Restaurante Casa Avelino

6
Datos de Casa Avelino
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
8.3 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
6.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Miércoles

Teléfono


6 Opiniones de Casa Avelino

COMIDA PARA DOS PERSONAS. PRECIO:80 EUROS.

ENTRANTES PARA COMPARTIR: CALLOS DE NOVILLO y ALCHOFAS CONFITADAS CON JAMON

SEGUNDOS: MANITAS DE CORDERO GUISADAS Y MANITA DE CERDO DESHUESADA CON PISTO Y HUEVO ESCALFADO.

POSTRES: TARTA DE CUAJADA Y TARTA DE REQUESÓN .
CAFÉS Y VINI SIERRA CANTABRIA CUVEE ESPECIAL 2005.

Casa de comidas de toda la vida realmente buena con especial atención a los guisos que nunca pruebas en casa. Disfruté mucho comiendo y más con el temporal de frio y nieve que hacia ese día en la ciudad y que veímos desde el mirador del comedor.

IMprescindible acudir a sus fogones.

Entras y parece que te has equivocado de local. Pero no, el restaurante está al fondo del bar. Restaurante en dos pisos. Nos tocó el de arriba repleto de mesas y gente. Mesas demasiado juntas y ruido hasta agotar al más paciente. El ambiente es el de una casa de comidas modernizado.
Servicio voluntarioso pero que claramente era insuficiente para toda la sala. Alguna espera más de la cuenta, sobre todo al pedir la cuenta.
Carta tradicional con productos de la zona, incluyendo pescados del día.

Cena para 3 pax:

Entrantes (los ponen todos al mismo tiempo)
1 de boletus edulis guisados (bastante bien)
1 de raviolis rellenos de morcilla (no son raviolis; son como saquitos rellenos y fritos. Sin embargo el resultado es satisfactorio; no resultan para nada grasientos).
1 de escalibada con queso de cabra (quizás lo más flojo de la cena; la berenjena un pelín entera)

Segundos:
Callos (buenos; los preparan sin pimentón)
Perdiz escabechada (muy buena)
Perdiz estofada (inmejorable bajo mi punto de vista; la salsa estupenda)

Postres (variados y caseros):
2 de tarta de naranja con chocolate y jugo de mandarina (sin sabor a naranja, pero aceptable)
1 de crema de requesón con ciruelas pasas (muy bueno el requesón y las ciruelas)

Vino:
Carta que llama la atención por su ambición al tocar palos nacionales e internacionales. Sin embargo creo que se echan en falta demasiadas referencias modernas incluso de la Ribera del Duero. En cualquier caso un aplauso. Precios x1.5. Pedimos Emilio Moro 2005 (20.60€) servido perfecto de temperatura en copas Schott (pero de vino blanco). Servicio reducido al descorche.

Sin detalles ni antes ni después de la cena.

Precio total: 118,70€ (inc. IVA, 3x0.80 de servicio y pan, y 1l de agua a 2.40€)

Nota: Aunque el local está extramuros y en un barrio no muy atractivo, merece la pena darse un paseo y llegar hasta allí. La comida y la RCP lo merece.

Todo acompañó a que fuera una comida muy agradable. Los platos magníficos, tanto la cecina cocida como las manitas de cerdo con pisto y huevo; el vino, conservado en una pequeña bodega acristalada dentro de la sala, servido a su justa temperatura y a un precio bastante razonable; los postres, tomamos helados artesanos, nos sorprendieron por la lograda mezcla de sabores; y por último, el comedor muy agradable, con luz natural, pues da a un patio interior y con la calidez que tiene la madera. En resumen, un sitio para volver y recomendar.

Aprovechando una visita a Burgos a visitar Alma vinos únicos, y recomendados por ellos fuimos a comer a este restaurante.
Fue realmente una comida muy gratificante, la carta de vinos impresionante, tomamos un Quinta Do Vale de Donna Maria 2002 que estaba fantástico.
La cecina cocida estupenda, la crepe de foie de manzana espectacular, y los guisos, rabo al vino de ribera y carrilladas de novillo muy buenos.
Una estupenda experiencia imprevista.

Como bien comenta Jose desde la calle no es fácil imaginar que entramos en un restaurante en el que junto a una excelente cocina, en la que se trabaja magníficamente con las materia prima respetando y potenciando los sabores de toda la vida, nos vamos a encontrar con una carta de vinos magnifica y con tan buen servicio del vino. Buenas copas y precios muy moderados. Excepcionales los guisos.

La calle y la entrada (parece la de un bar normal), no auguran lo que vas a encontrar al fondo, un restaurante luminoso y funcional, con una sugerente cava climatizada que presagia buen trato al vino. En la carta de comida, destacan los platos de materia prima local (cecina -buenísima, hervida despues de una semicuración-, morcilla de burgos,..) y los guisos (pollo de corral, callos, manitas de cordero -deliciosas-, pichón estofado,..) y también tienen una buena presencia de pescados. La carta de vinos, sinceramente, impresionante por inesperada. Gran variedad de vinos de Castilla León y nacionales y, sobre todo, una cuidada selección de vinos internacionales -sobre todo de Francia- donde se percibe el asesoramiento de nuestro buenos amigos Paco y Maribé. Precios muy razonables (con márgenes de entre un 20-30% -para los vinos más caros- y de un 50% -en los más baratos- sobre precios de tienda. Ojalá viéramos esta práctica más habitualmente en los restaurantes. Copas más que correctas, buena temperatura de servicio y trato cariñoso por parte del personal. ¿Se puede pedir más?. Pasamos una velada encantadora.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar