Restaurante El Coto de Antonio

5
Datos de El Coto de Antonio
Valoración Media:
5.8 10
Servicio del vino:
5.8 10
Comida:
6.2 10
Entorno:
5.4 10
Calidad-precio:
4.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional
Vino por copas: Añadir vino por copa
Cierra: agosto

Teléfono


5 Opiniones de El Coto de Antonio

Nueva visita. Ante el desastre de probar con locales de moda (véase Gom), decido repetir en este clásico (la carta no cambia ni a tiros). No me explico cómo se mantiene. Esta vez al mediodía y solo había dos mesas ocupadas.
Comida para uno.
Esta vez inivitaron a una ensaladilla de garbanzos con vinagreta.
Entrante: 1/2 ensalada de bacalao con pimientos y papas negras(anodina) y 1/2 de croquetas de ibérico (bien).
Segundo: Conejo en salmorejo (realmente bueno, para mojar).
Postre: Me ofrecieron como postres caseros una cuajada de oveja. Pues bien, me sirvieron una cuajada de la marca GOSHUA (productos lácteos de calidad y naturales) en su envase cerámico tradicional. Qué pena!!!
Carta de vinos como ya he descrito en otro lugar. Esta vez se me antojó un Tanajara 2005 que tuve que rechazar porque estaba tremendamente evolucionado (sin color, delgadísimo).
Me lo cambiaron por un Viña el Drago 2006 (19.50€ + 5% de IGIC) fresco y en copas solo aceptables.
Servico y pan: 2.50€
Precio total: 56.70€ (inc. IGIC)

Restaurante sombrío, con recepción y servicio bastante distante, sin muchas ganas de agradar. Cocina muy tradicional con varios platos típicos canarios. Sin detalles ni antes ni después, solo mantequilla.
Cena para uno.
Entrante: Pulpo con mojo canarios (bien).
Segundo: Cabrito adobado y frito (tierno, pero para mí un tanto grasiento).
Postre: Un mouse de chocolate con avellanas (bien).
Vinos: Carta no muy extensa pero con referencias a la mayoría de las D.O. No faltan vinos de los modernos. Precios x2. Copas demenciales. Pedí Viña Norte (maceración carbónica): 17,00€+IVA. Pelín alto de temperatura.
Precio total: 60,90 (IVA inc.).

Sin lugar a dudas es un sitio emblematico de la gastronomia Canaria.De los primeros restaurantes en aparecer en la ciudad.Local muy bonito y bastante acogedor.En la Sala Don Carlos Padron un maitre perfecto. La cocina sin duda es batante buena, con mejoras permanentes.La carta de vinos ha mejorado bastante, pasando a tener unas etiquetas de gran nivel.Lugar perfecto para cualquier tipo de evento.

Restaurante imprescindible si se desea que los negocios a tratar salgan a pedir de boca. Dos décadas dando de comer a políticos y diversas personalidades lleva su cocinero, Antonio García,especializado en cocina vasco-canaria. Junto a él Carlos Padrón, copropietario-maître,y todo un señor,dirige el restaurante. Ambos,con su saber hacer,su sencillez y hospitalidad hacen que la cualquier comida que degustemos sea todo un placer,sintiéndonos como en nuestra propia casa.
La decoración es clásica,y su ubicación está en una antigua casa canaria del Barrio Salamanca.
No podemos dejar de hacer mención,en cuanto a la carta,a una de sus especialidades,los chipirones con pasta fresca sobre fondo de cilantro. La ensalada de langosta con papas negras una delicia. El cochinillo asado de los mejores,como el solomillo de buey. Los pescados en su punto. Como postre el biscuit de higos del Hierro con salsa de chocolate.
La carta de vinos impecable,con una bodega de altísimas referencias.

Casa terrera acogedora, aunque no muy amplia. Servicio de estilo serio y profesional. Platos correctos en una carta no muy amplia, basada en carnes y pescados frescos (37€; sin vino). Carta de vinos variada y amplia, pero sin sorpresas y sin indicar añadas. No llega a doblar precios de tienda. Reclamando cristalería adecuada, Spiegelau. Vinos a temperatura correcta (armarios-bodega), excepto un p.x. solicitado en el postre. Falta seguimiento en el servicio del vino, quizá por falta de personal (¿agosto?). Por tanto, servicio del vino mejorable para un restaurante de cierta categoría.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar