Restaurante La viña del Ensanche en Bilbao

Restaurante La viña del Ensanche

Datos de La viña del Ensanche
Precio Medio:
25 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.4 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.7 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Vizcaya/Bizkaia
Localidad: Bilbao
Dirección: Diputación 10
Código postal: 48008
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 10,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


8 Opiniones de La viña del Ensanche

El último día en Bilbao teníamos reserva en este bar, que se llena hasta los topes de gente degustando pintxos y raciones. Mesas bajas y juntas, con mantel corrido y taburetes, no del todo cómodos, y un servicio ultra-acelerado intentado colarse, cargados de platos, entre una multitud que se apelotona en la barra, como si del mejor delantero del Athletic se tratase, intentando romper las defensas del equipo rival. Aquí la especialidad es el jamón Joselito, que se sirve en distintos platos y formatos. Pedimos lo siguiente:

-Ración de Jamón Joselito con chapata horneada y tomate. Excelente corte y calidad, pan muy rico y una salsita de tomate que a los catalanes siempre nos hace añorar nuestra casa. Rico Rico.

- Croquetas de Jamón Joselito. 10 croquetas de pequeño tamaño pero excelentes y muy cremosas. Se acompañan de un allioli ligero para mojar.

- Esparragos trigueros en Tempura. Gruesos y muy tiernos, si bien la fritura era bastante aceitosa y por tanto algo pesada. Estos se acompañan de tres salsas para mojar, curry suave, tártara y allioli de nuevo.

- Tapa de Txipirones. Con cebolla caramelizada, estaban de rechupete, muy tiernos.

- Tapa de Pulpo, también cojonuda.

Para beber tienen bastantes opciones en carta y copas, a precios de tienda, absolutamente competitivos. Bebimos una botella de Brunus Tinto DO Montsant, a 9'90€ Iva Incluido, más barato que en muchas tiendas que conozco !!! Copas correctas y servicio consistente en apertura y cata. Terminamos la comida con dos copas adicionales de PINTIA 2009 (DO Toro) a 4'60€ la copa. Precio para dos 74€, no me parece barato ni caro, la RCP mejora bastante gracias al precio de los vinos.

de visita por Bilbao, nos recomendaron este sitio por la calidad de sus tapas. El bar es muy antigua, con un barra muy larga y con mucha gente esperando para probar sus platos. tras una espera un poco larga, nos toco probar unos montaditos de jamón muy muy bueno de Joselito, unas croquetas y unas raciones de carrilleras estofadas con vino tinto muy tiernas. Tienen una vitrina con vinos tintos por copas, probamos el dominio atauta, excelente!
18 € por persona, no se puede pedir más.Lo recomendamos 100%

Local cuasicentenario, que no antiguo, en el que se practica una cocina de muchos quilates en el centro de Bilbao. Se trata de un negocio de mucho éxito y muy frecuentado tanto por los Bilbaínos como por los turistas ávidos del buen comer.En él se combina tanto la barra de bar en la que se pueden degustar tapas y raciones, como la restauración propiamente dicha que se puede disfrutar tanto en mesas interiores como exteriores (terraza). El local cuenta con el hándicap del espacio, encontrándose las mesas muy próximas a las de otros comensales y constando el comedor interior de taburetes bajos en vez de sillas. La propiedad es consciente de esta limitación y lo compensa inteligente y sobradamente ofertando una Alta cocina de extraordinaria relación calidad precio que nada tiene que envidiar a las mesas más punteras de la ciudad.
La oferta gastronómica no es muy extensa pero si muy cuidada y cuenta con una amplia presencia del Jamón Joselito. Nosotros con motivo de nuestra visita, optamos por los siguientes platos para compartir:
Hongos salteados con lonchas de jamón Joselito: Sólo cabe calificar este plato como excelso y magnifico. Los Hongos plenos de aroma y sabor, acompañados en parte de su base de una magnifica salsa, de tal manera que se podía optar por degustarlos solos o acompañados de la salsa. Plato presentado al centro.
Atún rojo marinado con arroz sushi: Influencia oriental. Muy gustoso. El Atún presentado en tajadas al modo de una chuleta y acompañado con un arroz frio, pero plenamente conseguido de textura y sabor. Lo trajeron ya emplatado para cada uno de nosotros.
Josellini; Consistente en cuatro unidades de pan de cristal con manzana, foie y encima el Jamón Joselito. Estando bueno, fue el plato que conceptualmente menos me convenció, al anular la manzana y el foie el sabor del Joselito.
Carrillera Ibérica: Nada que objetar, gustosa, suave y fundente. Muy bien. También nos la sirvieron ya dividida y emplatada para cada uno.
Gratinado de frutos rojos con helado de queso: Magnifico postre para rematar la cuchipanda, consistente en una crema avainillada sobre la que descansan unas moras y grosellas que palidecen ante la crema gratinada y la calidad del helado de queso.
Para beber, 1/2 botella de Viña Ardanza al magnifico precio de 8,50€. Eso sí, se echa en falta unas copas más vestidas y que el caldo no lo traigan ya abierto a la mesa.
La sensación con la que uno sale es que estos mismos platos servidos en otro marco, cotizarían mucho más.Por tanto, si uno está dispuesto a admitir las peculiaridades y características del local, se trata posiblemente de la mejor oferta de Bilbao por calidad y precio.

¿Cuál es la clave para que un lunes después de unos cuantos días de fiesta y estando a finales de mes un restaurante doble mesas con una facilidad pasmosa en el centro de Bilbao? Varias son las razones que nos pueden ayudar a entenderlo, como su ubicación en plena zona comercial, su larga trayectoria (85 años de andadura), su variada oferta (desde tapear en la barra hasta comer en la zona de comedor o en la terraza) o el trato tan agradable que dispensan al cliente. Todo ello evidentemente ayuda, pero hay algo que resulta definitivo: la excelente RCP. Aquí se puede comer de manera notable en cuanto a calidad sin que la cartera se resienta.

Lo elegimos entre unas cuantas opciones tras decidir que este día, festivo en Vitoria, nos acercaríamos a la capital vizcaína a pasar la jornada. Reservamos un par de días antes y a la hora acordada entramos en el local, que estaba a reventar. Nos ubicaron en nuestra mesa, y mientras esperábamos a que nos entregaran la carta hicimos una ronda de reconocimiento visual del entorno. El sitio, a pesar de las estrechuras (las mesas son pequeñas y se colocan muy próximas entre sí), tiene su encanto, y su parroquia es de lo más variopinta, encontrándonos desde trajeados empleados bancarios hasta amas de casa con bolsas de Zara, pasando por turistas despistados, familias con críos, abuelos con txapela o parejas celebrando algo especial. En este cine, como se ve, la película que proyectan es apta para todos los públicos.

Su carta es muy atractiva, y se compone tanto de tapas como de raciones. No obstante, nos decantamos por su menú degustación, que por 30€ ofrece los siguientes platos:

Entrantes a compartir:
- Jamón Joselito con tomate y chapata recién horneada
- Croquetas de jamón Joselito
- Atún marinado con arroz sushi
- Josellinis gratinados

Segundos:
- Bacalao a la plancha con pimientos asados
- Carrillera ibérica Joselito con puré de patata

Postres:
- Crema de vainilla con helado de queso
- Surtido de chocolates y sorpresas

Todo estaba muy bueno, pero si tuviera que destacar algo sería la Carrillera ibérica y la Crema de vainilla, que rozaban el sobresaliente. Se trata, en conjunto, de un menú de notable calidad y con un precio que no se corresponde a lo que habitualmente estamos acostumbrados a pagar.

La carta de vinos resulta atractiva por sus precios, si bien se compone básicamente de referencias de amplia demanda. Rebuscando mucho encontramos un aceptable, aunque muy joven todavía, Predicador Blanco 2012 (22€), que no necesitó mantenerlo en la cubitera que nos ofrecieron al salir bastante frío de la cámara. Para otra ocasión tendremos en cuenta su amplia oferta de vinos por copas, que me pareció bastante interesante.

Terminamos la comida con un par de correctos cafés por 0,85€ cada uno, un ejemplo más de la calidad a precio ajustado que es la seña de identidad de este negocio.

Queriamos picotear algo pero sentados y llamamos a este sitio que por proximidad a donde estabamos y por la critica de Gastiola no me parecio mal... Nos habian puesto una mesa dentro (nos arrepentimos de no haberla pedido fuera porque la noche era esplendida) y nos trajeron la carta. Yo queria probar la cazuelita con el huevo, boletus y foie pero no estaba en carta. Preguntamos al camarero y nos dijo que era "pincho de barra" pero amablemente nos comentó que si combinabamos platos de la carta copn pinchos de barra no habia problema. al final, como queriamos reservarnos para el festin del Nerua del dia siguiente tomamos:
* Cazuelita de huevo, foie y boletus. Fantastica
* Patatas bravas: normalitas... Quiza el estilo bilbaino sea asi y ademas ya sabemos lo que pasa con este plato segun el lugar
* Cabezada iberica: Una pieza de cerdo iberico que yo no tenia constancia de haber probado. Jugosisima y tierna. Nos encanto

Para beber un Marques de Murrieta reserva 2006 muy rico.

Me parecio un buen sitio de tapeo y de hecho al dia siguiente repetimos por la noche pero solamente un vino y tapa en la barra

Aunque precisamente hambre no hay, tampoco es cuestión de irse a la cama con el estómago "vacío". :-)))
Nuestro amigo Oscar ha reservado una mesa para 6 en el interior, no está precisamente hoy la noche para ser "valientes".
El local es bullicioso (no confundir con el Bulli), siempre hay mucho ambiente por lo que para cenar "románticas" no es.
La barra de pintxos una delicia y la carta de vinos con unas cuantas referencias que al parecer lo hacen "goloso" para los entendidos.
Gracias al buen consejo de Oscar que al parecer ya había pasado por allí acompañado de Isaac, probarmos la de huevo con foie, en una curiosa cazuelita individual. Desde luego que está para mojar pan sin parar. Nos ha encantado a todos y alguna ha dejado la cazuela para volverla a usar sin fregar. :-)))
Una ración de queso, evidentemente que no era Idiazabal, más bien manchego. Muy rico, en serio pero, oyes, que habrá que hacer un poco de "propaganda" de lo de más cerca. Digo yo.
Hemos comido también unas croquetas de jamón, muy bien hechas, nada pastosas; cremosas, con sabor, una pena la falta de apetito para haber repetido pero todo se andará.
También unos espárragos en tempura con tres tipos de salsa, bueno, sin más a mi me han parecido correctos pero nada del otro mundo.
Unos hongos con jamón, la verdad es que no tenían sabor, muy poco, el jamón ayudaba pero no lo suficiente. Ha sido lo que menos éxito ha tenido y la prueba es que no hemos terminado la ración entre todos.
Un par de raciones de solomillo con unas patatas de ayuda, sin pelar, a mi me gustan así pero reconozco que no a todo el mundo.
La verdad es que la carne estaba muy tierna, como la mantequilla.
Otro par de raciones de cabezada que tenía la misma textura y el mismo comer que unas carrilleras, muy jugosa y facilísima de comer.
De beber un cava,un torello, a muy buen precio según Sergio, creo que han sido 8e. Un par de kalimotxos para Vanesa y para mi y
una botella de tinto de Tilenus que al parecer no estaba nada mal.
Un par de cestitas con poco pan, yo soy panero y además normalito, tipo baguette.
Con buen tiempo es mucho mejor la terraza, más espaciosas las mesas, menos bullicio. El interior no está pensado para cenas tranquilas, mesas pequeñas, más bien con idea de un picoteo, con una buena oferta, la verdad y disfrutar de sus buenos vinos.
Creo que no es mala la opción y desde luego que a lo que invita es a comer jamón, del rico pero eso ya otro día, con un poco más de gula que hoy no había. El servicio del vino es correcto lo que pasa es que por la oferta variada y de calidad pues mejora la nota.
En cuanto a la comida, la verdad es que unas cosas de sobresaliente y otras de suficiente, así que hay que promediar.
Hoy me ha sido muy fácil ponerle buena cara al mal tiempo, la compañía ha ayudado mucho.

  • tempura y croquetas

  • solomillo

  • huevo con foie

Un bar clásico de tapas que solamente con entrar y ver te despierta el apetito. Una barra de pinxos desbordante. La preparación de las raciones y las tapas soberbias. Yo tome una ración de ventresca con piquillo, dos tapas de txipi y una carretilla extraordinaria. Los vinos es punto y aparte, buena variedad y de varias gamas. Yo tome dos Ardanza reserva especial del 2001, que maridaba con la carretilla de Joselito fenomenal. Con todo lo que pedí 20 euros. Fantastico.

La viña es un bar clásico de Bilbao, sólo lleva funcionando 80 años.En las paredes tienen recuerdos de los pasados años, cajas de vino y muchas botellas. Tiene una barra de pintxos clásica como es de esperar, bocadillitos de jamón,de bonito,gildas, etc. de la mejor calidad, el jamón, lomo y demás es de Joselito. También te preparan algún plato sencillo como una ensalada o unos huevos.Y ahora los vinos, tienen muchos, de diferentes D.O. y los sirven bien, y lo mejor, es de los pocos sitios que te sirven vinos de gama alta por copas. Yo me tomé un Alión exquisito y pagué 7 euros muy a gusto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar