Restaurante BorjAzcutia - Borja Azcutia

28
Datos de BorjAzcutia - Borja Azcutia
Precio Medio:
43 €
Valoración Media:
5.3 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
7.2 10
Entorno:
5.4 10
Calidad-precio:
4.4 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


28 Opiniones de BorjAzcutia - Borja Azcutia

Local controvertido en las críticas que se pueden leer en Verema. Sitio céntrico en Valencia y con especialidad en arroz apunta a éxito.

Local lleno con mesas amplias y algo juntas; servicio en sala con bastante experiencia salvo aportación de una chica joven. Mesas bien montadas con vajilla, cubiertos y copas que cumplen. Pan mejorable. No se aporta aceite.

Carta de comidas con notable presencia de arroces y entradas con menor variedad en carnes y pescados, amén de variedad de postres. Carta de vinos con blancos desconocidos y tintos (muchos tintos) muy clásicos con mayor presencia de Riojas; pocos espumosos.

Cinco para comer y beber; para ésto último unas cervezas de entrada, agua con gas grande, un blanco BOJ 2016 05.70 un albariño muy ligero; rematamos con  el segundo plato con un buen tinto de la tierra: Finca Terrerazo 2015 (36.50€) en buen momento. ¿El servicio? Pues muy irregular ya que se trae el vino antes que las copas y la cubitera, el blanco no se da a catar y el tinto sí, con un primer servicio en copa y botella a la mesa; al menos hubo cambio de copas sin preguntar.

En la comida, unos entrantes al centro con emplatados correctos sin sorprender:

. quisquillas: de pequeño tamaño pero sabrosas en ración ajustada sobre hielo en bandeja

. anchoas de buen tamaño, bien de sal, con una base de tomate en dados muy pequeños. Si somos cinco, ¿por qué sacar 6 anchoas?.

. pulpo a la brasa sobre parmentier de patata y algunas verduras en témpura: bien de sabor y textura. Partida en 5 trozos ¡por fín!

. ensaladilla rusa: bien elaborada, bien ensamblada.

Principal y al centro de la mesa:

. arroz seco de bogavante (26€ p.p.): ración ajustada, bien de tropezones, buen punto de cocción sobre una paella de una sola capa de arroz. No es la mejor que he probado pero cumple sobradamente.

Postre:

. plato de fruta pelada con melón y mango en buen punto de maduro.

Cafés y oferta de destilados en chupitos.

Sensación de cumplir en cocina y con unos arroces (había en casi todas las mesas y al centro) cumplidores y a un precio más bien alto.

 

He pasado por este restaurante porque estoy poniendo en Verema mis restaurantes favoritos. He entrado en Borja Azcutia por casualidad porque es uno de mis favoritos y por curiosidad de leer las críticas. Me ha sorprendido muchísimo que haya gente que hable mal del restaurante. Habré ido unas 30 veces a comer paella y después de 43 años comiéndolas nunca he probado una mejor. El único día donde falló estrepitosamente fue en un día de Cuina Oberta, pero otras veces de esta promoción no había fallado.
En fin, la mejor paella que puedes probar sin duda.

Fuimos por una comida de negocios, mi socio ya conocia el local y llevamos a dos clientes de Murcia. Sin duda de las mejores paellas que he comido en mi vida (si lee esto mi señora madre)
El restaurante es muy elegante, la comida exquisita y el servico muy correcto. Salimos satisfechos y aunque el precio es algo elevado, soy de los que opinan que lo bueno simplemente se paga.

Recomendable para comer un buen arroz en la ciudad.

Hemos probado hoy este restaurante con unos amigos, por una celebración. La verdad es que íbamos bastante reticentes después de las malas críticas que habíamos leído aquí en Verema, pero una pareja de amigos nuestros lo habían probado y les había gustado mucho. Al final hemos salido encantados, el local es muy amplio, pero acogedor, y el servicio ha sido bueno, nos han tratado estupendamente, como único pero, quizá que han tardado un poco en sacar el arroz.

De entrantes hemos tomado unas croquetas de marisco, buenísimas, clóchina valenciana, y tomate del Perelló con bonito en escabeche, sencillamente espectacular.

Pero lo mejor estaba por venir, aunque se hizo esperar... la paella valenciana, buenísima. El arroz en su punto, perfecto, y el producto se nota que es de calidad.

La verdad es que salimos muy contentos, y nos sorprendió mucho el sitio, no lo esperábamos. Seguro que volvemos.

Señores....este es el último dichoso cupón que cojo, y mira que soy reacio, pero tengo una pareja de amigos que están enganchados.
Además es que es una tomadura de pelo, por que en este caso por ejemplo, en la puerta tenían prácticamente el mismo menú y al mismo precio.

La noche no pintada muy bien, ya que yo iba mosca por el dichoso cupón y no voy a mentir, por que este sitio no me causaba buenas sensaciones.
El local es amplio ( genial para una arroceria, si estuviera cerca de la playa ) pero con una cuberteria y sobre todo copearía que dejaban mucho que desear, aunque para el vino que nos pusieron, iba sobrada.....

El servicio es de la antigua usanza, con muchos años a sus espaldas y más listos que un ministro.

El menú se disponía de :

-Una crema tipo consomé (Que paso sin pena ni gloria )
-Croquetas de cocido ( estaban entrando muy bien hasta que en una de ellas en su interior había un trozo congelado)
-Fritura de bacalao ( Escaso pero correcto )
-Suquet de rape ( soso y con un rape duro )
-Ternera a la jardinera ( Una ternera presentada tipo albóndiga, que estuvo bastante pasable )

De postre fue una pastel de queso mascarpone con arándanos y miel ( que no probé por que no me gustan los postres con queso)

Además pedimos agua, cerveza y pan......ojo con el pan !! 6€ tres chuscos de pan ! Y cuando digo chuscos, es que eran chuscos, pero oiga 6€ ???

Manolo ! Apaga las luces que nos vamos.

He ido muchas veces a este restaurante y nunca me ha gustado. La verdad es que siempre he ido porqué me queda cerca del despacho y a la gente de fuera siempre le gusta comer paella, pero ya he decidido no volver.
En la última comida pedimos una ensalada de tomate con ventresca, donde los tomates eran insulsos y la ventresca mejorable. También pedimos unos crujientes de bacalao que navegaban en aceite y donde dudo que hubiese bacalao.
Pedimos un arroz a banda que estaba sabroso pero muy aceitoso y escaso de tropezones.
Vino te sirven el que ellos quieren. Mal servido y caliente.
Muy mal, no volvere.

Tengo que decir que había leído un poco de todo sobre este restaurante, pero aun así, decidí ir con una amiga, para valorar en primera persona si el restaurante merece las críticas recibidas.
Pues bien, tengo que añadir a todas las demás críticas, más de lo mismo. La comida de bastante baja calidad, ibamos con un cupón de Groupon - 39 euros(que creo que en muchos casos lo utilizan como reclamo a falta de clientela - y una oportunidad,supongo, de enmendar las cosas que no se han hecho bien). De los 4 entrantes que sacaron - 1º: una especie de vichyssoise, pero no especialmente bueno, 2º: 2 croquetas fritas sin sabor (además se equivocaron y eran para otra mesa),3º crujiente de bacalao -frito y pesado, 4ºverdura troceada con espuma de mar (tampoco destacable) - En cuanto a la ternera que nos sirvieron -aceptable pero la guarnición también verdura frita - demasiado frito y además sin mucho sabor a nada. Postre: un helado de leche merengada como el que se pueda comprar en un supermercado.
A todo esto hay que añadir que los camareros estaban constantemente discutiendo, sin ningún tipo de coordinación en el servicio y equivocándose constantemente, no nos preguntaron si queríamos pan (lo dieron por hecho) - nos pusieron el plato de otra mesa, nos retiraron un plato sin preguntar, cuando aún teníamos unos brotes que íbamos a comer, etc.
Para mí ha sido de las PEORES experiencias gastronómicas de los últimos años, considerando que salgo a menudo y experimento en muchos restaurantes, ya que soy apasionada de la gastronomía.
En definitiva, si le tuviera que poner una nota del 1-10, le pondría un 2. No creo que este restaurante se mantenga mucho tiempo más, abierto.

Decepcionante, y lo dice alguién que apoyó a este restaurante en sus inicios. Estuve el fin de semana pasado, nos quejamos que había demasiada gente, el jefe de sala lo reconoció y la daba igual. Tienen un aforo de 90 personas y lo superan los domingos. No puedes tener una conversación por la cercanía de las otras mesas. El staff del restaurante no daba abasto, mal atendidos, y por si fuera poco, las potronas de bebes no tienen cintas, y los bebes se caen. El arroz mediocre, y un ambiente estresante y mediocre.

Menú fomado por tres entrantes, dos platos y postre. Los tres entrantes son un caldo de cocido sin excesiva sustancia, una croqueta de langosta con un fino rebozado y buena textura aunque el sabor a langosta no aparece por ningún lado y un crujiente de ajoarriero excesivamente aceitoso. En cuanto a los platos el primero es un tarter de pescado muy pequeño y con excesivo sabor a cebollino. El segundo lo mejor sin duda del menú una espectacular ternera blanca gallega acompañada de verduras en tempura, lástima que la ración fuera excesivamente pequeña. El postre un helado casero del que no pude descubrir su sabor y al que le sobrababa en mi opnión el espolvoreado de canela. Buen maridaje, un crianza de rioja servido en su punto. Lo mejor la ternera gallega, el buen servicio, el diseño del restaurante, su tranquiladad y la magnifica oferta de Groupon 20 € incluido el vino.

Me lo habían recomendado unos amigos de Madrid que estuvieron aquí hace unos meses y este fin de semana acudí a comer uno de sus arroces con bogavante. Nos encanto a mi y a mi familia. Hacia mucho tiempo que no nos comiamos un arroz igual. Nada que objetar en el servicio, de hecho fueron muy simpaticos. El precio para el arroz que nos comimos no es elevado, he acudido a sitios más caros y con menos calidad. Recomiendo este restaurante.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar