Restaurante El Far de Sant Sebastià

Datos de El Far de Sant Sebastià
Precio Medio:
45 €
Valoración Media:
6.8 10
SERVICIO DEL VINO:
6.0 10
COMIDA:
6.0 10
ENTORNO:
9.6 10
Calidad-precio:
4.8 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Girona
Localidad: Llafranc
Dirección: Playa de Llafranc, s/n
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



Opiniones de El Far de Sant Sebastià
OPINIONES
4

Sitio extraordinario por su entorno, al lado del Far de San Sebastiá en Llafranc. Lugar espectacular, bien servido y una comida con interés en los diversos menús. Carta de vino correcta. Tomamos el menu temático en relación a los pescados de roca. La sopa exquisita y el suquet de peix d'aranya, a pesar de la dificultad de sus muchas espinas, muy bien preparado.

Cena de grupo en este Restaurante-Hotel situado en un lugar estratético en medio de la Costa Brava.

Bonito comedor, que aún sin tener vistas, es muy bonito.

Me centro en lo que comí yo ya que cada uno pidió cosas distintas:

Nos sirvieron un pequeño aperitivo, una crema-mousse díficil de distinguir (no presentaron el plato).

De primero, alubias con almejas y "ceps". No estaba mal, pero se quedaba en eso. Mucha alubia y poca almeja y ceps, poco sabor.

De segundo, albóndigas con sepia. Un mar y montanya clásico, pero que tampoco me entusiasmó.

De postres, un sorbete que en estos momentos soy incapaz de recordar muy bien de que era.

Cafés y vino, que no recuerdo la marca.

No pague yo, pero la cuenta subió a unos 46 euros (lo mío hubiera costado un pelín menos).

La verdad, nada que me gustara en especial, todo más o menos correcto, pero sin más, comida plana, sin gracia. Por ese precio, y con el local que tienen ya podrían hacerlo mejor.

El servicio muy flojo y un pelín estirado.

Difícilmente podemos encontrarnos sitios mejores para mantener una velada romántica. Desde hace años nuestras vacaciones dan comienzo en la costa brava donde en más de una vez hemos acabado cenando en el far. Recuerdo salir muy contento la primera vez, y salir decepcionado la última. Situado al lado del far de sant sebastià donde puedes ver parte del litoral de la comarca (llafranc, calella de palafrugell...). El sitio es espectacular tanto por sus vistas como por el local en si: salones coquetos de esencia 100% mediterranea, grandes mesas redondas con mantelería fina, vamos bien... pero la carta de vinos no es nada sorprendente y disparada en precios hasta para un simple martin códax, los arroces bien y los primeros flojos (moluscos mediocres incluso para un bar de menú). Servicio seco. Esa parte de la costa brava, que para mi es una de las mejores del litoral Español (Calella de Palafrugell, Bagur, Tamariu, Llafranc...) opino que debe ponerse las pilas mejorando en amabilidad de servicio, elaboración de los platos y ajuste de precios o morirán de éxito. En el caso del Far de Sant Sebastià puedo llegar a entender un precio más elevado por el lugar y no tanto por los platos pero en otros sitios...

Con vistas sobre el mar y sobre las bellas localidades de Llafrac y Calella de Palafrugell, en la Costa Brava, este es uno de esos restaurantes que merece la pena visitar especialmente por su enclave. Situado en un alto, la transformación del Faro en Hotel y Restaurante lo han convertido en punto de visita obligada aunque sólo sea para contemplar las vistas. El restaurante mezcla a la perfección la elegancia y el buen gusto con un aire mediterraneo casi ibicenco que lo hacen muy acogedor, en especial, en el verano. Manteles y coperío finos. Servicio correcto, eso sí, seco. Los arroces, en especial el caldoso de langosta están bien, aunque he de decir que no son espectaculares, y los pescados del día, lubina y dorada que no son de piscifactoría tienen, bajo mi punto de vista precios desorbitados. Antes de empezar te traen unos bollos de pan deliciosos acompañados de tomate maduro y buen aceite. Quizás lo mejor. Los primeros, sinceramente, no están a la altura de lo que se puede esperar de un lugar así. Mejillones de roca, caros, escasos y pasados (como de microondas), jamón, dicen 5J o de jabugo (no recuerdo), cortado a máquina, las gambas a precios locos... Y de los vinos, si bien es cierto que tiene una buena carta, en especial por lo que hace a los blancos con denominaciones de Australia, Sudáfrica, Chile, etc, los precios bastante elevados hacen que estés limitado a los Penedès. En fin, he ido en tres ocasiones porque en verano apetece un lugar así, pero este agosto fue la última. Eramos 5 parejas y todos estábamos de acuerdo: precioso, pero carísimo y con una calidad por debajo de lo esperado.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar