Restaurante One-one en Alicante

Restaurante One-one

Datos de One-one
Precio Medio:
34 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
4.7 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Alicante
Localidad: Alicante
Dirección: Calle Valdés 9
Tipo de cocina: Francesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


6 Opiniones de One-one

Pasan los años...pero no para Bartolo y su maravilloso restaurante. Siempre un acierto. Sus clasicos siguen siendo tremendos y las novedades mejoran lo ya bueno que había. Alcachofas con jamon iberico y foie,atun con tomate y albahaca, stick tartare sin palabras....y postres como la tarta de chocolate....un pecado. Buen verdejo. Precio genial.

Un paseo desde Luceros nos llevó hasta el One One, cerca de la Plaza La Montañeta. Léelo tal como se escribe porque no es “guan guan”, en inglés… La historia del nombre es tan sorprendente como simple: el bisabuelo del dueño, supongo que en algún puesto de venta, gritaba como reclamo “¡One One, cupone y pantalone!”…

Céntrico y abigarrado

El local está en una calle céntrica pero no de primer orden. En verano monta terraza pero lo interesante (y nuestra mesa) está en el interior. ¡Guau! Éste es de esos locales que tiene alma y personalidad. No hay libre ni un hueco en paredes o estantes: parece que toda la historia del dueño haya quedado congelada en las numerosas fotos, cuadros, esculturas y cachivaches allí expuestos… son retazos de sus viajes por todo el mundo.

La sala es pequeña, nos ubicó en una larga mesa con sillas de distinta procedencia, podríamos decir… vintage.

Y empieza la función

Llega el camarero, dueño, cocinero y relaciones públicas y nos canta... nos canta la carta…hum, bueno, ya nos lo habían advertido. Tampoco es que cambie mucho la letra, según dicen, porque es bastante inmóvil.

Va como loco, atiende pero poco, o de pasada, luego te llega lo pedido… parece que no te escucha pero sí… va de cráneo. Y es que está solo para atender nuestra mesa y unas cinco más dentro y en la terraza, somos unos 60, ¿será que son Hogueras? Pienso que sí, esto no debe ser lo habitual.

A lo que fuimos, lo que comimos y bebimos

Propuesta vinícola escueta

No existe carta de vinos, también te “la canta”. Tiene varias referencias, básicamente de Riojas y Ribera y algunas de las más cercanas Alicante y Valencia. Las copas más que aceptables y el vino se sirve sin ningún tipo de ceremonia, ni protocolo. Pedimos un “clásico” (en nuestra mesa), el Beryna 2010

Cocina de producto e inspiración francesa

Ofrece una cocina basada en la calidad del producto y de clara inspiración francesa, de corte clásico. Nosotros pedimos todo para compartir y quedamos satisfechos.

Aperitivo de bienvenida, consistente en paté de campaña, fuet y encurtidos.

Alcachofas fritas con jamón ibérico y terrina de foie micuit

Brandada de bacalao ligada con yema de huevo en presencia del comensal.

Confit de pato.

Parmentier, intercalando capas de puré de patatas con carrillada de ternera.

Steak Tartar

Magret de pato con patatas a lo pobre

Postres caseros: helado de pistacho, pastelitos de crema y fresas y mousse de chocolate.

Todos los platos estuvieron bien cocinados, a excepción de la brandada que quedo un tanto seca.

Te canta la carta, los vinos y... ¡la cuenta! Pero, advertidos, ya sabíamos que esto suele llevar a un gasto de unos 40€/persona y, así fue.

El show de Bartolomé Ramírez

Y bueno, llegó el final de comida y con él acabó la tensión del propietario… vino a la mesa, para mostrarnos su arrolladora personalidad: simpático, expresivo, jocoso y algo descarado...

To be continued in... our blog Vinowine (with pictures)
http://www.vinowine.es/restaurantes/comida-con-espetaculo.html

Una perla entre las calles de Alicante.
No hay duda con el pasar de los años este curioso restaurante se mantiene fiel a sus principios, a su carta, a su decoración... Y que sigue teniendo lleno en estos tiempos que corren.
Suscribo los comentarios positivos anteriores.
Merece mucho la pena acercarse hasta este pequeño local cerca del Puerto de Alicante, y disfrutar con el trato de Bartolo, su carta verbal, sus alcachofas con iberico y foie frio, su magret de pato, su carrillera, sus caldos... En definitiva, debe uno dejarse de Piripis y demas, y descubrir esta otra gastronomía y este otro savoir faire.
Ayer tomamos un excelente Pago de Carraovejas crianza.
Pagamos 90€ comida para 2, vino incluido.
Que no decaiga la fiesta!

Creo que lo mejor que se puede decir del sitio es que casi nada a cambiado, tienen una terraza en la calle pero lo demás sigue igual, mismos platos, mismo comportamiento de Bartolo “el autentico”.

Lo que más me ha gustado:
Los platos siguen estando buenos, como siempre.
El amigo Bartolo, que a pesar de ser un copo carismático, es muy profesional.
El local tiene “encanto” .

Me habría gustado más si:
La factura fuera un poco mas clara, es un un simple papel con el total. Decir que uno no se siente en ningún momento engañado.
Carta de vinos.

Más información en: http://lasaficionesdefernando.blogspot.com.es/2012/06/one-one-alicante.html

  • Confit de pato

  • Parmentier

  • Alcachofas con foie y jamon

Pronunciado one-one, no "uán-uán". Es un localito lleno de encanto, con apenas ocho mesas, decoración y atmósfera muy francesa años 70.
La carta es breve y verbal, la enuncia el dueño mientras sirve el aperitivo. Cuatro entradas, cuatro carnes y un par de pescados. Y para qué más. Todo muy acertado de punto y con los platos calientes como Dios manda. Confit de pato, carrillada de buey, revuelto de hongos con foie-gras, y una brandada de bacalao ligada con yema de huevo in situ delante de nosotros, muy de la hostelería francesa retro.
El punto flaco ha sido el vino. Pedimos un ribera con crianza y ni siquiera nos han ofrecido opciones, nos han dicho que el de la casa nos iba a encantar. No ha sido así, un ribera ramplón, mudito, servido en copas aceptables.
El servicio atento y muy profesional. Creo que volveré, si bien impediré que me traigan un vino que no haya elegido.

Pequeño establecimiento, donde casi siempre es imprescindible reservar para poder comer. Dispone de seis o siete mesas.
Bartolo, el alma mater del local, nos "cantará" la oferta de ese día.
Jamás me ha decepcionado y son incontables las ocasiones en las que he podido degustar sus platos.
La Brandada no la he probado mejor. Exquisito el Confit de canard. Su Steak Tartar irrepetible.
Buen ambiente y local acogedor.
Excelente relación calidad precio.
Seguiré siendo adepta mientras Bartolo siga al pie del cañón

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar