Restaurante Ginebre Restaurant Gin club en Valencia
  

Restaurante Ginebre Restaurant Gin club

14
Datos de Ginebre Restaurant Gin club
Precio Medio:
33 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
6.8 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.9 10
Calidad-precio:
6.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono

Restaurante Ginebre Restaurant Gin club Ginebre Restaurant Gin Club Ginebre Restaurant Gin club Ginebre Restaurant Gin club en Valencia Restaurante en Valencia Ginebre Restaurante Ginebre Restaurant Gin club Ginebre Restaurant Gin club Brownie Ginebre Restaurant Gin club en Valencia Costilla de cerdo rustida Restaurante en Valencia Sopes de maíz Restaurante Ginebre Restaurant Gin club Ensalada de Brotes tiernos Ginebre Restaurant Gin club Menú

14 Opiniones de Ginebre Restaurant Gin club

Y es que este restaurante mantiene una relación calidad-precio excepcional.

Muchas veces he ido a disfrutar del menú de mediodia y del menú de noche y siempre que lo hago salgo feliz. Además evidentemente de la compañía, ir al Ginebre es acertar.

A la hora de comer nunca falta un arroz o una fideua entre las opciones del menú, para quien le guste optar por este plato tan de la zona, por supuesto hay también oferta de pescado y de carne. El menú de mediodia consiste en 1 aperitivo, 2 entrantes, un plato principal y un postre por 14,50 euros y el menú de noche añade un entrante más por 22,50.

Su ensaladilla rusa con mayonesa de lima para mi es de las mejores de Valencia y el pan de masa madre con tomate natural no puedes dejar de sumarlo a la comida. El secreto de ternera a la BBQ, cualquier pescado, bacalao o su merluza  siempre tiene el punto de cocción perfecto, los buñuelos, el ravioli de pollo con bechamel de curry, su hummus y para endulzar un poco el fin de fiesta el canelón de mango o el brawnie son algunas de las propuestas que ofrece. Todo ello ofrecido por un equipo muy agradable capitaneado por Javier. 

La carta de ginebras también es interesante para los que quieran alargar la comida o la cena. La carta de vinos es correcta aunque sumar algunas referencias es tarea pendiente.

El pasado viernes fui a cenar a este agradable restaurante. He ido muchas veces y cada vez que voy me hace recordar por qué me gusta tanto y por qué vuelvo. Trato exquisito, calidad en la materia prima, buena presentación y una buena carta de vinos, sobre todo en tintos. No puedo decir lo mismo en rosados ya que era pobre ya apenas tenía un único vino en carta.

No obstante, el conjunto de la comida, el vino y el ambiente invitar a volver y, lo mejor de todo, por una buenísima relación calidad/precio.

  • Ginebre

No es la primera vez que voy y he de decir que no me ha defraudado aún. Como está cerca de la oficina es un asiduo de los viernes.
En esta ocasión el menú fue:
Ensalada de brotes tiernos con gambas al ajillo, manzana y tomate cherry. Fresca, muy agradable. Era de agradecer el tomate cherry pelado. Me encantó el toque de quinoa.
Sopes de maíz, mollejas glaseadas, shitakes y aguacate. He de decir que las mollejas y yo no nos llevamos demasiado bien, su textura. Aún así, ¡me porté como una campeona! La frescura del aguacate le proporcionaba al plato un punto muy interesante.
Costilla de cerdo rustida con salsa XO y crema de patata trufada. Muy buena, aunque iba sobre seguro ya que la había pedido alguna que otra vez.
Brownie americano con mousse de chocolate. Aquí me perdió mi debilidad por el chocolate y... fallé. El bizcocho estaba algo seco y se me hizo difícil acabarlo. El postre de mi acompañante estaba mucho mejor, piña, chocolate blanco y helado de coco. Dulce sin exceso y muy fresco.

Mi único pero a este restaurante, el precio de la bebida y los cafés. Una clara, dos cervezas un cortado y pan hizo subir la cuenta 15€.

  • Brownie

  • Costilla de cerdo rustida

  • Sopes de maíz

  • Ensalada de Brotes tiernos

  • Menú

Hace poco volví con unos compañeros de tabajo a comer en una agradable y discreta mesa redonda que tiene este coqueto restaurante.
Lo
Como otros compañeros no puedo opinar sobre su carta de copas, peor en lo tocante al menú , es de lo mejor del entorno, junto a La tonina, dentro de lo que podemos calificar de menús de trabajo con una buena relación calidad precio.

Tienen un punto por afinar sobre lo que ofrecen y no ofrecen en el menú y quizá restar un poco de sofisticación en los platos o copas en favor de una mayor facilidad para el comensal.

Por unos 12 € puedes comer a un nivel inimaginable hace poco tiempo.

Una alternativa a probar, sin ninguna duda.

Hola [email protected], os comento mi experiencia personal.Pese a la ultima critica que lei en esta misma guia me aventure con unos compañeros de trabajo a ir a comer esta misma semana. (Tambien es de justicia decir que estos mismos compañeros me habian hablado muy bien de su carta de ginebras e impresionates gin tonics...Pero bueno a lo que voy.)

Pedimos tres menus, la verdad es que los platos estaban muy bien presentados, la calidad de los productos empleados era muy buena y los comida nos sorprendieron por alejarse de los menus convencionales de la zona. (A los que acudo/ia anteriormente por trabajar allado)Como era a mediodia no pedimos vino, ni copas despues de comer por lo que en este aspecto no puedo valorarlo. En cuanto al servicio dado fue bastante familiar y el ambiente muy afable en general.

En cuanto al precio a mi modesto enteder y visto lo visto, un regalo, por menos de 50€ salimos los tres comidos( 2 platos de autor, bandeja de pan con salsas, postre, agua, cafe y chupito de mistela)y contentos. Vamos que ya lo he recomendado a todos mis amigos y compañeros de trabajo y como es de recibo lo hago extensivo a vosotros.

Bon Apetit

Evidentemente puede ser que en algún tiempo fuera eso que en criticas anteriores describen, hoy, a mi parecer es que no, y van dos y dos decepciones, en la 1ª, menú de mediodía, 12€ el menú, la comida bien, pero llegamos a pagar 90€ por tres menús, cortos, escasos y que sí, nos tomamos tres cañas, una botella de vino, y pedimos un entrante mas, uno para los tres. Total 90€.
2º.- Menú de cena, menú cerrado 25€ por comensal, escasa cena y con un vino que tiene un coste de 4€ en tienda, y un gin tonic, no para todos, el precio final de la cena 40€ por persona. Tendremos que pensarnos mucho la posibilidad de volver.

Hoy he probado el menu de mediodia de Ginebre restaurant gin club, es la primera vez que visito este local y es un local donde te sientes comodo tanto por la separacion entre comensales como la decoracion del mismo , todo eso ayudado por el servicio atento e informal recibido por el personal.
De primero una ensalada , segundo plato salmon y de postre un chocolate, precio del menu 12€ iva incluido.
Ensalada realmente un poco escasa , pero correcta.; bien el salmon para mi gusto un poco seco , es dificil sobre todo el salmon acertar el gusto de todos, pero repito bien el salmon, y lo mejor el postre de chocolate , eso si que ha sido escaso , pero todo lo escaso que tenia , lo tenia de bueno.para beber unas cervezas y agua.
Al final la cuenta por persdona hemos pasado de un menu de 12€ , a pagar 20€ cada uno , es verdad que la bebida no esta incluida pero cobrar por una cerveza 3€, me parece escesivo, el pan ni lo probamos , tampoco lo pedimos y por ello nos cobran 2€ mas, ya no es por la cuantia es que al menos tendrian que indicarnos si deseamos o no deseamos pan.
Mi conclusion es que si buscais un menu economico y sin sustos este no es el sitio, por el contrario si no os importa la cuenta final , adelante, la calidad como el trato recibido sin objecion alguna.

Fuimos con un descuento de una web. Nos pusieron el menú pactado

- ensalada, tomate, brotes, maíz
- migas con morcilla y huevo frito a baja temeperatura, o algo así
- croquetas de bacalao,
- salmón con crema de guisantes
- cordero con patatas con especias, romero, tomillo,

Además, nos pedimos dos cañas y una botella de vino tinto LA VENTA DEL PUERTO Nº12, buenísimo! Ante la duda, siempre me decanto por uno valenciano, y pocas veces fallo.

Todo estaba rico, excepto el salmón, poco hecho para mi gusto. En cuanto a la especialidad, me tomé una Ginebra muy suave, y me gustó, cosa que tiene mucho mérito, no me gustan los Gin Tonic...,

Buen servicio, muy atento y carta de vinos con bastantes referencias sobre todo valencianos. La música en su justo volumen. Nos encantó el camarero de Bergamo (Milano), adivinamos enseguida que era del "Nord" por su acento.

El plato con el que me quedo, el cordero, buenísimo! Bebida, el vino, increíble.

Al final salimos a 35 € por persona contando el descuento y lo que nos pedimos aparte. Perdonad los pocos detalles, o si me dejo algún nombre, ingrediente..., pero hace un par de semanas o más que fuimos y no me acuerdo mucho..., :^P

Local intimo con una iluminación cálida.
Carta de vinos corta pero satisfactoria.
El menú variado y fácil de llegar a los comensales, con técnicas de elaboración correctas pero sin producto.
Destacaría los buñuelos con mayonesa de eneldo, el salmón en su punto y el cordero muy meloso y con buena cocción.
Espectaculares los postres.
El servicio con ganas pero con falta de rodaje.
Precio aproximado por comensal, 35.00€, por lo que se debería tener más rapidez en el servicio de las mesas y mejorar mantelería, por ese precio, me gusta que el mantel y las servilletas sean de tela y no de papel.
Otra observación: si se cambian los platos, se deben cambiar los cubiertos y si se ponen platos centrales para compartir es recomendable acompañarlos de la herramienta adecuada, dígase unas pinzas, tenedor y cuchara, para poder servirse los comensales.

Cena Sábado noche. La ubicación en mesa redonda separada por cortinas del resto, ideal y perfecto en consonancia con el resto del local. Pero en cuanto te obligan a elegir menú cuando son mas de 6 personas el tema empieza a fallar y las opciones se reducen (éramos 10).
Elegimos el menú de 30e con tres entrantes y plato principal, vino incluido.
Los entrantes bastante pobres en cantidad, variedad y elaboración, ni siquiera los buñuelos de bacalo fueron pares.
Los principales (salmón y carrillera bien pero nada fuera de lo normal). De postre muy rico una especie de mousse de frutos rojos.
En cuanto al servicio del vino tardaron en traerlo y uno ya no sabe que pensar si fue un olvido o una treta para no beber tanto al estar incluido en el menú.
En resumen esperaba más y mucho mejor el continente que el contenido.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar