Restaurante El Pou en Bétera
  

Restaurante El Pou

10
Datos de El Pou
Precio Medio:
55 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
5.9 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
8.4 10
Calidad-precio:
6.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo noche, lunes todo el día y martes noche.

Teléfono

Restaurante El Pou El Pou El Pou en Bétera Restaurante en Bétera Restaurante El Pou

10 Opiniones de El Pou

Conocimos El Pou hace semanas, en la boda de unos amigos y nos encantó. El pasado fin de semana acudí con mis hermanos, degustamos el menú fin de semana. El huevo cocinado a baja temperatura con puré de patatas y trufa "espectacular", y el arroz meloso de nabo y foie, que probé de mi pareja "delicioso".
Entorno relajado y hambiente del comedor muy cálido, buen trato y servicio serio. María, la propietaria y metre una delicia.
El precio ajustado, con todo, menos de 30 euros por persona con un vino de su carta que es surtida y equilibrada.
Volveremos seguro.

Tenía ganas de probar este restaurante. Misión cumplida, pero no repetiré.
Servicio tremendamente lento, nos sentamos a las 14:25 y empezamos a comer a las 16 h, y éramos 4 mesas¡¡¡
Pedimos un micuit de foie, bueno, y una ensalada como entradas, (la ensalada nada del otro mundo, pero nada) Luego uns solomillos de buey de los que sólo había para 3 personas y lo queríamos 6. La guarnición no era la que podia en la carta, una terrina de idiazabal.
pedimos a la camarera que era extranjera (ningún problema con eso) pero no entendía bien el español, más patatas fritas para los niños, ya que su menú de hamburguesitas era mínimo, y no nos sirvieron las patatas ni las explicaciones. En el plato de mi hijo venían 7 patatas fritas.
Carta de vinos más que escasa, y muy subida de precio. Ni siquiera tenían todos los que aparecían en la carta.
postres ricos.
No volveré seguro. Por la zona hay cosas mucho mejores

Tenía ganas de conocer este restaurante tan bien valorado por los "veremadors" y por amigos que han comido allí. Así que mi mujer y yo nos decidimos y el viernes pasado fuimos al Restaurante El Pou, nombre muy apropiado pues lo primero que ves al entrar es un profundo pozo.

El restaurante se ubica en un sitio ideal, muy cerca de la ciudad pero en medio del campo en lo que parece una antigua alquería. La decoración del comedor, minimalista y a la vez tradicional, así como la vajilla y la cristalería están muy cuidadas. La música de jazz muy sugerente.

Pero hablemos de los que en realidad más interesa cuando vas a un restaurante, su comida. La oferta gastronómica es de corte clásico con algún toque de modernidad. Apostamos por el menú de degustación que dado que se puede consultar en la web del restaurante no voy a detallar aquí. Me gustó mucho la vieira (y digo "la" porque sólo había una) y, sobre todo, el cochinillo confitado a baja temperatura y, supongo, pasado por la plancha o por el horno muy caliente. Me pareció excelente. Nada que ver con otros platos de cochinillo que ofrecen ciertos restaurantes del área metropolitana de valencia. Sin embargo, el postre, una porción de pastel de zanahoria con helado de chocolate me pareció vulgar.

Para finalizar, me gustaría hacer una valoración crítica de tres aspectos de este restaurante que deberían, en mi modesta opinión, mejorar. En primer lugar lo exageradamente exiguas que son las raciones; en realidad, excepto el plato de carne el resto más que medias raciones eran tapas. En segundo lugar, la reducida y cara oferta de vinos y su excesivo precio. Tomamos una botella de Mestizaje a 23 €, cuando en tienda cuesta entre 10 y 11 €, y era uno de los vinos más baratos que se podían pedir (el más barato es un vino Monsatrell de Alicante que valía 21 €). La verdad, nunca entenderé a aquellos restaurantes que creen que ofrecer vinos de un precio medio va en contra de su categoría. Y por último, la calidad del café (espantoso a pesar de la marca) y las infusiones (de bolsita)debe mejorar mucho.

Nueva visita a este comodo restaurante, que poco mas podre añadir.
Como aperitivo sacaron junto a las cervecitas unas aceitunas negras aragonesas y una cuchararita de atun con una salsa (no recuerdo cual).
Esta vez pedimos las alcachofas con chipirones a la plancha, del que he de decir que no estuvo a la altura deseada (asi se lo hicimos ver a la casa), las anchoas del cantabrico si que volvieron a destacar como la primera vez.
Como plato fuerte fueron el cochinillo acompañado con strudel de manzana y miel de naranja (muy bueno este plato) y carrillera de buey sobre cremoso de patata y setas (la carne estaba jugosa, pero el sabor general era un tanto fuerte de especias o algo ceranao).
Para el vino(la carta sigue estando suvidita)pedimos un Prima, del que nos ofrecieron elegir añada, ya que disponian de 2006 y 2007.
El postre para compartir fue el delicioso souffle caliente de chocolate con helado casero, acompañado de dos copas de La Bota nº 12 de PX.

Por esta vez bajo un poco la puntuacion, espero que en la proxima vez pueda volver a suirla...

Apuesta arriesgada, si no corre la voz como toca, ya que se encuentra un un sitio algo apartado, aunque de sobra conocido por la gente de la zona.
Aqui decidimos celebrar mi cumpleaños........
Sustanciosa reforma la que ha recibido este restaurante, con guiños rusticos (madera y piedra), impresiona ver el pozo de 30 metros de profundidad.Ya sentados encontramos una bonita vajilla, manteleria y cristaleria, igualmente lo es la cuberteria, aunque los cuchillos al ser redondos se hace dificil agarrarlos con fuerza.
Atencion en mesa muy buena, rapida y simpatica.
Entrando en comida pedimos, de aperitivo, una manzanilla San Leon y un Martini, de entrantes, ensalada de queso manchego, brotes, nueces y virutas de jamos (buena variedad de lechugas), anchoas caseras del cantabrico OO (excelente tamaño), mozarella al horno albarcada en jamon de bellota con un toque de pesto (rico).
De segundos, solomillo de buey acompañado de terrina de ideazabal, patata y bacon (buena calidad, no asi la cantidad...) y milhojas de manita, morro carrilleray foie (segun quien lo ingerio, riquisimo).
Para beber, tomamos un calzadilla 2003, que en la carta subidita de precios, este se encontraba mas o menos asequible.El servicio de vino si fue muy correcto.
De postre un soufle de chocolate con vainilla para compartir entre dos personas y entre dos copas de La Bota de Pedro Ximenez.
Se me olvidaba que como detalle de la casa nos sacaron un mejillos al escabeche con la manzanilla y con los cafes trufas y galletitas de chocolate.

Todo muy correcto y recomendable.

Me alegra que en Valencia y alrededores no solo se arriesgue con el tipo de cocina, sino además con el local del restaurante. En este caso creo que es de los más bonitos que hay en la provincia. La cocina me sorprendió gratamente y la relación calidad-precio es sumamente acertada. Lo recomiendo sin ninguna duda y desde aquí animo a los dueños a seguir en ese camino
En mi caso he ido dos veces y he pagado unos 50 euros por persona, la útima vez tomamos el menú degustación y nos encantó a todos.

Probamos el menú degustación que ha sido modificado (no se si puntualmente o se establecerá como tal), en cualquier caso, magnífico.
Primero vieira fresca con sopa al gazpacho con temperaturas muy conseguidas. Para continuar mozzarela al horno con jamón ibérico muy bien presentado. Como platos fuertes filete de atún con salsa (creo que de pimienta y caviar) y destacaba cochinillo al horno sobre manzana y col dulce. Helado de melón y bizcocho de zanahoria con trufa y calabaza con sabor bastante original.
No bebimos vino, aunque la carta era atractiva.
Recomendable.

Bonito lugar en las afueras del pueblo de Bétera , muy bien restaurado , un antiguo pozo , el cual está a la vista ( tipo antigua excavación arquelologica ) , la atención es muy buena , les falta tablas , pero hay que pensar que estan empezando , ganas hay , los platos son buenos , casi exquisitos , se nota el empeño de los cocineros en que todo salga perfecto, tiene una higuera en el exterior donde se puede tomar un aperitivo ó incluso el café y las copas después de cenar , en ésta época es magnifico, sobre todo por la tranquilidad y el perfume de los arbustos.

Masía perfectamente restaurada que cobija en su interior un viejo pozo con el agua del cual se regaban los naranjos de los alrededores. El pozo está a la vista, precioso, tapado por un grueso cristal sobre el que puedes caminar.
El local es de estilo rústico con bosquejos de diseño. Techos muy altos abuhardillados, mesas cómodas y separadas, coperío Schott gama alta y buena vajilla.
Cocina moderna de mercado. Interesantes el Micuit de foie en plum cake y la Carrillada sobre mousse de patata y setas.
Carta de vinos escueta pero variadita. Optamos por un Beaumont Shiraz 2004 estupendo.
Amable y atento servicio.

Con apenas dos meses de vida, este restaurante ubicado en una antigua masia de Betera, rodeado de naranjos y ocupando la casona del antiguo pozo existente, se proyecta como una referencia interesante para el area, probablemente todavia no pueda ser lugar de peregrinaje desde Valencia, pero para el residente de los alrededores es perfecto.
Muy buena disposicion de las mesas, en un salon abuhardillado donde se ha respetado sus vigas y paredes de antaño, se acondicionan dos zonas perfectamente separadas entre si, la tipicas de fumadores y no fumadores.Suelo de parket, sillas muy comodas, propuestas de mesas cuadradas y redondas, bien vestidas, con una magnifica cuberteria, tal vez extremadamente moderna, pero muy original, la cristaleria alemana y la vajilla perfecta.
Los vinos estan en su sitio, como debe ser, climatizados, con una corta carta pero con referencias interesantes y gran predominio de cavas y champagne.
En mi caso, menu de medio dia, una escalibada de balacao templado, un sargo sobre un lecho de crudites y sopa de queso, para acabar con un fantastico postre casera de textura de leche merengada con helado picado de cocholate.
Los camareros faltos de experiencia, pero simpaticos y con ganas de servir, una pareja dirije el tinglado, el en los fogones, ella en sala y pendiente de hacertelo agradable, sin duda alguna un buen referente que habra que seguir en su evolucion.Sobre el vino poco puedo decir, medio dia, trabajo y solo una copa ofertada por la casa dentro del menu, que no supera los 20€ pax.

Ver más restaurantes en Bétera

Novedades de Verema

Descubre nuestra comunidad hermana Rankia: Finanzas, Economía, Bolsa y Banca

Copyright © 2000 - 2018 Verema Interactiva S.L. Aviso legal - Política de cookies - Quienes somos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar