Restaurante Restaurant Occi en Girona
  

Restaurante Restaurant Occi

13
Datos de Restaurant Occi
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
6.7 10
Calidad-precio:
7.9 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor, Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 19,60 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos y Lunes

Teléfono

Restaurante Restaurant Occi Verduritas escalibadas con vieiras y salsa romesco. Restaurant Occi Colas de gambas al ajillo con pimiento de cirereta Restaurant Occi en Girona Carré de cordero lechal glaseado con miel, espárragos y alcachofas. Restaurante en Girona Arroz de algas y rape con virutas de jamón ibérico. Restaurante Restaurant Occi Cerezas al vino tinto con sorbete de litchi Restaurant Occi Requesón de vaca de Mas Mercé, con miel, piñones, sorbete de frambuesa Restaurant Occi en Girona

13 Opiniones de Restaurant Occi

Hacia mucho tiempo que queríamos conocer este restaurante de Girona, y por una cosa o por otra, hasta esta ocasión me había sido imposible poder hacer una reserva (ni me cogian el teléfono, ni respondían a mis e-mails ... me perseguía, como se dice, la mala suerte) y al fin lo conseguí con una llamada telefónica en el buen momento y lo celebro y mucho.

El restaurante está situado en el barrio antiguo de Girona, muy cerca de la Rambla de la Llibertat.  Cuando pasas por delante puedes hacerlo sin verlo, pero si te fijas verás a través de las cristaleras una cocina totalmente  a la vista de todos los transeuntes, situada en un semi sótano en el que dirige la orquesta el chef y propietario Sergi Ballus desde, si no me equivoco el año 2007, elaborando una cocina de mercado y de temporada, con raíces catalanas pero abierta también a otras latitudes. Creativa pero al mismo tiempo tradicional, muy bien elaborada.

El local no es muy grande, de ambiente informal, moderno, de decoración minimalista. Las mesas son mas bien pequeñas, con vitrales firmados por J. Arnan, desnudas, con sets individuales y servilletas de papel que parecen de tela, cuberteria y vajilla contemporánea y buenas copas Riedel . Tuve la sensación que en el fondo de la sala las mesas estaban muy cerca las unas de las otras pero a nosotros nos situaron en una en la que estuvimos bien separados del resto, junto a una vidriera desde la que se divisaba la calle, enfrente del office del servicio de sala. Este ultimo fue bueno, rápido, sin tiempos muertos, amable, con solo algún pequeño fallo de un camarero debutante, pero sin mayor importancia. Se siente que tienen ganas de hacer las cosas bien. El servicio del vino se ciñó a la presentación de la botella, descorche y primera cata. No hubo seguimiento de servicio de llenado de copas. Para subsanar la pequeñez de la mesa, colocan la cubitera encajada en uno de los lados de esta. La carta de vinos, aunque no muy larga, me permitió encontrar lo que buscaba.

Cenamos a la carta pues su famoso menú solo lo sirven al mediodía. Carta que había cambiado algunos platos esa misma noche, según nos comentó el camarero.

Como aperitivo, nos sirvieron un paté (ver foto en el primer comentario) con algo que no recuerdo, que el camarero novicio nos anunció como foie-gras. Bueno sin más.

Como platos principales tomamos,

Verduretes escalivades amb vieires i salsa romesco, Verduritas escalibadas con vieiras y salsa romesco. Productos excelentes, tanto las vieiras como las verduras, acompañados de una buenísima salsa romesco. 

Cues de gambes a l'allet amb cirereta. Colas de gambas al ajillo con pimiento de cirereta. Uno de los clásicos del restaurante. Presentado en una cazuelita en hierro fundido cerrada que te abren en la mesa. Gamba mediana, con una buena salsa al ajo y a la cirereta, fruto que los valientes pueden mordisquear y hacer un viaje a las estrellas. Copioso y delicioso

Como segundos nos decidimos por :

Carré de xai glacejat amb mel, esparrecs i carxofes. Carré de cordero lechal glaseado con miel, espárragos y alcachofas. Perfectamente cocinado, la carne tal como se había pedido, "rosée". Para disfrutar. Muy bueno.

Arròs d'algues i rap amb encenalls de pernil ibèric. Arroz de algas y rape con virutas de jamón ibérico. Arroz, muy gustoso, con pequeños tropezones de calamares, coronado con un excelente pescado perfectamente cocinado y un buen jamón. Muy bueno.

El pan que acompañó la primera parte de la cena fue bueno

Como postres optamos por

Cireres al vi negre amb sorbet de litxi. Cerezas al vino tinto con sorbete de litchi. Muy bueno.

Matò de vaca de Mas Mercè amb mel, pinyons, sorbet de gerds. Requesón de vaca de Mas Mercé, con miel, piñones, sorbete de frambuesa. También muy bueno.

Para beber tomamos una botella de agua de 1 l  y una botella de vino blanco ecológico con crianza + Ritme Celler 2017 DOQ Priorat. (ver foto en el primer comentario) Ritme Celler (La Vilella alta) Cepajes Viñas viejas de hasta 90 años de Garnatxa 70% y Macabeu 30%. Envejecido parcialmente : el 30% fermenta en barricas de roble francés nuevo y el 70% fermenta en depósitos inox. El vino fermentado en barrica y el fermentado en inox se cria con sus finas lias durante 11 meses. Color amarillo verdoso, mineral, redondo, graso, equilibrado y con mucho carácter. Nos gustó

Finalizamos la cena con dos buenos cafés.

La cuenta ascendió a 56 €/persona. Muy buena RCP. La primera impresión en este restaurante ha sido muy buena, la cocina nos ha gustado a ambos, se nota maestría en la elaboración de los platos con buenos productos de mercado y de proximidad que según manifiestan cambian muy a menudo según temporada y disponibilidad en el mercado. El menú parece muy interesante y aun precio muy competitivo (19,90 €). Pienso que será uno de nuestros restaurantes de cabecera en Girona. Olvidaba decir que el restaurante tiene un plato en la guia MIchelin y que se llenó hasta la bandera (sin reserva previa no vale la pena intentar visitarlo). Evidentemente volveremos. Recomendable.

  • Verduritas escalibadas con vieiras y salsa romesco.

  • Colas de gambas al ajillo con pimiento de cirereta

  • Carré de cordero lechal glaseado con miel, espárragos y alcachofas.

  • Arroz de algas y rape con virutas de jamón ibérico.

  • Cerezas al vino tinto con sorbete de litchi

  • Requesón de vaca de Mas Mercé, con miel, piñones, sorbete de frambuesa

Este es el restaurante al que vamos más a menudo cuando comemos en Girona, la verdad es que siempre que hemos comido aquí hemos salido satisfechos.

Como siempre la atención ha sido cordial y correcta, pedimos el menú de fin de semana

-Carpaccio de rape con habitas y ensalada, Conxita comentó que estaba muy bueno.

-Escalopa de foie acompañada de boletus edulis, dos buenos trozos de hígado con buen punto de cocción.

-Arroz de langosta, al dente, con un buen fondo, muy buen sabor.

-Suquet de cabracho con almejas y un langostino, las patatas muy bien guisadas, excelente el cabracho, rebañé bien el plato.

-De postre tarta de chocolate y helado de vainilla

De la carta de vinos en esta ocasión elegimos Endògen 2017 de la D.O. Penedés elaborado con uvas de la variedad xarel-lo de cepas viejas. Un vino diferente, con cuerpo y que en boca presenta un sabor que recuerda algunas notas de sherry.

Dos cafés

Nueva visita a este restaurante para disfrutar el menú.
Unas aceitunas como aperitivo y para hacer más corta la espera hasta la llegada de los platos.
Los primeros fueron espárragos a la parrilla con queso de cabra y setas y habitas tiernas con jamón y almejas.
Los segundos arroz de centollo, elaborado con un buen fumet y con el arroz como nos gusta a nosotros, al dente. Ración adecuada.
Los postres tarta de zanahoria y nueces e higos en almibar, helado de crocante y salsa de chocolate.
Una botella de agua y dos cafés incluídos en el precio del menú que es de 19 €.
Pedimos un vino de la DO Costers del Segre, Ânima de Raimat que maridó perfectamente con todos los platos, el servicio del mismo se limita a la apertura y al primer servicio.
Restaurante que mantiene muy alta la calidad de su oferta del menú diario con un precio muy ajustado.
El servicio como siempre cercano, atento y diligente.

Fin de semana de turismo de ciudad por Girona. Cena de sábado noche a la carta. Primero para compartir: Carpaccio de gambas (bueno), dos segundos: Bacallà a la llauna (correcto) i un arròs amb colomí (muy bueno, lo mejor con diferencia). El postre va a ser que no lo recuerdo.
El local es pequeño y se nota que se ha cuidado el aspecto. Pero adolece de varios problemas. Las mesas son pequeñitas y demasiado juntas. Nos pusieron la cubitera encima de la mesa y se nos comía casi todo el espacio, aparte que nos enteramos de la conversación de nuestros vecinos sin demasiados problemas.
Y luego hubo otro problema importante: temperatura exterior unos 0ºC, entraron unas 7-8 veces a lo largo de la cena personas a preguntar si había mesa. Cada vez que entraba alguien la puerta corredera se abría de par en par de manera que el aire gélido de la noche invade el local. Cuando entraba alguien todos los comensales miraban a la puerta como suplicando su cierre inmediato, había gente cenando con chaqueta. Es una lástima, pero no disfrutamos de la cena solo por este detalle y la comida y las maneras son buenas. Deberían plantearse un cambio de local.

Habíamos estado en este restaurante en varias ocasiones, pero siempre en sábado y por esto habíamos comida a la carta, hoy aprovechando unas gestiones pendientes en Girona y llegada la hora de comer, no dudamos en acercarnos al OCCI con ganas de probar el menú diario que ha alabado algún forero.
No nos decepcionó, realmente el menú diario está a la altura de este novedoso restaurante que como el buen vino mejora con el tiempo.
Una original ensalada de carpaccio de rape con una buena vinagreta para cada uno y un meloso de ternera perfectamente guisado con una lenta cocción y un risotto de langostinos con el arroz al dente muy gustoso y muy bien elaborado, de postres un surtido de helados (tres tipos) y un pastel de chocolate.
Raciones cortas pero suficientes para volver al trabajo.
Dos cafés

Hacía ya unos meses que no íbamos y hoy nos hemos decidido a volver, como siempre continua estando a un muy buen nivel, pedimos una ensalada de higos con setas shiitake y crujiente de wasabi, mil hojas de patata y butifarra negra y cocochas de bacalao. De segundo una galta de cerdo rellena de un queso que no recuerdo su nombre sobre lecho de queso Idiazabal y dorada salvaje con un simple refrito de ajo. Vino DO Empordá Quince Roures y dos cafés.
Algo que a mi gusto mejoraría es la bodega, pues tienen una cortísima carta con poquísimas referencias.

Como diría el maestro catalán de las trasmisiones deportivas: Cada día que pasa, el Occi es más... y más... y más. Por su criterio en la cocina, por su sencillez y por esas miras tan abiertas.
Sin tener el hambre suficiente como para enfrentarse a un menú clásico pero con ganas de homenajearnos, pedimos a Víctor un tartar de ternera maridado con gin tonic. Nos propone un maridaje con una ginebra seca (6 O'Clock) con Fever-Tree con una pequeña baya de enebro. ¡Perfecto! ¡Sobresaliente! El tartar no cabe decir que también raya la perfección. Tanto el tartar en sí con una ternera de primera, como los detalles de wasabi y mostaza para aquellos que voluntariamente le quieran dar un punto más de agresividad.
Unos postres de chocolate y frutas, y salimos convencidos una vez más que Occi es ahora mismo el mejor restaurante calidad-precio de Girona, dejando a un lado las celebridades.

Gracias a la recomendacion de Pau y Jeronimo.
Restaurante perfectamente descrito en el comentario anterior.
Local pequeño y bastante informal, servicio joven y muy atento, quizas las mesas de tamaño un poco reducido, aunque la vajilla y cuberteria son de bastante calidad y la cristaleria Riedel.
Llegamos pronto para la hora de comer y estabamos solos, pero en cuestion de media hora se llenó e incluso habia gente esperando para sentarse y eso que era lunes.
Optamos por el menú diario a 18€, de aperitivo nos sacaron una sardina marinada con habitas.
De primeros elegimos: crema de ceps con colmenillas,huevo poché y butifarra, expectacular y ensalada de salmon y queso de cabra, bastante buena.
De segundos: meloso de cerdo iberico, muy bueno, tanto de sabor como de punto de la carne y taco de atun Rossini con una lamina de foie y verduritas, tambien bueno.
Postres: Cremoso de coco, chocolate, frutos rojos y regaliz, sorprendente y una especie de crema de vainilla con helado de chocolate, bien.
En el apartado de vinos tienen una carta bastante corta, aunque con referencias interesantes, al verme el camarero bastante indeciso, me invitó a ver la vinoteca que tienen y elegir algun que otro vino que tienen fuera de la carta, buen detalle, elegimos un Eccoci 08 a 18€, servido bien de tª y dando el corcho a oler.
Terminamos con unos cafes.
Excelente opcion.

Local que desprende modernidad, frescura, sencillez , amabilidad, juventud y grandes ganas de hacer las cosas bien.
Algunos restauradores deberían tomar buena nota.
Mi experiencia, aún siendo un dia entre semana, y con el local lleno , aún siendo pequeño ( máximo de 28 comensales ) fue extraordinaria.
Todo el local es exterior a la calle e incluso la cocina se ve desde la calle.
Dos pax.:
Primeros
Foie con higos y su ensaladita 14,50 € muy bien
Huevos merengados, 13,80 € gran descubrimiento, yo merengue ¿?
Segundos:
Lomo de ciervo 17,60 € con más foia de calidad y verduritas.
Steak tartar 15,00 € con wasabi y todo como opciones de picante.
Presentación original, calidad en materias primas, los platos desprenden enseguida que han sido eleborado con gracia .
Todos ellos exquisitos, gustosos, raciones generosas ...
No soy muy dado a hacer grandes elogios, pero ostras, cuando encuentras restaurantes que saben y tienen gracia en hacer las cosas, da gusto visitarlos, este es el caso.
Si lo piensas , cuesta tanto hacer las cosas bien ¿?
Pasamos de postres y directament cafes y GT de Hendrik’s.
Nos apetecia esa noche tomar cervezas (AK Damm) y no tomamos ningun tipo de vino,
Sirven vino a copas .Tal vez nos equivocamos, era la práctica de todas las mesas, cambiar de vino según los platos.
Buen stock de vinos y licores .
Buscando pegas, no me gustan estos modernillos manteles de mesa de dos comensales que los ponen cruzados .Todo lo demas correcto.muy correcto.
Buena relación calidad-precio.
Hasta los wc limpios, con agua caliente, muy bien.
Totalmente aconsejable, buena ubicación para después darte un paseo.
Repetiremos en breve.

Poco más a añadir a anteriores comentarios.
Local adornado con gusto, cocina a la vista y un trato atento y profesional.
Bien el menú de 18€ y espero volver pronto para probar la carta.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar