poco hecha?". Tratamos de explicarle que acudimos regularmente a restaurantes, que la carne, se sirva poco o muy hecha debe estar siempre caliente por dentro, y nunca fría, algo que se consigue sacándola con tiempo del refrigerador o, en este caso y muy probablemente, el congelador.

El intento resulta como hablar con la pared. No sólo no dejó de reírse (literalmente) de nosotros sino que en el colmo de la mala educación, cuando nos disponíamos a salir, añadió "francés tenía que ser". Una frase lamentable para una persona que, no me cabe ninguna duda, ha tenido que sufrir en más de una ocasión comentarios despectivos relativos a su origen. Es increíble comprobar que el racismo puede instalarse hasta en los colectivos que lo sufren más a menudo.

No me cabe la menor duda de que en Madrid deben existir excelentes restaurantes argentinos llevados por buena gente. La Cabaña Argentina es puro envoltorio de celofán para un regalo podrido.

  • La ensalada: cogollo y medio y cinco anchoillas

Un local situada en pleno Huertas. De fuera parece un argentino más, pero ya al entrar ves que te aconsejan sobre los cortes de la carne, saben de que hablan, en fin, parece acierto fijo.

El local es bonito, agradable, sin mesas muy juntas.

Comenzamos con una provoleta y una empanada criolla (muy buenas las dos). De segundo, un bife de lomo alto y otro de lomo bajo (excelente, en su punto). Los dos exquisitos, hacía mucho tiempo que no comía carne tan buena. De acompañamiento, unas patatas a la provenzal.

No podíamos con postres, quedamos llenos. Dos cafés bien hechos.

De beber, Dominio de Tares del Bierzo a unos 19 euros. Muy bueno, me encantó.

40 euros por persona, para mi una relación calidad-precio excelente. Muy recomendable obviamente para carnívoros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar