Restaurante La Salvaora en Valencia

Restaurante La Salvaora

Datos de La Salvaora
Precio Medio:
26 €
Valoración Media:
6.9 10
SERVICIO DEL VINO:
6.3 10
COMIDA:
6.6 10
ENTORNO:
7.1 10
Calidad-precio:
7.4 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Ciutat Vella
Dirección: Calatrava,19
Código postal: 46001
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana, Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Los lunes a medio día

Teléfono


Opiniones de La Salvaora
OPINIONES
11

Local pequeño pero cómodo, aunque las mesas (y las sillas), demasiado pegadas.
Optamos por el menú de mediodía, que costa de un primer plato, un plato principal y un postre, a elegir entre varias opciones.
De primero una ensalada con diferentes tipos de lechuga, frutos secos, alguna cosa más que no recuerdo y un aliño de mostaza.
Los frutos secos eran quicos y cacaos... y además, al estar aliñada con demasiadaa antelación, estaban blandos, y las hojas de ensalada, mustias.
De degundo un arroz de setas (de cardo, las únicas que habían), blanquet y sepia. El arroz estaba en el punto, pero no tenía un sabor definido, le faltaba personalidad, ni sabía a marsico, ni a carne, ni a setas.
De postre una crema de dulce de leche con chocoalte, que sabía a chocolate, pero no a dulce de leche. Me recordó a los postres de la lechera, también por estar servido en el mismo recipiente de cristal.
No se que pudo ocurrir, pero el menú me pareció muy flojo en un local que me habian recomendado y con buenos comentarios aquí. Y no creo que sea culpa de no utilizar materia prima excelente (está claro que por el precio del menú no se puede), ya que con un producto de calidad normal, sin duda se pueden obtener mejores resultados.
Respecto al vino, carta corta pero bien pensada. Optamos por un Pasión de Bobal, dan el vino a probar a todos los comensales (curioso) y servido en unas excelentes copas Spiegelau.
No sé el precio final, ya que fui invitado, pero el precio del menú es de 11€

No recordaba haber escrito sobre este mismo restaurante hace algo más de un año, y me sorprende que si tuviera que escribir mis impresiones, no se distancian mucho más de la abajo.

Lo habitual es la decadencia, si bien mantiene en su linea. Ayer el arroz con pato estaba delicioso, no obstante ese toque de canela no resulta de mi completo agrado.

Los postres de buena presencia, resultan faltos de sabor.

Seguiré volviendo.

Lo he visitado en 5 ocasiones, y ya sé lo que es.

He comido numerosos arroces y de varios colores, y siempre me decepcionan por su falta de sabor, pero claro está, mentalmente rectifico rápidamente por que evidentemente por ese precio no te van a poner un fondo de pescado fresco cocinado durante varias horas.

Tienen fallos de juventud, como aquel que en la misma plancha hacían sardinas y entrecots, que aunque la limpiaran los sabores se mezclaban.

Las mesitas son minúsculas, y los vericuetos del local lo hacen algo incómodo. Tiene una bonita decoración, pero le falta el sabor de lo autentico.

Peeeeeroooooooooooooooo, !!! Volveré !!! ¿Porque? Por que te tratan bien, te sonríen, se interesan por la aceptación de sus elaborados, tienen inquietudes y hacen malabarismos para presentar platos por el precio que ofrecen.

Volver, pero claro está, no en plan de gourmet.

Acudimos domingo y el local está lleno, buena señal.
Tomamos el menú, quizá algo corto en opciones, pero de nuestro agrado varias de ellas. Optamos por una ensalada de canónigos y huevo pochado y habitas salteadas con jamón, mejores que la ensalada que queda un poco insulsa.
De segundo un caldero de arroz con bogavante, con raciones suficientes. Muy correcto, aunque lleva aderezos que disfrazan un poco el sabor.
De postre brownie muy rico de ración mínima, y Mousse de caramillo de bayleys, nada novedoso.
Probamos el vino Ángel, valenciano de la font, a evitar, demasiado duro de paladar. El servicio del vino inexistente.
En general, recomendable probar, servicio agradable, aunque un poco lento.

EL local es pequeño, agradable y sus encargados muy atentos, aconsejándote sabiamente. Aún con ello, el local no da más de sí, dado su reducido tamaño, por lo que si se va un grupo de unas 6 personas, resulta algo incómodo...
Las raciones son ajustadas y el precio un sábado noche (que no hay menú, como suele pasar en el 90% de restaurantes de Valencia, y no de Madrid o Barcelona donde muchos restaurates con el tema de la crisis ofrecen menú de noches de fines de semana por unos 12 € + bebida. Pero bueno, éste no es el caso de nuestra ciudad, donde parece ser que somos todos muy ricos :-)

Resumiendo, muy buena atención pero raciones demasiado justas. Carta de vino breve. Recomendación: el rabo de toro.

Este sitio me ha encantado, tiene una atmosfera muy intima, su decoración esta muy bien cuidada y el ambiente es muy acogedor.
La atención es perfecta, siempre estan muy atentos a si necesitas algo o si estas comodo y tal, la comida es lo mejor, nosotros fuimos a medio día y nos pedimos un menú que esta muy bien de precio, también tienes una carta muy completa y su bodega no tiene desperdicio.
Totalmente recomendable, volvere!!!

Fui recomendado y no me defraudó.
Pequeño restaurante situado en la Ciutat Vella de la capital valenciana. Ambientado en el flamenco, penden de sus paredes numerosas, bastantes, fotos relacionadas con este arte.
Carta no muy extensa, lo que se agradece. Materia prima de calidad. Nos dejamos aconsejar por Jaume.
Nos puso unas croquetas de boletus y ibericos, muy buenas, el pulpo a la brasa, excelente, unas sardinas ahumadas en aceite, tambien de categoría y unos crujientes de morcilla.
Como plato principal tambien nos dejamos recomendar y nos sorprendió con un sobresaliemte rabo de buey. Como postre un sorbete de mandarina. Como vino un "Rafael Cambra Uno" 100% monastrell de comunidad valenciana, impresionante.
Excelente comida, excelente vino, excelente trato... falló la tarde de toros en general aunque pudimos disfrutar de un gran Manzanares, pero me llevé de la ciudad del Turia, el recuerdo de esta grata y excelente comida, aun siendo pleno dia de fallas y estando todo a rebentar.

Restaurante pequeño que salva de forma sobrada su buen hacer , tendria que decir que les vale mas las ganas de hacer las cosas bien que el resultado en si por eso se le perdona o mejor dicho se le valora de mejor forma.Lo vistamos el sabado por la noche , local lleno ,hora punta , mesa para tres, nos dieros la mesa alta, ultimamente empiezo a preferirlas a las demas, aunque rogaria que no se movieran tanto las sillas por su desgaste, picoteo correcto, el servicio del vino justo, sin tonterias , la calidad adecuada , el servicio por el local y por estar lleno al final tardaba un poco, el trato bueno.
Si estas por la zona del carmen y en la misma plaza del negrito tienes una opcion mas que correcta para cenar.

He ido varias veces a este local del barrio del Carmen y es una apuesta segura, especialmente yendo de menú al mediodía (10€ sólo comida), hay pocos restaurantes en Valencia con tan buena calidad precio. La carta es corta pero acertada, destacaría sus arroces, tanto de verduras como de pato con boletos(Expectacular), y el servicio del vino es correcto teniendo un surtido de tintos poco conocidos comercialmente hablando pero interesantes. Una cosa, en las mesas del fondo no hay cobertura de móvil.

Junto a la plaza del Negrito encontramos esta taberna con decoración sencilla. Las mesas algo justas de espacio aunque amablemente nos pusieron a 2 personas en una mesa de 4. Taperío atractivo, con elaboraciones clásicas en las que se une una buena materia prima y atractivas presentaciones. Una carta de vinos sencilla pero con opciones interesantes. Copas adecuadas. Buen café (no tomamos postre). Eso sí se paga la calidad de las elaboraciones (80 2 pax).

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar