Restaurante Pura Cepa

Datos de Pura Cepa
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.4 10
Servicio del vino:
6.6 10
Comida:
6.6 10
Entorno:
6.3 10
Calidad-precio:
6.5 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Murcia
Localidad: Murcia
Dirección: Plaza Cristo del Rescate
Código postal: 30003
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


18 Opiniones de Pura Cepa

Hace unos 8 años cambió que de gerencia y mejoró notablemente. El ceheginero Juan Francisco Carmona lo ha elevado de calidad y nombre hasta figurar entre los mejores 20 winebars de España:

https://www.gastroactitud.com/pista/top-10-los-mejores-wine-bars-de-espana/

Carta de comida corta pero muy original. Probamos:

  • Ssam de panceta de chato murciano
  • Croqueta de Txuleta de ternera
  • Delicia de Rape y Gamba
  • Tosta de sardina trufada
  • Calamarcillo parrilla con tomate seco y aliño
  • Anchoa del cantábrico 00

. Gran terraza y buen servicio.

Visita obligada en Murcia.

 

Cuando el sumiller Juan Francisco Carmona asumió el traspaso del local hace unos tres años, la calidad ha aumentado exponencialmente. Tienen unas tapas muy buenas y originales y la mejor carta de vinos de la Región de Murcia, y no lo digo solo yo, sino que la revista Gastroactitud lo ha elegido como uno de los mejores winebars de España. 

Para empezar probamos esas maravillosas hueva y mojama murcianas, después ensalada de tomate raf con bonito. Setas de temporada al vino oloroso, plato estrella para mi gusto. Después burrito de confit de pato, meloso y sabroso. Para beber un blanco VERAGUA, color castaño, maravilloso.

Buen servicio. Visita obligada en Murcia.

 

http://www.puracepamurcia.com/

Local pequeño pero con una terraza grande, muy agradable y tranquila. Vinos por copas y cocina a base de pequeños platos. Desde que se inauguró, hace ya unos cuantos años, apenas ha cambiado su carta. Otro problema es que su personal cambia constantemente y se nota sobre todo en la cocina, Aunque ultimamente parece que lo están solucionando.
Tienen una carta de vinos amplia y siempre algún vino interesante por copas. Su dueño es el sumiller murciano Pedro Martínez.

Después de unos cuantos años, volvemos a este restaurante.
elegimos el "menú degustación".
-croquetas de gamba, muy ricas.
-chupito de Viera, bien.
-Ensalada, con crocanti dulce, prescindible.
-jamón y lomo ibérico, muy ricos.
- zarangollo con calamar y huevas de mújol. algo soso.
-Carrilera de ternera, aceptable.
-pincho de solomillo (con un toque de aceite de trufa), bueno.
-cambié los 4 minipostres por un pincho de presa con pimientos, también bueno.
Alguna cerveza y 2 botellas de Marqués de Vargas reserva 2005 y 1 de Baigorri crianza 2006. Éramos 8 personas.
Cenamos en la terraza. No nos ofrecieron el vino de la quincena recomendado, un Trapío a 15€, Lo tenían escrito en la pizsarra, dentro del restaurante.
Tomé una copita de Lustao oloroso con el jamón.
Nos costó 41€ por persona, caro para lo que comimos y bebimos.
La cantidad es aceptable, pero un poco más sería recomendable.
No hay ningún plato que "sorprenda".
Precios sin IVA, porqué?.
Nos cambian las copas al cambiar de vino, pero no nos lo sirven porque, en palabras de la camarera "como sois 8 no quiero repartirlo yo no sea que me falte para alguien"

Mucha gente podra decir que peca de sencillo o de recurrente, pero lo cierto es que apesar de la crisis este restaurante, donde el vino es el protagonista, esta siempre lleno. Algo hara bien no?

De primero croqueta de gamba roja, y muslitos de codorniz. Una genial carrillera con patatas paja y unos montaditos de solomillo iberico con cebolla, los postres los de siempre.

Un restaurante con las caras guapas de murcia y lleno de buenos ratos.

El vino,valtosca.

Tal vez la consolidación en el tiempo de éste local venga dada por la repetición de sus clásicos. Pero eso mismo me hace pensar en que si el local ha sido delicadamente ajustado, las selecciones y rotaciones de vino siguen siendo correctas, y el servicio ha logrado que todo transcurra con una naturalidas envidiablem, es la cocina la que parece que debería de tratar de, con valentía, dar un paso adelante, y dejar de juegos fáciles, y dejar que la monotnonía estropée platos sencillos que sólo merecen una atención antes de salir de cocina.
Menú de 25€, con cantidades justas. Vajilla adecuada. Intersante las porpuestas de Vieiras con Foie, corectos el muslito de codorniz, aunque poca trabajda un dulce acompañamiento, y la croqueta de gamba, clásico de éste local, con el relleno poco fruido y apelamazado.
Si la patata con parmesano peca de algo es de sequedad, por el guisado de la patata y por la poca generosidad el acompañamiento de la sempiterna espuma, y digo sempiterna por que es una casa donde gusta jugar miucho con la simplicidad de los sifónes, llegándo, en el caso de los postres , a ser alarmante.
Unas carrilleras que tivieron que ser devueltas por su concentración de sal y un solomillo de cerdo con cebolla, sin interés.
Muy desigual la comida. Bien el resto.
Vinos bebidos, La Nit, de Raventos y blanc, Roda I y unas copas de Merlot Solo.

Local agradable con un decoración en tonos negros. Tiene tres zonas distintas una terraza que funciona todo el año incluso en invierno, una barra con mesitas altas para dos o tres personas y finalmente un comedor no muy grande. Su menú degustación está en general muy ajustado, sobresale la croqueta de gamba roja, y la carrillera, los postre originales. Buena carta de vinos. El vino fue un Juan Gil. El servicio es agradable. Sobresale la relación calidad precio del menú degustación

No reinventa la cocina murciana, pero es innovador.
El ambiente, clásico de taberna, poco estudiado pero agradable y acogedor.
Entrantes muy variados,nos decantamos por la croqueta de gamba roja, muy conseguida, los buñuelos de gula, los he probado mucho mejores, jamón ibérico aceptable, un montadito de solomillo ibérico con cebolla caramelizada, tapa de toda la vida, muy rico, sin estridencias. Un entrecot para compartir y finalizar la cena, bien sin más.
La carta de vinos, recoge lo mas florido de los mostos murcianos, y no deja de lado una buena colección nacional. Optamos por un Altos de Luzón, temperatura de servicio espectacular, la segunda decantada por que se rompe el corcho, mas caliente, mejor el primero.
Para postre, un plato al centro con degustación, reseñable la crema de queso con pimentón.

Agradable para cenar de continuo, variada carta y no excesivo en el precio.

Es un restaurante al que vamos a menudo y la verdad es que nunca nos ha fallado. No es para una cena exclusiva pero tiene una buena relación calidad-precio y sobre todo es previsible. Destacaría las croquetas de gamba roja, las berenjenas a la crema, y las albondigas de jabugo con setas. La carta de vinos no es muy extensa pero si es variada y ofrece cosas interesantes, nosotros pedimos un Lavia 05 (15 euros)y unas copas de Silvano García dulce monastrell para el postre.

Es lo que esperaba ese bar de tapas, divertido, con una buena relación calidad precio.
El servicio es desenfadado pero muy agradable, la comida original, muy buena y creativa con sentido común, buenos guiños altamente recomendable la croqueta de gamba roja y las berenjeras a la crema siglo XXI. El local tres ambientes, comedor, mesas altas y terraza.
El vino, me da que rotan de manera muy dinamica las referencias, unos 15 vinos por copas, cavas, blancos, tintos y dulces, .......y algunos vinos que denotan que saben lo que tienen entre manos. Para mi ese local redondo que no es un restaurante gastronomico pero que es la oferta que a muchos nos gustas, buenos vinos, buenas tapas, raciones......y todo en su medida. Muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar