Restaurante Degvsta en Tarragona
  

Restaurante Degvsta

12
Datos de Degvsta
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.5 10
Entorno:
7.6 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Degvsta La variación de crema catalana Degvsta El bizcocho de chocolate Degvsta en Tarragona La rica lubina

12 Opiniones de Degvsta

Atraído por los comentarios del foro fui el otro día a mediodía. Me llevé un poco de sorpresa porque no hay carta a esa hora sino sólo menú (o quizás sólo ofrecen la carta si la pides tú); la verdad es que casi me dio lo mismo porque los platos presentes eran ya suficientemente atractivos y creo que también representativos de su cocina. Me encantó la decoración, acogedora y con muchas posibilidades, ya que no es un comedor propiamente dicho sino varios cuartos y la coqueta terraza.
Allí nos sentamos. Menaje de buena calidad, servicio muy profesional y agradable, aunque más que servicio hay que hablar de la única maitre-camarera que atendía todo el restaurante. Imagino la crisis les ha obligado a restringir personal pero a pesar de la competencia de la persona pues queda muy justo, lo que redunda en pequeños retrasos en tomar la comanda, el café, la cuenta,...ese es el único fallo que yo encontré.
Pero vayamos al grano gastronómico. De primero ensaladilla rusa con espuma de mayonesa, plato correcto.
De segundo un comensal eligió lubina al horno y los otros bacalao confitado; ambos 2 pescados perfectos en su punto, el bacalao con una estupenda muselina.
Postres sugerentes y muy estéticos: bizcocho de chocolate y una crema catalana muy original con helado de mango si no recuerdo mal.
Buen café con el detalle de si lo pides con hielo las rocas son también de café, con lo que la infusión no se aguachina.
Buen servicio del vino, no reparé mucho en la carta. Bebimos un rosado de Bárbara Forés en su punto de frío.
El pan quizás lo más flojo.
Me invitaron pero menú con vino, agua y cafés no llega a 20€, la RCP me pareció magnífica.
En fin, deseando volver para probar la carta.
Como anécdota comentar que la bañera antaño llena de corchos de vino ahora se encuentra repleta de trozos de vajilla. Cosas del diseño y arte moderno...

  • La variación de crema catalana

  • El bizcocho de chocolate

  • La rica lubina

Hacia unos cuatro años desde la primera visita, tuvimos claros y oscuros, pero en esta ocasión, el sol radiaba y eso que fuimos a cenar.

Esta vez, la experiencia ha sido altamente satisfactoria, de entrada, la carta está renovada, afortunadamente, algún plato que nos gustó, sigue.
Creo, no estoy muy seguro, que la sala esta algo reformada, aunque en esta ocasión, pudimos cenar en la preciosa terraza, lo suficientemente alta para que los ruidos de la calle no interfieran la velada, tuvimos la suerte de que la temperatura era ideal, no se como lo deben gestionar en pleno Agosto.
La terraza es deliciosa, las mesas muy bien puestas, las sillas son bancos, de esos que te puedes encontrar en los parques, al principio pueden ser un poco incómodos, pero nos olvidamos de ello a lo largo de la noche, así que al final, no lo deben ser tanto, eso si, estéticamente, encajan perfecto en la terraza.
El techo está formado de plantas correderas y flores que junto con tonos blancos de paredes y cortinas, logran un ambiente especial.

Cuando entras, hay que subir directamente arriba, esta vez, nos atendieron rápidamente, un servicio atento, cercano, conversando sobre los platos, sugiriendo y aclarando dudas cuando lo necesitamos, preocupándose por como evolucionaba la velada.

En lo que respecta a la cocina, lo que hemos descubierto, es una habilidad para acertar en todas las combinaciones de los platos, aunque obviamente, esto va a gustos, con el nuestro, acertaron de pleno.
Nos reciben con un aperitivo, chips de boniato con humus para mojar y dos cucharas de tartar de salmón, un comienzo muy prometedor.

Para los entrantes nos sugirieron compartir y así lo hicimos, empezamos compartiendo una ensalada de queso de cabra, lo verde, con bolitas de queso, kikos, un aliño dulce, creo que de miel y fresas, las fresas encajaban muy bien, para nuestra sorpresa, si te gustan las ensaladas con toques dulces, esta es una buena elección. Combinación #1.

El segundo entrante fue un espectacular timbal de patata y cebolla caramelizada con morcilla y huevo de corral, lo trinchan y al final son unos huevos rotos, he comido muchos, ninguno con morcilla, le va de muerte, diría que las patatas tenían un punto de ajo, buenísimos. Combinación #2.

Para los platos principales otras dos mezclas geniales:

Pies de cerdo rellenos de cigalas al brandy, con un all i oli gratinado por encima y un crujiente de algo que ahora no recuerdo lo que era, lo primero, que olor mas apetitoso despedía aquello, pero aun mucho mejor cuando lo pruebas, textura cremosa, que es lo que mas me sorprendió, combinación de sabores buenísima y ese puntito del all i oli… lo presentan en tres rollitos. Combinación #3

Láminas de pluma con queso y membrillo. Dos piezas, láminas de pluma presentadas como un sándwich, entre lámina y lámina, queso y membrillo, con unas setas. La carne en su punto, muy gustosa, tierna y otra vez combinación de sabores, suave, en este caso, con el queso y el membrillo. Combinación #4.

Cenamos muy bien, sin prisas, los cuatro platos a un gran nivel, si tengo que destacar, destacaría los pies de cerdo porque nos sorprendió su textura, pero sobre todo sabores, sabores en los cuatro platos, y en esa terraza aun mejor.
Un cortado acompañado de unos bombones de chocolate negro y blanco para rematar.

Respecto al vino, tienen una carta interesante, una bodega que puedes visitar, para escoger tu mismo el vino, nosotros nos decantamos por un cava, Llopart Integral Brut Nature (19€), bien servido, buenas copas, buena cubitera con hielo suficiente para mantener el cava frio durante toda la velada, que fue larga, de tanto en tanto, te llenan las copas.

Visto el arte de las combinaciones, no podíamos acabar la cena sin unos combinados……Un GT de Hendriks (9€) y un mojito de ron blanco (6,5€), que nos ayudo a salir flotando de allí.
Las copas no la incluiré en el precio.

He vuelto al Merlot, q ya no lo es, a perderme con ganas en su terraza fantastica.
Dejando de lado al pasado maravilloso, disfrutamos de una buena comida.
Carta elaborada, platos trabajados y raciones correctas.
Manteleria bassols pero con mantelito individual extra de plastico q pude verse moderno pero q yo vi como algo extraño pues la combinacion no casa.
Las copas son riedel, loza variada y decente aunque con algun elemento roto, algo totalmente cutre y q deberia evitarse.
Servicio del vino muy justito, la apertura de la botella es una "lucha" y el relleno, esta en cubitera a distancia, intermitente .... Algo absurdo pues las mesas son amplias y hay espacio suficiente, pasar sed es ilogico...
Servicio amable y cordial muy cercano y proximo.
Precios correctos.
Recomendable en verano por la terraza y por los platos, en este orden.
En invierno sera interesante, la decoracion moderna en casona clasica luce bien.

Conociamos a los antiguos propietarios, cuando se llamaba Merlot. Esta vez, gente emergente se han hecho cargo de cocina y sala. Muy familiar, muy agradables y muy cuidada la comida.
Nos pusieron de aperitivo un humus demasiado cargado de ajo y una croqueta de bacalao "remake". Buena.
Seguimos con unos langostinos compartidos cubiertos con katahifi con salsa de romesco espesa, espesa. Bien.
Vieiras en mil hojas con foie fresco y escalivada. Excelente.
Como principal, tomé una pluma de ibérico con queso de cabra, láminas de membrillo y peras al sabor del vino del Priorato. Para mi, la carne demasiado hecha, pero es un gran plato.
De postre tomamos helado de vainilla con creps de chocolate con especies hindúes sobre crema inglesa. Bien.
Con el café tomamos merengues de cacao y rosquillas de vino.
Tomamos un vino raro. Multivarietal, Ca N'Estruc. 2008. De las montañas de Montserrat. Un vino muy amable y suave.
El pan, cortado a rebanadas, muy blando, tipo "coca", y con azucar encima. Bueno.

Finalmente hemos estado en este Restaurante, somos de Tarragona provincia y habiamos oido hablar bien, para una noche sin niños buscabamos una apuesta segura... y no nos defraudo!!
Cenamos en la terraza, nos dejamos aconsejar por Esther y en cuanto al menú degvsta todo muy correcto, excelente presentación, buenas copas y vajilla acorde con los platos. Tambien nos dejamos aconsejar con los vinos, nos propuso DO Terra Alta y acordes con los platos, demasiado alcoholicos para nuestro gusto.
Me quedaba con las ganas de provar el Tiramisú, lo dije y aunque no estaba en el menú me lo sirvieron... mmmm!! sin duda alguna uno de los mejores que he provado.

Una noche para repetir.

En el casco antiguo de Tarragona en una calle perpendicular a la calle mayor, se encuentra Degvsta, entras por lo que supongo que es la zona lounge, vacia y desangelada, no hay nadie, asi que tienes que subir por unas escaleras, al menos ese dia tardaron en recibirnos, creiamos que estaba cerrado.

El restaurante es bonito, con ambiente de casa antigua, una bodega dos pisos mas abajo, mesas bien colocadas, una bonita terraza, pero toda reservada, si quieres terraza, hay que llamar antes, varias personas que llegaban preguntaban por la terraza, al estar completa marchaban, luego entendi porque.

Bueno, al tema, empezamos con:

Crujientes de sepia con romesco. Impactante presenatcion, tiras de sepia rebozadas servidas en vertical dentro de un vaso y al lado un basito con romesco, asi que como si fueran calçolts a mojar, divertido, despues el montaje se cae, las tiras de sepia muy finas, no las notas, solo comes el rebozado, a la tercera ya te has cansado, mal, que pena, solo con que fueran un poco mas gruesas....
Timbal de patata, cebolla y morcilla de Tortosa confitada a la canela con huevo frito de corral, este si, lo trinchas todo y a disfrutar, muy buena mezcla de todos los ingredientes, sabor delicado que sorprende porque esperas algo mas fuerte.

Los segundos:

Pluma de cerdo iberico rellena de queso de cabra y dulce de membrillo, con laminas de peras al vino del Priorato. Tambien muy bueno, carne poco hecha y muy tierna que mezcla muy bien con el queso y el membrillo
Milhojas de confit de Pato con manzana salteada al Cointreau, queso de cabra y caramelo de vino. Quiza el mejor, gustosisimo, aunque al final el hojaldre se ablanda un poco, aguanta bien.

El servicio un poco "parado" al principio, luego se animó y hasta charlamos un poco sobre la bodega. Buena carta de vinos, muchas referencias catalanas, buenas copas, se esmeran al servierte la primera copa, sirven con cuidado, limpian la botella, luego ya es cosa tuya. El vino servido a temperatura, que cuando llegan estas fechas alguna sorpresa te encuentras. Pedimos un Pittacum (15€)
Al final pasemos calor, no pusieron el aire acondicionado, quizas por eso otras personas no se quedaron al estar la terraza llena, en Tarragona a finales de Junio hay que poner el AC.
Estuvo casi perfecto, lastima de la sepia y el calor, que penalizara un poco en mi valoracion del entorno
El precio sin postres

Nos recomendaron este restaurante unos amigos de Tarragona, fue fabuloso, un local reformado en el casco antiguo con toques calidos de piedra.
Comida sencilla con toques de creatividad, muy bueno el crujiente de sepia o calamar no me acuerdo, el menú diario fabuloso la ensalada fresca y con una vinagreta muy rica, los segundos perfectos, solo mi pescado que para MI gusto muy cocido con unos chips de puerro por encima, el servicio de vinos perfecto nos pusieron cubitera para el vino de la casa, un marmellans blanco de la cooperativa de capçanes, a mi mujer le encanto el servicio gente joven con ganas de trabajar y hacer las cosas bien echas estaba a tope pero todo fue muy bien, lo único los postre muy flojitos.Bolveremos.

Bonito local cercano a la Catedral de Tarragona. Restos históricos englobados en una arquitectura moderna con buena distribución de mesas y cómodo mobiliario.
Nos decantamos por el menú de mediodía de 15€ más IVA. Cocina mediterránea bien elaborada de la que destacaría el bacalao confitado con allioli gratinado. Los entrantes que tomamos muy ricos y bien presentados y el servicio siempre atento a nosotros.
La carta de vinos tiene un buen número de referencias, copias apropiadas y el servicio es bastante correcto, prestando especial atención a este tema. Buenas copas que permiten un buen disfrute del vino y precios comedidos. Por cierto, tienen cerveza Rosita.

Un restaurante que me gustó por la naturalidad del servicio y el buen hacer de su cocina, además de gustarme la decoración y esa bañera de patas llena de corchos de vino.

Buen restaurante sin grandes excesos ni sofisticaciones. Comimos menu degustacion sorpresa y estuvo bien. Buenos aperitivos (2), el bacalao muy bien, excepto la salsa que se notaba demasiado el cacahuete, para mi gusto claro, y la espaldita de cordero siplemente genial. El pre-postre espuma de leche con galletas maria, te recuerda a la infancia. Solo faltaba algun detallito de la casa en el café.
Tambien lo he visitado varias veces en el menu diario y está muy muy bien.
RCP buena.

Por lo que respecta a Degvsta, es un restaurante donde las veces que he ido he disfrutado siempre del producto y del servicio prestado, algo dificil de ver hoy en dia en Tarragona, ya que siempre resta algo de las dos cosas.
Encontrar el restaurante perfecto es impoosible desde mi punto de vista ya que siempre hay algo que puede mejorar o que no existe, y luego porque encontrar todos los elemntos que puedan llegar a seducir al evaluador es practicamente imposible a dia de hoy, ni elbulli tiene este nivel, siempre se escapa algo.
Por desgracia o por fortuna el tipo de trabajo que desempeño me hace recorrer mucho este tipo de establecimientos, a veces carta y otas menu, con lo cual es mas facil llegar a juzgar el global de las circunstanias que se pueden dar en un restaurante a la hora de las recomendaciones por ejemplo...
El Degvsta es un local que a mi particularmente cuando lo conoci como Merlot me ha enamorado poco a poco y cada vez me gusta mas, ahora mas y todo con la nueva direccion, que desde mi punto de vista comparado con lo que hay en la demarcacion mi nota global es un 8 y segun que dias un 10.
El unico inconveniente que le veo asi a simple vista es que podrian tener un poco de consideracion con los que bebemos maltas ya que es un poco austera la carta de "whiskis".
Pues nada amigos...os animo a disfrutar de degvsta que no os decepcionara.
BON PROFIT A TOTHOM!!!!!!!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar