Restaurante Embat

Restaurante Embat

16
Datos de Embat
Precio Medio:
39 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
6.9 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
5.4 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Embat Embat en Barcelona Embat Restaurante en Barcelona Embat Restaurante Embat Embat Embat Embat

Descripción

Después de trabajar varios años juntos, surge la idea de montar nuestro restaurante, El Restaurante Embat, donde en cada plato pretendemos reflejar nuestra cocina honesta, personal y accesible a todos.

16 Opiniones de Embat

Viernes festivo al mediodía. Restaurante lleno. A partes iguales, los clientes se dividen entre
a) turistas que quizás siguen recomendaciones de alguna guía, o que les pilla la hora de comer mientras pasean por el Eixample modernista, no muy lejos de la Sagrada Familia, y
b) clientes habituales que saludan a la encargada de sala. Buena señal que en un restaurante conozcan a los clientes, o al menos a mí me inspira confianza.
Comida solvente, buena materia prima, bien elaborada. Se ofrece un menú degustación de 42 € y otro algo más barato (treinta y pico), pero optamos por la carta: los chicos se ponen de acuerdo -¿milagro?- y optan por canelones y filete de buey. El mayor alaba ambos platos, mientras que el pequeño disfruta de los canelones pero no tanto del filete (probé un trocito y estaba rico). Los mayores optamos, como primeros, por sopa de apio con manzana y salmón marinado (gratísima sorpresa) y coca de sardinas, higos y tocino ibérico (rica combinación). De segundo un excelente arroz caldosito de calamar y cigala. Compartimos de postre un pastel de yogur y un coulant de chocolate. Ambos muy ricos. Agua, dos cervezas, copa de vino.
Buena atención, mesas algo juntas, y cierta lentitud. Pero ¿qué prisa teníamos?
En síntesis, solvencia gastronómica a un precio justo.

Pero los precios nos parecieron algo elevados.
Sábado al mediodía y la sala completamente llena, no quedó ni una mesa libre, al menos en tres o cuatro ocasiones no pudieron atender la demanda de mesa de gente que no había previamente reservado.
Optamos por el menú de 42 € que nos pareció correcto aunque por el nivel de cocina que ofrecen les recomendaría que la vieira, aunque sea congelada y no sea originaria de Galicia sirvan vieira y no este invento de sucedáneo para muchos elementos marinos llamado surimi.
Bebimos un Priorat, Les Tres Creus 18 € a buena temperatura.
No me quiero extender pues ya hay bastantes opiniones.
El resumen sería buena comida, servicio atento pero desajustes importantes en el tiempo de espera entre platos y ambiente demasiado ruidoso

Esta será nuestra sexta o séptima visita y siempre salimos más que satisfechos. Es el restaurante de Barcelona al que recurrimos siempre que queremos comer bien y que nos sorprendan sin que se nos resienta el bolsillo. El día de la visita era carta de mediodía pero tambien hemos probado la carta del sábado y el menú degustación y la verdad es que nos conquistan en todas sus variantes. Las berenjenas confitadas con mató, tomate y anchoas extraordinárias. Mi pareja opinó igual de la crema de alcachofas con huevo poché. Pero el arroz de segundo era EXQUISITO. De verdad que no recuerdo un sitio donde haya probado el arroz mejor que aquí. Este en concreto era con pato y setas pero el de bogavante (que tienen en la carta los sábados)es soberbio. Y aún habíamos probado un tercero en otra ocasión tambien muy bueno lo cual me lleva a la conclusión que lo dominan en cualquier variedad. El clima es desenfadado y la atención es muy correcta y agradable. Además en esta ocasión nos atrevimos a ir con los niños (muy pequeños) y nos sentimos los 4 cómodos y muy bien atendidos. Sin duda lo recomiendo.

Primera visita a este local que, por distintos motivos ajenos a mí, ha sido objeto de visitas frustradas. Muy bien en general, siguiendo la línea bistronómica que a mí, particularmente, me parece muy interesante: conseguir comer bien a precios que no sean exorbitados. El local quiere seguir en la línea de este estilo informal poco ampuloso y muy funcional. No sé si el suelo y los azulejos son los originales del antiguo local (creo que se trataba de un restaurante gallego) pero como mínimo lo parece. Por lo demás la puesta en escena me pareció suficiente y correcta con único pero: la luz me parece algo mortecina, en fin, entiendo que es algo muy difuso: ¿dónde acaba lo tenue y empieza lo mortecino? Pero no pude evitar una sensación de cierto desangelamiento.

Yendo al tema del comer y el beber lo cierto es que la cena estuvo francamente bien. Optamos por el degustación de 4 platos más postre a 42 € con un cambio que propusimos nosotros, quitando el pichón e introduciendo la espalda de cabrito, que fue aceptado sin ningún problema. Empezamos con un aperitivo de cuajada de col con anchoa y alga, que me pareció algo insulso. Luego una buena pieza de vieira con panceta ibérica y puré de patata y manzana, muy gustoso el conjunto, un pelín reseca la vieira. Seguimos con un espectacular canelón trufado de pollo de corral. A continuación un muy destacable morro de bacalao con espárragos blancos, yema de huevo ahumada y huevas de arenque. Delicioso. Terminamos con la espalda de cabrito con zanahoria especiada, kéfir y cuscús. En los postres un curioso ensamblaje: crema de té, cereales, yogur y albaricoque. Muy bueno. No tomamos café pero hubo petits fours.

Me gustó la selección de la carta de vinos con mayoría de referencias de proximidad: vinos de D.O’s catalanas, valencianas y baleares, sin renunciar a otras propuestas interesantes de otras D.O’s. Elegimos un Jané Ventura 2009 (D.O. Penedès), un multivarietal con tempranillo, merlot, cabernet, syrah y la recuperada sumoll. Sedoso, equilibrado, más que correcto.

Atentos y amables en el servicio, teniendo el local a medio gas un jueves por la noche. A poco que pueda repetiré.

Restaurante al que voy de forma más o menos habitual cuando quiero algo más que el típico menú sin necesidad de hacer un "festival". Filosofía de menú pero con carta corta. De noche y festivos es dintinto (lo probé hace tiempo y no me atrevo a valorarlo).
En nuestra última visita compartimos un plato de jamón y yo comí un arroz muy-muy bueno.
Servicio profesional y simpatía muy especial de Cristina que, a partir de tu segunda visita, ya te reconoce.
Y efectivamente para este restaurante hay un antes y un después de la ley antitabaco. En su momento decidí dejar de ir por la niebla que inundaba de nicotina el local.

A este restaurante hemos vuelto regularmente desde nuestra primera visita en el 2008 y todo sigue igual, es decir, a un gran nivel. Además es de agradecer que no se les haya subido el éxito (que creo que lo tienen, sólo hay que ver que hoy estaba a reventar y otros restaurantes están vacíos un sábado al mediodía) a la cabeza. Han encontrado una fórmula ideal y sabes que si vas allí vas a comer muy bien, sin altibajos, sin "experimentos raros" pero con platos que considero, dentro de mis conocimientos muy básicos de cocina, muy bien trabajados, acabados y presentados y que, lo más importante, están muy ricos. En este caso ha sido un menú degustación de vieira con cansalada ibérica (sí, es cierto que la vieira te la encuentras ya en todos lados, aunque como en todo, hay vieiras y vieiras), canelón de pollo de corral con colmenillas (buenísimo), bacalao con espárragos (ídem), pichón con maiz y polenta (tremendo) y un postre muy refrescante con té, yogur y helado de albaricoque. No esperéis un local fashion ni una cubertería y vajilla de lujo, pero comeréis muy bien, a buen precio y con la simpatía y buen hacer de Cristina en la sala.
Saludos

Hemos esperado mucho tiempo para probarlo porque permitían fumar y el local es muy pequeño.

- Caneló de bacalla 7,60 € - bien
- Amanida de presa ibérica 7,50 € - bien
- Hamburguesa amb brie 10,10 € - muy buena
- Tonyina amb ensalada 10,19 € - buena
- postre de xoxolata (coulant) 4,10 € - muy bien calidad precio
- postre (espuma de crema catalana con piña) 3,90 € - bien
- café 1,25 €
- 1/2l. agua 1,30 €
- Juan Gil 2005 15€

Local demasiado ruidoso

No cobran pan, cubierto ni aperitivo

Pero no se puede esperar 20 minutos al postre...y menos si el restaurant está al 70% (jugaba el Barça...).
Pero por otro lado, el menu corto (3 medios platos y medio postre) es sensacional, y la cocina está interpretada magistralmente.
El local perteció en su momento a dos gallegas que hicieron una magnífica cocina, pero desaparecieron entre las brumas célticas hará ya varios año.
Y Embat bien se merece una buena crítca. Carta de vinos excepcional. Opto por Cava Josep Maria Ferret i Guasch Brut Nature. Josep Maria, además de sr un cavista honesto, pone la fecha de la cosecha y la del desgorge. Brut Nature 2006, desgorgado el 1 de Diciembre del 2009.En su plenitud, burbuja fina y rápida. Aromas a hinojo, hierba verde. Gusto largo, seco, abrupto en el postgusto.
El menu corto a base de una magnífica vieira con anguila ahumada (8), canalon de pato y foie con rucula (8) y presa ibérica con membrillo y jugo de carne sublime(8,5). Bizcocho con amaretto, albaricoque (7). Copita de Grappa Nonino y de Calvados (no tomé datos, pero prescindible...).
Bueno, acordaros del tempo de servicio, e iríais para estrella...

...No voy a entrar en valorar muy en serio el Rte. pero me decepciono, no gravemente, pero si que nos defaudo.
Fui con mucha insistencia, quiero decir que forze a mi compañia a que me hicieran caso. Solo habia una mesa ( hace 3 meses)...no habia menu, era un festivo o algo asi ( no espera que estuviese abierto) y pedidos 4 platos para compartir del que ninguno nos dejo un recuerdo magnifico.
La carta parecia atractiva, pero no lo fue, por ese precio, esperaba mas ( tratandose de barcelona) lo vi un tanto desangelado...pero sin embargo su decoracion me gusto mucho.
El servico fue atentisimo, todo hay que decirlo.
Hubo ademas un detalle que detono la decepcion en la mesa, alguien salio de los aseos y nos llego un olor un tanto representantivo del honorable deber del descomer.
No se, fue duro para mi admitir ante mi Cia que no habia acertado, sin embargo, no creo que le de otra oportunidad.

P.D: O quizas vuelva, pero solo... es que me cuesta admitirlo, a vosotros nunca os pasado esto??? es que no puede ser!!...a tantos les ha gustado y yo noooo!!

Visitamos el restaurante después de haber leído los comentarios que aparecían aquí. Nos sorprendió gratamente. Pedimos el menú degustación, con dos aperitivos (galletas de comino y queso, y mousse de patata con membrillo y caviar de anchoas), cuatro platos (viera sobre espuma de patata y anguila ahumada, canelón de pato trufado sobre crema de ceps (lo mejor de todo), dorada salvaje con berberechos al vapor, y pichón con bizcocho y salsa de chocolate)y un postre (tiramisú deconstruido). Para mi gusto, el canelón de pato trufado con salsa de ceps fue lo mejor, y la crema de ceps estaba excelente, contrastando con el pato trufado, pero sin restarle protagonismo.
Para beber, tomamos un Brunus 07, del Montsant, que también nos sorprendió.
El servicio fue excelente, rapidísimo diría yo, teniendo en cuenta que estaba lleno, y el personal muy agradable.
Una experiencia para repetir.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar