Restaurante Pla

8
Datos de Pla
Valoración Media:
6.4 10
Servicio del vino:
6.0 10
Comida:
6.8 10
Entorno:
6.5 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella (Barcelona)
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Cierra: No cierra

Teléfono


8 Opiniones de Pla

Es un restaurante que hace años que conozco, y creo que al revés que otros, ha ido mejorando en los últimos años, sin subir precios, y sin necesidad de "estrellas". Para mi es una de las mejores opciones de la zona del Born, buena materia prima, cocina bien elaborada, local bonito, magnifica relación calidad precio, en fin, muy recomendable.

Local sorprendente, en el corazón del Born, decorado con una originalidad que roza el barroquismo sin, afortunadamente, alcanzarlo. Iluminación muy cuidada. Mantelería inexistente (tapetes de plástico de diseño, pero servilletas de tela, eso sí), cubertería perfecto, cristalería Riedel. En general, los platos desconciertan más que sorprenden. En el sentido de que plantean sabores contundentes y redondos, no ensamblados, sino con un fondo y forma único. No hay contraste dentro de los platos, no hay matices, vamos. Sólo en el solomillo de canguro, por las dos salsas usadas, y en el tatín de plátanos con sorbete de piña y canela, en concepto de temperatura, se puede deleitar uno un poco. La ensalada de espinacas y uvas también merece ser nombrada. La verdad, el tono general de la comida fue que a los siete platos que probamos les faltaba gancho, por así decirlo. Servicio del vino muy bueno (descorche, temperatura, etc.), adecuado al precio del local (no te vacían la botella en la copa cada X, afortunadamente. Sí lo hacen si es de cubitera, claro). En general, servicio bueno y atento pero desigual, algunos camareros mucho más profesionales que otros. Pan mejorable. Precio: 55/pax con vino (25. x1,5). Nunca entenderé por qué hay sitios como este que no tienen menú degustación.

Revetlla de Sant Joan. La Mariola i jo vam decidir anar a sopar al Pla , ja que en teniem grans referències. Carta curta, però amb propostes originals i algun plat fora de la carta interessant. Realment bo el carpacció d’idiazabal amb mermelada de tomàquet i no menys bons els filets que vàrem demanar (cabrales i foie). Per beure un Atalayas de Golban d.o. Ribera del Duero del qual esperavem més pel temps que portava "en barrica" i per la denominació. Copes Riedl i preu del vi x 1,5. De postres un brownie de xocolata. Bo. El local té un toc intimista, atenuat per les taules excessivament juntes i (aquell dia) local una mica calurós. En provarem d’altres abans de repetir.

Estuve el viernes día 22 de junio de 2007 cenando en el Pla, correcto, el servicio de lo más cordial y amable. El local tiene encanto, la cena muy buena, la carta correcta y el vino que tomamos buenísimo, un Summa Varietalis del 2003.
Volveremos.

De acuerdo con todos los comentarios. La comida y las preparaciones buenas por lo que aprecié. Cocina mediterránea de mercado. Sugerentes y bien preparadas las ensaladas. Proponen platos fuera de la carta, así como el pescado del día. Muy buen servicio en general, nada distante, y convivial. Muy buen trato del vino con pocas pero escogidas referencias. Buenas copas.

Me sumo a los comentarios de Andreu y Wanderer. Fuí antes de verano y me encantó. Además, después de cenar (si la actuación lo justifica) siempre podemos entrar en el Harlem Jazz Club, que está al lado.

Después de tiempo sin visitar este bonito local, volvimos y comprobamos con alegria que mantiene el nivel. El trato al vino es correcto, carta justa pero con referencias interesantes, básicamente nacionales. Tomamos un Guitián Godello (sin F.B.). Aqui reinan las texturas a base de materia prima de la Boqueria. Excelente el bonito confitado. Mencíón aparte el Tiramisú de la casa. El trato bueno (sobretodo Paulo). Reserva casi imprescindible, y al llamar, pedid la mesa que queda como en un reservado. Precio correcto al nivel que ofrecen.

Uno de los secretos mejor guardados de Barcelona, no aparece en ninguna guía pero siempre está lleno. Moderno local en el casco viejo, con musica, servicio joven, desenfadado y divertido. Sólo abre por las noches y cuando se acaban las cenas se convierte en un local de copas. La cocina es genial, moderna, ingeniosa, entre mediterranea y oriental, todo está buenísimo, cuando acabas tienes ganas de volver para probar otros platos. Atención a los postres, el helado de vinagre de módena es de vicio. Los precios son muy correctos, tirando a populares. La carta de vinos es corta y correcta pero los vinos son un poco caros, lo recomendable es el vino de la casa, un rioja de cosechero realmente sensacional y barato, yo siempre tomo el mismo. Lo mejor es la comida y el ambiente. Imprescindible reservar y si es para el fin de semana, con bastante antelación.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar