Cantabria en vena

Escapada exprés a Cantabria para asistir a la interesantísima cata “La Carne y la Luna” en “Sambal” (Noja). Fue a mediodía y… había que aprovechar la noche.

Cuatro amigos ante el peligro. Uno, Dani, tenía ganas de “cocina cántabra de la de siempre”, así que dos de ellos, los autóctonos Gabriel y Compos tuvieron que cavilar para ver dónde nos llevaban a cenar. Que si cerca de Noja, que si en alguno racial alejado, que si en Santander para tomar unos vinachos antes… Tras darle muchas vueltas al tema, acabamos aquí, en El Riojano, un clásico entre los clásicos, y en plena ciudad de Santander, en Río de la Pila ni más ni menos. Eso sí, antes nos tomamos un vinito en Catavinos (más ruido que nueces) y otro en La Cigaleña, a donde prometo volver un día a cenar en condiciones, cómo me gustó este lugar.

El Riojano. Por historia y tradición no va a quedar, pues acaban de celebrar su 75 aniversario, con un breve periodo cerrado que aprovecharon para reformar y reabrir en el 2009 con nueva dirección. Nueva dirección que ha conseguido revitalizar el negocio, bajo las premisas de calidad y tradición.

Con la citada reforma han conseguido mantener ese aire de antigua bodega, de solera, pero imprimiéndole unas notas de “color”, de comedida modernidad y buen gusto a raudales, como esas cubas que forran literalmente las paredes de la tremenda sala, y que han sido usadas como lienzos por varios pintores coetáneos.

La entrada en la sala es impactante, por sus dimensiones, por lo comentado, por la luz tenue, por el ruido de fondo comedido, pese a que estaba totalmente llena… Es rectangular, diáfana, y pese a ello tiene un puntillo intimista.

Parroquia cool, heterogénea, santanderinos de bien. Se palpa que se ha vuelto a poner de moda El Riojano.

Nos acomodaron en, a mi juicio, la mejor mesa: al fondo del todo, a la derecha, con sensación casi de reservado pese a no haber separadores, y es porque está un poquito más apartada y bajo una especie de soportal de madera. Bancos corridos de madera, que mueven para que entres y salgas.

Qué bien se está aquí, oye, pensé. Ya solo falta que encima se coma bien.

No comimos bien: comimos muy bien.

Cantabria en vena. ¿De noche? Sí, de noche. ¿Quién dijo miedo? Somos 4 valientes de Rumoroso, de Torrelavega, de Godella y de Zaragoza. Podremos con ello, así que:

Anchoas
Pastel de cabracho
Rabas
Bocartes
Pimientos rellenos
Callos
Cocido montañés
Leche frita, Arroz con leche, Torrijas de brioche, Helado de mantecado

Toooooooooma Cantabria en vena! Tooooooma Geroma pastillas de goma que son pa la tos!

Buahh, qué gozada. Anchoas de las que sólo se comen allá (ahora que, pescarse, no sé dónde se pescan); pastel de cabracho que está en total desuso, pero qué frescura, qué tacto parafinado y qué recuerdos; rabas… de locura, punto de fritura de 10, mordida casi crujiente y saborrrrr dulcecito, indicativo claro de buen género; bocartes de textura adorable y con un rebozado casero casero; pimientos rellenos de carne, grandes, morrones, albardados, fritos y cocinados en salsa de tomate, un pecado; callos, con puntito (fui el único que lo detectó, así que estaré equivocado) de establo, pero es que a mí este puntito me da vida; cocido montañés, que estaba tan, tan malo… que cayeron tres platos.

Bebimos Casona Micaela 2014, albariño y riesling de D.O. Costa de Cantabria, con muy buena acidez y cierto volumen, y cuando llegó “lo duro” cambiamos a El Regajal Selección Especial 2013, un coupage madrileño de muchas variedades entre las que no se encuentra la garnacha, vaya por Dios, potente y esbelto, con mucha fruta y bien integrado ese añito de madera.

Servicio estupendo, siempre educado y atento, con un jefe de sala realmente profesional.

Pereda pa’rriba, Pereda pa’bajo… y dormimos como niños, lo que ocasionó que nos levantáramos con buena gana y nos apretáramos para desayunar uno de mis bocados favoritos: tortilla de patata con una capa de atún y mahonesa y otra de fina tortilla francesa.

¡Viva Cantabria Infinita!

---

P.D.: Mi agradecimiento a Marcos Argumosa por las "gestiones".

  1. #1

    Isaac Agüero

    Esos pimientos....; tendré que probar los callos. En invierno, caracoles. También buen bacalao con tomate. Cuando vayas a la Cigaleña, llamame.

  2. #2

    Gabriel Argumosa

    Ahora ya no hay casi guías en papel, pero cuando imperaban, yo las abría por los locales, restaurantes y /o hoteles de Cantabria y si estaba de acuerdo con sus apreciaciones, me la comparaba, pues me daban así confianza para lo desconocido.

    Acabo de leer este tu comentario, no solo de un local de Cantabria, sino también de una situación vivida. Y te voy a comprar todos los libros.

    Apúntate un 10.

    Un abrazo.

    Gabriel

  3. #3

    Gastiola

    Juraría yo que en alguna ocasión he leído por aquí eso de que la paella es un poco fuerte para cenar...... Me río yo de la paella. La madre del señor hermoso.... esto es cenar y lo demás es cuento. Con dos.....
    Me gusta ese Casona Micaela, está rico. Pues nada, un abrazo y a seguir "cuidándose" así.

  4. #4

    G-M.

    en respuesta a Isaac Agüero
    Ver mensaje de Isaac Agüero

    Venga!
    La Cigaleña no se escapa! Ni tampoco Casa Cofiño.
    Las ganas que les tengo a los dos! Pero... primero, repetir en "Donde Fonso"

  5. #5

    G-M.

    en respuesta a Gabriel Argumosa
    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    Gracias Gabriel, el valiente de Rumoroso jaja

    Qué bien lo pasamos!

    De estas hay que hacer una al trimestre.

    Como decía mi madre: "Si no fuera por estos raticos..."

  6. #6

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Aunque las segundas partes suelen tener un cierto peligro, "donde Fonso", me aventuro a arriesgarme y quedarme, si te acompaño, como reyes sin coronas, pero bien comidos y mejor satisfechos.

  7. #7

    G-M.

    en respuesta a Gastiola
    Ver mensaje de Gastiola

    De verdad que sí, qué pasote nos pegamos. Esa comparación con lo que se piensa en Valencia de cenar paella, salió, salió, y con toda la razón. Jajaja

    Pero te confesaré un secreto: el cocido me sienta bien, muy bien. La paella... Si me tomo tres platos de paella no sé cómo hubiera dormido. Con tres de montañés, como un niño, oye.

  8. #8

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Pongamos fecha y digamos, para ser justos, quien nos consiguió esa mesa, veremero que participa poco, pero alto en la escala de: Hombres etcc..

  9. #9

    G-M.

    en respuesta a Gabriel Argumosa
    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    Y al día siguiente, a Caviedes.

    Con dos co...!!!

  10. #10

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    Alli ya sabes que tenemos mejor mano aún.

  11. #11

    G-M.

    en respuesta a Gabriel Argumosa
    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    Claaaro! Y por él fue por quien nos trataron tan bien.

    Sí hombre, ese cachas guapetón que corre los maratones de diez en diez... Espera, oño, que no me sale el nombre. Bueno, el nombre sí que me viene, Marcos, lo que no me viene es el apellido. Cómo era? Arganda? Argamasa? Argentina?

    Ah sí! Argumosa, coño.

    MARCOS ARGUMOSA. Alias Argum.

    ;-)

  12. #12

    Gabriel Argumosa

    en respuesta a G-M.
    Ver mensaje de G-M.

    A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar, y esa mesa tan especial y el tener cocido montañes para cenar (le manda cataplines) es mérito de Marcos, que ahora no me acuerdo como se apellida. je je

  13. #13

    G-M.

    en respuesta a Gabriel Argumosa
    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    Efectivamente.

    Oye, lo que me sorprende es el precio. ¿25€? No lo recordaba, he mirado la valoración de Dani... y pone eso.

    Es posible?

  14. #14

    Jeronimo

    Decía usted algo de las anchoas? Pues hoy he comido unas en L'Escala de las que sólo se comen aquí, y por si fuera poco acompañadas de pan casero con tomate.

  15. #15

    G-M.

    en respuesta a Jeronimo
    Ver mensaje de Jeronimo

    Pot sé, pot sé...

  16. #16

    JoseRuiz

    El menú no puede ser más "Montañés". La mayoría de los mortales hubiesen tenido suficiente sólo con los entrantes, pero tratándose de "Homb..."
    ¡Aprovechadito el viaje!

    P.S.: En cuanto a vinos, La Cigaleña de Andrés Conde pocos rivales tiene en España.

  17. #17

    Joan Thomas

    Si señor, cocina cántabra de la de toda la vida... Veo que os lo pasasteis pero que muy bien !!! y ademas con un buen desayuno al despertar ... Pues eso, viva Cantabria Infinita :-)

    Aquí, hay muchísima gente que no sabe que en España a la "omelette" (tortilla) se le llama tortilla a la francesa, jejeje,

    Abrazotes

  18. #18

    chini

    Estais como una moto ! No oía yo un arrebato así desde mis tiempos mozos...

  19. #19

    G-M.

    en respuesta a JoseRuiz
    Ver mensaje de JoseRuiz

    No nos dio tiempo más que para tomar un vinillo....
    Pa la próxima!

  20. #20

    G-M.

    en respuesta a Joan Thomas
    Ver mensaje de Joan Thomas

    Esas tortillas cántabras con esas tres capas, la última francesa.... Uaggggg

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar