Restaurante El Huerto en Valencia
Restaurante El Huerto
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:
Añadir vino por copa
Precio desde:
20,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra:
Lunes y domingos
Nota de cata PRECIO MEDIO:
35 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
4.9
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
3.7
Comida COMIDA
4.7
Precio medio entorno ENTORNO
7.5
RCP CALIDAD-PRECIO
4.2
Opiniones de El Huerto
OPINIONES
15

Fuimos la semana pasada un grupo de amigos. La atención telefónica sólo para reservar ya fue "curiosa", con malos modos. Nos retrasamos 10 minutos en llegar y llamé para advertirlo a lo que nos respondieron igualmente mal. Una vez allí, nos atendió una camarera que a la pregunta de si la bebida entraba en el menú de noche respondió que qué esperábamos por 24 euros, con esos modales. A la pregunta de si podíamos pedir menú unos y carta otros, respondió rotundamente que no. Cuando trajo el vino uno de mis amigos, chocó con la camarera que espetó "hostia", en alto y con mala cara, mientras mi amigo se disculpaba y ella ni se inmutó. Ante este panorama, pedimos un cambio de camarera pensando que la cosa iba a cambiar pero no lo conseguimos. La comida normal de calidad y escasa de cantidad. Y el menú que pone 24 euros/persona, terminó saliendo por casi 40 euros con una botella de vino para cinco y un par de jarras de cerveza. Lo que pensábamos que iba a ser una cena agradable con amigos quedó arruinado por el servicio del restaurante. No lo recomiendo para nada. No volvería nunca.

Estuvimos en el jardin, ideal si se va con niños como nosotros.Cominos de tapas y todas muy buenas y caseras, al igual que los postres.
El servicio perfecto.
De precio salimos a unos 20€ por persona.
Muy recomendable, por el sitio en si y en el centro de Valencia, y por la calidad del servicio y de la comida. ¡Volveremos seguro!!!!

Tenía ganas de probar El Huerto. Siempre me lo ha recomendado una amiga y tenía curiosidad. Pedimos una mesa para 2 en la semana de la cuina oberta. Me parece que solo nosotros y otra mesa cenamos de la cuina oberta. Cenamos en la terraza, agradable por que hacía buena temperatura pero podría ser mucho más bonita - es muy rustica! Mantel de papael y servietas de papel, no lo que esperas de un restaurante cuando la cuenta va a superar los 30 euros por persona. La comida estaba muy buena. Cenamos una ensalada muy buena, unas brochetas de pulpo con mango - el pulpo un poco duro pero buena combinación de sabores, un crujiente de cangrejo bueno. Plato principal magret de pato con salsa de setas, sabor muy bueno y la carne en su punto. Postre un fondant pero demasiado hecho y no tenía casi chocolate liquido por dentro.
El servicio muy pobre. Camareros antipaticos sin ganas. Había un camarero mayor maleducado y sin ganas de nada. No había explicación de los platos y el servicio de vinos un desastre. Mi marido pidió una copa de vino blanco. Ni le preguntó que tipo de vino quería ni ofrecía uno para acomañar bien al plato. Cuando la trajo a la mesa casi se cae por la fuerza con la que el camarero dejo la copa en la mesa sin más.
Es una lástima porque es un sitio bonito y tiene muchas posibilidades pero el servicio deja mucho por desear. Después de ver la carta fuera no creo que volvamos. Hay menus de 18 euros con ensaladilla rusa y bravas y luego platos más elaborados ya con precios bastante altos. Una combinación un poco raro.
Calidad-precio bien teniendo en cuenta lo que cenamos por ser la cuina oberta.

No me gusto y no lo recomiendo. Vivo cerca del huerto, y obviamente siempre me ha llamado la atención, un edificio singular en medio del barrio es muy atractivo, lástima que este tan mal gestionado, una pena. No hablaré del servicio, se hace lo que se puede, hablaré de la cocina de y de los precios. Una vez vistos los precios de carta expuestos fuera, nos parecieron coherentes con el espacio, cenamos de tapas, no había hambre, y menos mal… Pan de chicle sin ninguna gracia 3 cortdas 2,70 euros, un sorbete que parecía mojo picón helado 6 euros, Calamar plancha normalito 14 euros, croquetas requemadas con aceite muy usado (llegamos de los primeros para cenar), 8 euros, revuelto muy mal resuelto, 12 euros, y unas patatas bravas (nos gustan las patatas), no lo recuerdo, pero lo que si que recuerdo, es que un plato tan sencillo, ellos lo convirtieron en una lamentable tapa chusquera. También suerte que bebí cerveza, ya que probé el vino, una copa, excesivamente normalito y frio, 3,70. Lo dicho una pena de sitio, eso bien gestionado podría ser un restaurante decente. Veo que la puntuación sube por el entorno.

Por medio de un amigo, conocimos este restaurante, y nos quedamos realmente sorprendidos. Primero por el mismo local, que dada sus caracteristicas y su situación en el centro de Valencia, nos pareció realmente único, tanto por el edificio como por la magnífica terraza.
Segundo por lo bien que comimos : ensalada de vieiras, chopitos salteados, carbonada de ciervo y rape a la marinera. Y de postre Tatin. Raciones abundantes, salsas elaboradas y, cosa cada vez mas rara, viendo lo que comíamos.
La carta de vinos, corta pero correcta.
Recomendable.

Tenía ganas de ir pero los comentarios que había oido me tiraban para atrás. Ahora puedo confirmar que es uno de esos sitios que para nuestra desgracia abundan.
Se trata de una casona valenciana con un jardín / terraza demasiado expuesta a unas casas no precisamente bonitas. Unos toldos / plantas altas... podrían hacerlo mucho mas agradable.
Respecto a la comida: Tapas corrientes con calidad menos que justita y sin presentación, era simplemente comida en un plato. El entrecot de Buey era entrecot petrificado. Lo del vino fue toda una demostración de poca profesionalidad y desinterés. Nos sacarón unos vasos de vino blanco oxidadísimo. Pedimos que lo retirara y que por favor nos sacara mas vino de nuevo y volvieron algunos de esos vasos color miel en la bandeja... Los postres en la línea de la comida. El servicio me pareció un tanto "retante" en su manera de dirigirse a determinadas personas del grupo. No sé que pasa con el servico en esta ciudad, opinan, discuten y te hacen sentir incómodo. Entiendo que pago no sólo la comida sino por el servicio y no abundan los restaurantes donde sean correctos y atentos sin importar que seas habitual o no del lugar.
La cuenta muy alta y muy por encima del valor de los tres aspectos : entorno + comida + servicio. No le daría otra oportunidad hasta que cambiara de dueño.

Es uno de esos locales que teniendo un entorno envidiable lo estropean. Servicio nada profesional. Muy muy lentos. La comida nada del otro mundo. La carta de vinos de pena. Nada recomendable, aún teniendo un jardin privado que en verano es una delicia.

El ejemplo más claro de como, amparándose en un entorno bonito, se puede vender "humo" a precios creciditos y con un servicio lamentable ofrecido por una mano de obra escasamente cualificada (¿bajo coste?). Tras una cena en la que lo raro sería decir algo positivo del lamentable servicio que recibimos (retrasos de 45 minutos entre los diferentes platos de entradas, segundos platos no servidos tras más de una hora esperando con la excusa de que “por error” la última ración se había servido en otra mesa, falta de cubiertos, servicios de vino dejándote la botella abierta en la mesa sin más, servicio de café en tres fases -como la famosa película-..), nos encontramos con la ausencia de algún responsable de servicio al que trasladarle nuestras quejas. Todo el equipo de camareros, con muy buena voluntad pero escasísima -o nula- formación y experiencia, parecían no tener ninguna persona que se responsabilizara de su trabajo bajo la frase: "la encargada se fue hace una semana y yo soy un simple camarero y para lo que me pagan". Tras una larguísima espera después de solicitar -por enésima vez- la presencia de un responsable y la hoja de reclamaciones se personó el propietario del local (que siempre estuvo en la sala de abajo en la caja sacando las cuentas) con una frase que, de entrada, fue dilapidaria: "¿ustedes van de cachondeo con nosotros o qué?. Sinceramente, nunca me había sentido tan defraudado ni tan humillado en un restaurante, y he visitado muchos.

Buenas estuve el sabado con mi marido se puede recomendar el sitio.
Huvo amabilidad ,simpatia y rapidez.
Vino no tomamos pero la carta no era muy estensa pero correcta.

Caro..... demasiado caro para lo flojo que me pareció.
Los dos entrantes que pedimos estaban muy bien, pero pedimos carne y dejaba bastante que desear. La calidad de la carne no estaba a la altura .Además, ni tan siquiera nos preguntaron el punto de la carne y nos sacaron el solomillo demasiado hecho.
El servicio muy lento a pesar de que el restaurante estaba bastante vacio, incluso tuvimos que pedir repetidas veces una copa.
Carta de vinos floja y un servicio del vino deficiente en todos los aspectos.
ENTORNO MUY AGRADABLE, al menos se puede destacar este aspecto en positivo.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar