Restaurante Mendiondo en Sopuerta
Restaurante Mendiondo
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:

Añadir tipo de cocina

Añadir vino por copa

Precio desde:
50,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra:
Lunes y domingo noche
Nota de cata PRECIO MEDIO:
54 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
8.3
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
9.5
Comida COMIDA
7.9
Precio medio entorno ENTORNO
7.9
RCP CALIDAD-PRECIO
8.1
Opiniones de Mendiondo
OPINIONES
9

Hacía tiempo , por la pandemia, que no estaba en Mendiondo. Decir Mendiondo es hablar de Josu y de su madre( que como comprobamos ayer , sigue en buena forma culinaria). Un restaurante familiar con cocina tradicional , de producto y donde al cliente se le trata con sencillez, familiaridad , respeto e intensidad. El espectáculo del servicio del vino en directo sigue mereciendo la pena y no tiene parangón en Bizkaia. Visitar la bodega subterránea, elegir un vino , subirlo y que Josu lo prepare es una experiencia única y emocionante. La nueva sala acristalada aporta , luz y elimina olores de comida, un acierto. Si además el pulpo, el bacalao, los pimientos,las anchoas , el rey y la chuleta salen como ayer , el día gastronómico resulta inolvidable. Enhorabuena Josu¡¡ y a tu madre también...

Pensaba ayer, tras la chuleta, tras el pilpil de bacalao, tras la morcilla crujiente, los muslitos de codorniz y el pimiento relleno de txangurro y bogavante, si el pulpo de Mendiondo es el que más me gusta. Creo que no por que no es sólo pulpo, es algo más , quizás un plato de pulpo mejor. Un plato sencillo en apariencia, seguro que ya visto, pero que aquí alcanza la perfección. Un pulpo fino sobre una base dulce de cebolla pochada y una patata de calidad en su punto perfecto de cocción. Descrito así, con todo lo que significa, sí, es el pulpo que más me gusta. Lo dulce, contrasta con el pimentón picante y se diluye en la textura fina y suave de la patata y la cebolla. Merece la pena ir a Mendiondo, sólo para probarlo.. De nuevo una buena comida, una buena atención, en una mesa junto a una gran ventana y disfrutando gracias al saber y esfuerzo de Josu, de una gran cata con grandes vinos de su bodega

Una nueva visita y una nueva satisfacción. En esta ocasión , es tarde hay pocas mesas y Josu tiene tiempo y espacio para dar lo mejor de sí y su excelente bodega( por cierto, mejor que cualquiera, de cualquier restaurante de Bizkaia con estrella). La cocina de su madre es excelente y rica, sobre todo rica, de esas capaces de provocar excesos si llegas con hambre. Un ejemplo, el pantagruélico carpaccio de pulpo sobre patata , con un fino dulzor y unos sabores deliciosos. Tres pescados distintos, para los tres , cocinados de forma diferente, lubina a la leña, mero a la plancha y un plato de bonito marinado con helado de tomate espectacular. Carne exquisita en el punto solicitado,pimientos carnosos de la huerta, otros recién asados. Un lugar para disfrutar de estas cosas, en un entorno natural fascinante y con una bodega y manejo de la misma difícil de igualar

Llevaba yo mucho tiempo ya con ganas de acercarme a este restaurante pero por una u otra cosa lo había ido dejando. Además el hecho de ir generalmente a cenar hace que ciertos sitios sean un tanto más complicados. Por fin ha llegado el día y desde luego que no va a ser la última visita. El entorno es totalmente rural pero muy cerca de la "civilización", la casa es un precioso caserío y justo antes de entrar te encuentras con un horno de leña que si fuese un poco más grande, bien pudiera ser la casa de mis sueños.
En la puerta nos encontramos con el camarero que nos va a atender junto con el propietario, durante toda la comida, personas que irradian buen hacer, conocimiento y simpatía. De la buena, no de la "teatrera". Charlamos un rato con él antes de pasar al comedor. Un bonito comedor, con un fuego bajo al fondo, enormes ventanales con vistas a los colores del otoño y una sensación cálida que enseguida nos explican que se debe al suelo radiante. Pues se está de vicio.
Mesas suficientemente amplias y con correcta separación entre ellas, buena la vajilla y cubertería, buena mantelería y copas de vino schoot.
Enseguida nos preguntan si vamos a tomar agua y como tenemos costumbre, ya sabemos que buena no es pero es costumbre, pues pasando que es gerundio, así que a elegir vino. Para ello, Josu, el propietario que parece ser un entendido en toda regla, nos pregunta por nuestros gustos y además dice que prefiere esperar a que sepamos lo que vamos a comer para sugerirnos uno u otro.
Nos trae la carta y además nos canta lo que tienen fuera de carta y con el detallazo,, muy poco común por desgracia, de decirnos, sin preguntar, los precios de lo ofertado. Mientras nos lo pensamos, nos traen el pan, muy crujiente y recién horneado, de dos variedades, a cada cual más rico y una muestra de aceite de oliva.
En vitrinas repartidas por el local, vemos txapelas de haber ganado premios a las mejores morcillas y chorizos así que no me voy a quedar con las ganas de probarlos. Desde luego que el premio se lo tienen merecido, un chorizo muy rico, él mismo nos dice que un tanto tierno tal vez pero se deja comer de maravilla. Limpio, con muy poca grasa y sabor, mucho sabor.
La morcilla, media ración, acompañada de unos pimientos rojos asados por ellos mismos y de su propio caserío. Si el chorizo estaba rico, la morcilla se pasa. Piel un tanto crujiente, interior muy jugoso, punto idóneo de sal y los pimientos ya son casi de medalla de oro. De los que sabes que no te van a "repetir" pero que repetirías gustoso. Carne tierna con un ligerísimo punto dulce pero casi inapreciable. Me han encantado. Hasta el ajo estaba suave y no he podido evitar la tentación de comérmelo.
Anteriormente habíamos ya hablado de vinos y ante algunas sugerencias, entre todos, llegamos a la conclusión de que vamos a beber algo desconocido para nosotros. Un vino blanco de Australia, un Koonunga Hill Chardonnay.
Viene frío, casi demasiado, así que nada de cubiteras que uno va aprendiendo. En nariz lo primero que noto son hidrocarburos y como soy un "tremendo entendido", le pregunto que si lleva Riesling.
He asociado esa nariz con la de algunos Riesling alemanes. Lo que hace la ignorancia. Nos ha gustado y a medida que perdía temperatura y se aireaba más rico nos parecía. Ha maridado estupendamente con todo lo elegido. Un aplauso para el sumiller.
Tenía encargo de unos amigos que sí saben de estas historias de sacar fotos de vinos "viejunos" pero en carta no están y me permiten visitar la bodega. Allí hay muchas cosas, qué recuerdos el Rioja Siglo, con su saco característico. Hay botellas que tienen más de 80 años......
Sigamos con la comida que me "emociono". Una ración de hongos, concretamente boletus edulis. Tamaño para quedarse uno servido. La textura de las que no es nada fácil encontrar y que cada día me gusta más. Un tanto "tiesa", permite mantenerlos en boca más tiempo y disfrutar más de ellos. Señores y señoras, un plato de diez. Nada que objetar y mucho que alabar. Esa madre que está en la cocina sabe hacer bien las cosas
Pasamos a los pescados. Mi compañera se decanta por una ración de mero. Servido con un acompañamiento de trigueros y una rodaja de naranja más bien de adorno. Un pescado fresco, sin añadidos, buen punto, muy jugoso. Producto excelente y buena mano. Con esto se hacen cosas así.
Yo he leído bacalao al pil-pil y a mi esas cosas "me ponen". Así que poco o nada dudo. Desde luego que del producto no puedo decir nada malo, todo lo contrario. buena pieza, buenas láminas que se separan con facilidad pero el pil-pil no me ha dicho nada. Mal ligado y con un sabor no demasiado atrayente. Ha sido la única pega de toda la comida así que tampoco le vamos a dar una importancia excesiva. Pero esto son sensaciones y la mía ha sido esta.
Como hoy estamos siendo fieles a una rutina que estamos cogiendo de casi ni mirar las cartas y preguntar pues nos han recomendado: tarta de queso casera con helado de queso y acompañamientos varios.
Ahora sí que toca redoblar campanas. La tarta de queso está que se sale, rica sería poco decir, más que eso. Estupenda. El helado de queso es una estupenda pareja de baile en esta ocasión y no defrauda y las frutas, chocolate y una teja que campean por allí, no hacen sino acrecentar el conjunto de un postre para recordar
Les he preguntado si tienen vinos para el postre, he salido a echar un cigarrito y cuando he vuelto me he encontrado 5 botellas diferentes encima de la mesa. Eso es un servicio. Fiel a mis gustos, me he decantado por un PX 1730. Curiosamente cuando lo echas a la copa es como si echases algo que no es líquido, es como una "pasta" pero en nariz y boca es una delicia. Orejones, miel, pasas.......
La copa no es que tenga lágrima, lo que tiene es una buena "llorera". Me dejan la botella para que repita pero hay que coger volante y no se puede jugar con estas cosas. Además al revisar la cuenta compruebo que me han invitado al vino así que otro detalle por su parte.
Un rico cortadito para rematar la faena y como hemos visto y olido unas estupendas txuletas de tamaño XL, volveremos y seguro que encuentra algún vino blanco que maride con ellas a la perfección.
El sistema de puntuación de verema me hace tener que jugar con alguna nota para que el resultado final sea el que creo justo.
Si os interesan las fotos: http://gastiondo.blogspot.com.es/

Continua Mendiondo( de la mano de Josu) manteniendo un excelente nivel gastronómico asentado en la calidad de producto y en su cocina respetuosa con el mismo. Hongos, croquetas, magníficos pimientos acompañan a sculentos pescados y carnes, provocando el máximo placer gastronómico a cualquier comensal. Todo ello en el contexto idílico del caserío, de un servicio amable y preocupado por la comodidad del cliente y de una soberbia bodega capaz de satisfacer paladares exigentes. Por cierto, preguntar por últimas novedades enológicas, siempre surge algo interesante

Lo mejor de este sitio es el entorno donde se encuentra,en un caserío de las Encartaciones y desde luego la bodega con una lista de vinos impresionente y a precio bastante bueno.La comida está bien pero baja un poco del resto,las almejas aunque de buen tamaño tienen un precio excesivo para la cantidad que te sacan.

En Mendiondo es posible probar una cocina básica y tradicional asentada en excelentes materias primas y capacidad y experiencia en la cocina. Se pueden degustar maravillosas morcillas con pimientos, pulpo marinado, corquetas caseras( gustosos los caramelos de faisán), junto a buenas carnes y platos tradicionales como el rabo.
Mención aparte merece la consideración que este restaurante declina al vino. Impresiona su carta amplia, variada y equilibrada dónde es posible casi cualquier elección a nivel nacional y varias propuestas interesantes a nivel internacional. Todo ese bagaje es dirigido por un gran sumiller ( Josu), capaz de no sólo manejar con acierto la bodega, sino de adaptarse a cualquier cliente, realizar un servicio del vino admirable y permitir un disfrute máximo del mismo, en función de lo que el cliente demande. Todo un placer y una suerte. Recomendable para los amantes de materias primas a precios asequibles y muy especialmente para amantes del vino

Excelente restaurante, materia prima de primerísima calidad, servicio estupendo y una carta de vinos impresionante, servido en cristalería de alta calidad.

Situado en un verdadero paraíso de la naturaleza, es una casa realizada en piedra labrada y madera de roble con un gran atractivo arquitectónico. Su cocina es de primera, todo es de calidad suprema, recomendaría unos langostinos al horno, nécora a la plancha, cualquier tipo de carne o pescados, como he dicho anteriormente todo es de altísima calidad, es una cocina muy elaborada presentada en platos y fuentes de las mejores marcas del mundo con diseños muy actuales y como no, el servicio del vino es supremo, con una bodega subterránea que contiene casi todas las denominaciones de origen del estado y varias del resto del planeta.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar