Restaurante Asador Aranduero

3
Datos de Asador Aranduero
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
5.8 10
Servicio del vino:
4.7 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Chamberí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 38,50 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Asador Aranduero

Una año más (mira que pasa el tiempo rápido) y nos encontramos por idéntico motivo emplazados en este asador de comida castellana.

Reunión de "camaradas" que se conocen hace muchos años (De cuando el mar muerto...estaba enfermo) y que por aplicación reiterada de costumbres, pues se acaban convirtiendo en norma. Local ya descrito en la anterior entrada, concurrido de personas celebrando navidades y demás.. proporcionando un ambiente animado y un nivel sonoro rozando lo molesto, pero ésto es lo que tienen estas fechas. Bajo la atenta supervisión de un servicio eficaz, frio y muy profesional nos sentamos en torno a una mesa diez personas con los platos principales encargados previamente.

Pedimos unas entradas consistentes en:

Chorizo, morcilla, níscalos guisados: puestos en el centro de la mesa y sin destacar nada sorprendente ni para bien ni para mal. Se dejaban comer.

Asados de lechazo y cochinillo: En unas cantidades generosas puestas en una cazuela de barro los respectivos asados con muy buena pinta aunque a tenor por los que probaron de los dos tipos, sobresalía el de cochinillo. Éste último fue el yo comí y tengo que decir que estaba soberbio. Sabor equilibrado (cuando el cochinillo sabe a cerdo, deja de gustarme), jugoso, piel crujiente de sabor limpio... una delicia.

Los platos principales vinieron acompañados con unas sencillas y refrescantes ensaladas de tomate, lechuga y cebolla.

Destacar ,ya que nunca lo hago, el riquísimo pan tipo torta castellana.

Esta vez tuve la ocasión de ojear la carta de vinos y me pareció escasa en referencias e inflada en los precios. Lo único que encontramos aceptable por su calidad precio fue un Dinastía Vivanco Crianza 2009 a 16€ botella de la que dimos cuenta de cinco ejemplares. Aunque han mejorado ligeramente la calidad de copas por lo que subiré un poco la calificación en el apartado del vino.

Completamos la comida con unos cafés y unos chupitos de orujo por invitación de la casa dejando las frasquitas para administrarlo a voluntad.

El precio de todo el ágape fue 46€ por cabeza para eso está el dinero. El resto de la jornada ya no tuvo precio.

Me imagino que hasta el año que viene. Para los amantes de los asados un lugar con cierta autenticidad en Madrid.

Una de las características de esta época de fiestas son las tradicionales comidas y celebraciones al margen del ámbito familiar.

En este caso concreto se trataba de la celebración anual navideña que venimos realizando desde hace muchos años, con los amigos del colegio y que nos reunió a doce personas.

La segunda tradición con caracter de norma es que esta comida debe girar entorno a los asados de cordero y en todo caso de cochinillo con lo que cada año se suele reservar en algún sitio que haya cumplido las expectativas en alguna visita previa por parte de algunos de los catadores de asado y que aconsejen la reserva para dicha celebración.

Este año la hemos hecho aquí.La decoración de este restaurante de grandes dimensiones, es a la usanza de los recios asadores castellanos, sobrios aunque con ese tono de calidez que proporcionan el calor de los hornos que disponen para asar las viandas. Servicio casi distante pero muy profesional, eficaz e incluso un poco más rápido de lo que sería ideal para administrar los tiempos de una comida relajada, amena y en buena compañía como era ésta que nos ocupa.

Como ya comentaba esa sobriedad castellana impregna la filosofía del lugar hasta tal punto que en la carta sólo tienen asados de lechazo y cochinillo teniendo que pedir un entrecot de encargo con unos días de antelación al no tener dicho género en su carta.Por su puesto el pescado ni está ni se le espera.

Con todas estas premisas solicitamos unos entrantes a compartir para todos que consistieron en:

Morcilla de Burgos Y aunque intuyo que no pueden haber tantas
morcillas en Burgos como las que se ofrecen en miles de establecimientos, he de recoconocer que tenía buen sabor y buen punto de fritura, sin ningún rastro de grasa.

Níscalos guisados Sin ser un gran amante de este tipo de seta pienso que la elaboración que tenían era la menos favorable para sacarle un mayor partido al producto.Llevaban una salsa que no aportaba gran cosa y desde mi humilde opnión hubera sido mejor hacerlos a la plancha, pero en fín..

Croquetas de jamón Otro plato omnipresente en todos los sitios.En este caso eran de forma esférica y he reconocer que se dejaban comer,resultando un bocado agradable.

Ya como segundos se pidieron los los cuartos de lechazo cuatro raciones de cochinillo asado y el entrecot comentado anteriormente.Y esto último fue lo
que yo tomé, ya que el cochinillo lo pruebo muy esporádicamente aunque algo más que el cordero,carne que no como nunca.

Mi carne estaba buena de sabor aunque tenía el corte muy fino con lo que el punto de cocción estaba ligeramente pasado y venía acompañada de unos pimientos de tipo Padrón y digo tipo porque la explicación que daba para las morcillas también es válida para los pimientos.

Con las carnes sacaban unas pequeñas ensaladas de lechuga, tomate, cebolla que deberían de revisar antes de poner; porque son de esas que preparan por la mañana (en el mejor de los casos) y cuando llegan a la mesa están blandas y sin ningún sabor apatecible, como fue mi caso, llegando a saberme a moho.

Debo decir que el resultado de los asados por parte de los comensales fue de plena satisfacción tanto en cordero como en cochino con lo que en este apartado no tengo más que objetar.

Acabamos con unos cafés e invitación a orujos y licores de hierbas para quienes quiseran.

Otro de los aspectos destacables es la altísima calidad del pan, en forma de torta con un sabor magnífico y un notable crujiente.

No pude tampoco ojear la carta de los vinos pero me imagino que estará centrada en Rioja y Ribera.Nosotros tomamos un PradoRey crianza 2006 ( tres botellas) servido en unas copas pequeñas y sin mostrar ningún interés en el apartado vinícola por parte de la casa.Creo que es un buen sitio para los adeptos a este tipo de comida (que no es mi caso)aunque ya se sabe, que al final lo que cuenta es la gran compañía de un grupo de buenos amigos.

El importe de la factura de los 12 comensales ascendió a 460€.

Es el lema del establecimiento: 'Asador Aranduero, buen vino y mejor cordero'. Se trata del típico asador de corderito y cochinillo. Entorno clásico castellano, vigas de madera, ambiente cálido, el horno a la vista... y venga, corderito rico rico. Bastantes mesas divididas en fumadores y abstemios de nicotina. No esperen grandes agasajos, ni una carta de vinos sorprendente, ni buenas copas... No, aquí hay que saber a lo que se viene.

Compartimos el típico entrante de la casa, que consta de picadillo, chorizo a la sidra y morcilla. También unas croquetas. En la carta hay alguna cosa más, como jamón, pero no busquen mucho más. De segundo una generosa ración de cochinillo para uno (si quieren cochinillo hay que reservarlo con antelación), y cordero para dos, junto con una ensalada. Buenos asados en ambos casos. Postres caseros: arroz con leche, natillas, tartas varias, cuajada con miel, cerezas... etc. El vino de la casa es un Prado Rey roble, suficiente para acompañar bien a la pitanza. Alguna vez he echado un ojo a la carta: Condado de Haza, Pesquera, Muga... Mucho Ribera y Rioja.

Servicio apresurado pero sin molestar. He ido durante años, y sin ser nada especial me gusta, para comer buen cordero, en un día de estos friós de Madrid, una opción interesante.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar