Restaurante El Chalet en L'Eliana

Restaurante El Chalet

Datos de El Chalet
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
6.2 10
SERVICIO DEL VINO:
5.4 10
COMIDA:
6.4 10
ENTORNO:
6.4 10
Calidad-precio:
6.7 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: L'Eliana
Dirección: Calle Isabel la Católica 47
Código postal: 46183
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 33,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos noche y lunes

Teléfono


Opiniones de El Chalet
OPINIONES
15

Llevamos acudiendo a "elChalet" desde hace muchos años. A su excelente calidad y servicio, personalmente valoro que Gabriel ha sabido mantener dicho nivel a través de los años apretando variaciones a su cocina que exigen las nuevas modas (no por ello mejores).
Ayer para abrir boca, tomamos las alcachofas de temporada con jamón y foie, y unos langostinos crujientes. Excelente ejecución y sabor

Un lomo de bacalo que parecía Portugués (lo digo como halago). Yo varié del solomillo al Chuletón de rubia gallega. Todo en su punto. Como es habitual.

Gracias Gabriel

Chuleton a la piedra como en el norte. Restaurante preparado para disfrutar de un buen trozo de rica carne roja a la piedra, sin humos ni olores.
Aperitivo de la casa
Cucharita de ajo arriero y chupito de salmorejo cordobés. Ambos muy buenos y obsequio de la casa.
Entrantes:
Sabrosa alcachofa de temporada con base de buen jamón y viruta de foie.
Ventresca, tomate valenciano y mojama, buena presentación y resultado.
Traca final:
Impresionantes 2 tiernísimos y fileteados chuletones, para elaborar personalizados a la piedra. Previamente los muestran ligeramente marcados.
Cervezas, copas de vino, agua, buenos cremaets y 3 licorcitos.
En definitiva, local muy recomendable, con maestría en el oficio de ofrecer el arte de la Carne a la Piedra., y encima con deliciosa materia prima.

Coqueto restaurante de l’Eliana, ubicado en un chalet de una de las numerosas urbanizaciones que existen en la mencionada localidad.

Es amplio, bien acondicionado, compuesto por distintas estancias y ambientes y decorado con diferentes estilos. Tienen una terraza interior divina para las noches estivales.

Éramos un grupo grande y nos acomodaron en una sala confortable, cálida, con una buena iluminación que confería un toque intimista a la atmósfera.

El restaurante es un clásico de la zona que ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Destacó siempre por su cocina tradicional y desnuda, adquiriendo fama y prestigio en especial por sus carnes.

En la actualidad, mantienen esa línea pero han abierto otra más moderna de cocina mediterránea con comedidos brochazos de autor.

Tomamos un menú previamente concertado en el que los entrantes eran fijos y al centro mientras de segundo podías elegir entre una carne, un pescado o un arroz. Yo opté por el pescado, quedando así la cosa:

-----

• Selección de embutidos ibéricos de bellota y pan con tomate.
• Croquetas de faisán con puré de alubias rojas.
• Mini creppes rellenos de pollo de corral, cebolla caramelizada, bouquet de lechugas y el jugo de su asado.
• Lomo de bacalao sobre patatas violeta, compota de tomates asados y pil pil de albahaca.
• Crema de yogurt griego con sorbete de fresa.

-----

Una buena cena, que empezó con unos embutidos de calidad, siguió con esas maravillosas croquetas de faisán originalmente combinadas con una cama de puré de alubias rojas, continuó con unos saquitos de pollo de corral realmente sabrosos y coronó con un lomo de bacalao de notable porte y textura, bien guarnicionado. El postre, pura nata alegrada por la fresa, resultó muy apropiado.

Los vinos, tratados correctamente, fueron: un blanco valenciano muy agradable, coupage de moscatel y macabeo, Marqués de Caro; un tinto muy resultón, un riberita jovenzuelo de nombre Señorío del Real; y con los postres un Casta Diva Cosecha Miel que, qué decir de él además de que está reconocido mayoritariamente en los foros como uno de los mejores moscateles dulces de España.

Buena carta de destilados. Tomamos un gin-tonic masculino y uno femenino por juguetear un poco: el primero era una Xoriguer con Fever (sólo con tres bayas de enebro), y el segundo una Martin Miller´s también con Fever (aderezado con lima, enebro y cardamomo). Se volvió a demostrar que la Xoriguer está minusvalorada: ganó por goleada. Y mira que la Martin…

El servicio, brindado por los propietarios, padre e hijo, fue estupendo. Gente con ganas, ilusión, iniciativa y mucha profesionalidad.

Repetiré sin duda, y si puede ser en esa terracita…

P.D.: en el precio no están incluidos los GTs, que se pagaron aparte.

Fuimos hace poquito a este restaurante nuevo para mi, probamos el pulpo con patatas que estaba riquísimo y muy blandito, también probamos, por sugerencia del maitre, unos tallarines de sepia (sepia cortada muy finita) con habitas baby y jamón, también muy bueno pero nada comparable con las croquetas de ajo arriero! Son como triangulos que crujen por fuera y son esponjosas por dentro; nos gustaron mucho. El carpaccio de foie y el carpaccio de gambas correctos y muy original este último. Como plato principal tomamos el clásico buey a la piedra y de postre brownie con dulce de leche con una galleta de mantequilla de quitar el hipo y tarta tatín que estaba... del uno al diez un 12! ;). Bebimos unas copa de vino malavida y unos limoncellos como toque final. El lago es precioso y ya estamos deseando volver a probar uno de sus arroces. Está un poquito alejado del centro del pueblo pero merece la pena. A nosotros nos gustó:)

Restaurante muy conocido para la gente de la zona. Lleva muchos años y para muchos es un referente. Básicamente se trata de una muy buena materia prima tratada con sencillez pero con correlación. Buen marisco y buena carne. Los arroces están un punto por debajo .
carta de vinos muy clásica
Excelente la terraza (sobre todo en primavera y en otoño)

Local de dificil acceso si no eres de la zona. Comida de trabajo en el restaurante interior que tiene aire acondicionado. Posee una terraza , la cual debe de ser muy agradable con menos temperatura de la que hoy padeciamos.
Mesas amplias , con buena separación entre ellas y decoracion rustica y clasica. Cristaleria, cuberteria, vajilla y manteleria medias.

Tiene menus desde 15 euros , pero hemos comido a la carta:
.- Ostras : Buen tamaño con sabor alto y buena textura.
.- Clochinas : Para mi el plato más flojo , aunque la temporada ya está en las ultimas.
.- Raviolis de gambas rellenas de guacamole y cilantro : Muy buen plato . Es un carpaccio de gamba en forma de ravioli teniendo en su interior el guacamole y el cilantro. Sabor alto de la gamba , dando el resto de ingredientes frescura. Muy buena combinación

.- Entrecot a la piedra : Materia prima de excelente calidad. Tu te la haces a tu gusto. Buen sistema de aireación sin que se impregne el local del humo resultante. Se acompaña de patatas fritas de corte ancho y pimientos del piquillo.

.- Hojaldre con dulce de leche y helado de cafe con crema inglesa.Mejor el hojaldre que el helado, pero en conjunto estaba bueno

Cafe de calidad y pan servido en cesta de dos tipos , blanco e integral.

Servicio de sala agil , diligente , cercano y atento.
Carta de vino clasica, centrada sobre todo en DO de Rioja , Ribera y vinos de la comunidad. Carta de blancos y espumosos a mejorar, pero según nos han dicho nadie piede blanco ni espumoso. De forma abrumadora los clientes piden tinto solicitando esas DO, con lo cual , una vez más , manda el cliente , que al final es el que paga. Precios irregulares por lo que he visto. Servicio del vino correcto.

Buen lugar para degustar su carne. Cocina sin grandes invenos , pero que cumple con dar satisfacción. Tiene carta de arropces pero no puedo opinar sobre la misma. Imagino que debe de ser agradable con la temperatura adecuada , cenar en la terraza.
A mi me ha gustado en conjunto.
No puntuo RPC porque no he pagado yo

Estuvimos la semana pasada cenando y he de decir respecto los comentarios anteriores que es un local donde comer buena carne. Eso si que lo tiene bueno, y el resto pues nada del otro mundo: servicio normalito, local y atención idem, pero la carne es de calidad y según la pides así te la sirven (que mira que hay locales que con los sencillo que es poco hecho, punto o muy hecho, o se pasan o no llegan). La carne se hace a la brasa, excepto los domingos.
El steak tartare de sepia lo hacen rico.
Otra cosa interesante es que se ha actualizado en las copas. Tiene una buena carta de licores ( más de quince referencias en ginebras) y por ello tiene su aquel. En cuanto a la carta de vinos, es medianita y creo recordar que 100% producto nacional, con alguna referencia interesante.
No es un local para visitar adrede, pero vamos que tampo es para huir de él. La RCP yo no la vi mal.
Tomamos para los entrantes (3) un Privat Laietà, para el plato principal (nosotros ternera gallega y ellas bacalao) un Baltasar Gracián Viñas Viejas, Castra Diva cosecha miel para el postre (hojaldre de brownie con helado de vainilla y algo más que no recuerdo) y unos Gin Tonics de Master's y Nº 209. Entre cuatro, salimos a 55 por barba.

Otro restaurante que con el paso de los años ,pierde la fama y el buen comer. El trato es frio y la comida normal, ni buena ni mala, te esperas otra cosa, pero la verdad es que nosotros que vivimos aquí, lo vemos más como un bar que como un restaurante,con todos mis respetos. no volveremos.

Sin ninguna pretensión, correcto, con trato lento y falto de profesionalidad creo que algo de simpatia le vendría bien para subir nota. poca cantidad y calidad ok

La calidad de la comida es buena y el sitio esta muy bien, sobre todo en verano para poder disfrutar de la terraza.
El único pero que le pongo es que la carta es un poco corta.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar