Restaurante El Tresmall

17
Datos de El Tresmall
Precio Medio:
37 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
7.1 10
Comida:
7.1 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


17 Opiniones de El Tresmall

Vuelta a este local tras unos 10 años de ausencia, ya que es de los últimos restaurantes que encuentras en la carretera de las Marinas (dirección Oliva), y no suelo moverme por esta zona.
Lo encuentro diferente, pero su terraza pegada al mar permanece inmutable, por esta zona la playa es de cantos rodados y no está nada concurrida.

Mucha gente comiendo tanto dentro como fuera (calculo unas 250 personas), hacen que el servicio sea ligeramente estresante, pero esto ya es la tónica común de Denia.

Tomamos unos aperitivos y un arroz, buena calidad de todo en general, destacando el arroz del senyoret, grano en su punto, sabroso y con tropezones de rape y gambas peladas de tamaño considerable.Muy sabroso
El pan es cocido por ellos mismos y sería de tipo "Pagès", otro punto a su favor.

Pan con all i oli y tomate
Pulpo seco
Clotxinas a la marinera (mejillones)
Calamares a la romana
Pescado frito

Arroz "del senyoret" (Arroz de pescado en el que todos sus tropezones están libres de cáscara o espina"

Postres caseros (tarta de queso, de almendra y helados)

No pedimos vinos ni solicité la carta, vi aparecer por la terraza varias cubiteras con pie en las que sirvieron un Marina alta, un Paco y Lola y un Bahia de Denia... Desconozco precio pero se intuye un minímo de respeto por el vino.

Muy buena RCP

Fuimos al restaurante por los buenos comentarios que tenia en Verema y lamentablemente debo decir que es la primera vez que la web me ha llevado a engaño. El local en cuestion esta efectivamente en primera linea de playa, pero ahi acaba todo su atractivo. Se trata de un local para bodas, completamente desangelado, donde el servicio es muy escaso y los tiempos, por tanto, enormes. Tardaron en tomarnos nota, cuando nos trajeron los primeros aun no teniamos pan ni bebidas y el vino nos lo trajeron cuando acabamos los primeros. Tomamos calamares y pulpo seco de entrantes y una fideua de principal. Todo estaba aceptable, sin mas. Para la fideua no nos pusieron cubiertos hasta que los pedimos y solo un tenedor cuando llego por lo que comerse el marisco de la misma fue algo mas complicado de lo habitual. Resumiendo, que es un local de aprobado justito como hay muchos en la zona. No entiendo en absoluto la nota que tiene en Verema

Hemos estado este mediodía y a mi, en general, me ha gustado mucho. El local, como se ha definido, tiene buenas vistas al mar (día precioso) y dos zonas bien separadas: fumadores y no fumadores. Mantelería y servilletas de tela, correctas vajilla, cristalería y cubertería. Servicio amable y eficaz. De todo ello sale mi puntuación al entorno: bueno.

Hemos tomado el menú de 20 €: Pulpo a la gallega (bueno), calamares a la romana (bien), clotxines a la marinera (muy ricas), ensalada (la típica), arroz negro (han accedido cortesmente a cambiarnos el arroz a banda) y postre (dos bolas de helado). Buen pan,. all-i-oli, tomate rallado, aceitunas (que no nos han cobrado: menú?).

La carta de vinos me parece meritoria (única en este tipo de restaurantes). Gran selección de DO y precios más contenidos de lo normal (50% o 60% más de precio en tienda). Si la copa es Rieddel o no, ya no me importa tanto, pero tener donde elegir y almacenar tantos vinos, que seguro que pocos piden (aquí se viene a beber Marina Alta y Bahía de Denia) para mi és echarle un par. Gracias. Hemos tomado Clos María servido en cubitera.

Cervezas y cafés.

En definitiva: lugar para repetir, sin duda, y uno de los mejores en este sector de "arrocerías primera linea".

Visita en un caluroso domingo de inicios de octubre. Es cierto que el restaurante es de dificil localización, no se aclara ni el GPS y no hay indicación desde la carretera nacional de Oliva a Denia. El restaurante se compone de una terraza exterior, sólo habitable cuando no hace mucho calor, un espacioso pero desangelado local para no fumadores y una zona más coqueta para fumadores. Nos quedamos en el espacio para no fumadores donde el único atractivo son los ventanales a la playa, aunque las vistas no son especialmente atractivas. La carta ofrece los platos de tapas, arroces, guisos marineros y pescados típicos de toda la costa valenciana. Buen pan y allioli inicial (cobrado a 1,5€ por persona). Después pedimos el tan mentado pulpo seco a la plancha, que me deja bastante frío, los calamarsons, simplemente correctos, y clochinas a la marinera, que tampoco destacan especialmente. De plato principal, arroz negro (12€) y suquet del día (17€), ambos de nuevo correctos pero sin llegar a emocionar. El servicio de mesa es escaso (tardan en atender). La carta de vinos en el apartado de blancos es escasa pero al menos cuenta con una mínima selección de calidad comparada con otros restaurantes a pie de playa. Optamos por un Valdesil 2007 (15€). En conjunto, no le he visto una oferta diferenciada de otros sitios similares. En fechas como ésta, donde ya no está la excusa de la masificación, esperaba más de la cocina y del entorno.

Lo prometimos y volvimos, esta vez encargamos un suc de cap de mero (sujerencia de amigos y foreros). El trato fue muy bueno, mesa para dos; excepto el encargo lo demas lo dejo en manos de Jordi, MENTIRA!! (estoy enganxado al polpet sec y se lo pido) luego nos trae fuera de carta unos higaditos de rape pasaditos por la sarten, con ajo... buah! muy bueno. Los platos generosos, por lo q empezó a darme miedo lo que venía: una excelente caldereta de suc con unos trozos gigantes de mero. Solo con el potente aroma uno se cura un resfriado. Sabor expléndido. Mucho plato, cantidad, del postre te kieres olvidar, aunq el recuerdo de la tarta de queso de mi primera visita me hace dudar... lo sensato es lo que nos traen, un sorbete que ayuda. Unos buenos gins y dos digestivos más.

Pues eso, volveremos a por el arroz.
Dos cañitas para empezar
Clos Maria D.O.Monsant, 2006?

Situado en primera línea de playa, dispone de una amplia terraza, un comedor climatizado con excelente vistas (fumadores) y otra sala más grande apta para celebraciones multitudinarias. No es fácil encontrarlo, sería aconsejable algún tipo de señalización o indicación. La gran baza de este restaurante empieza por su ubicación.

La carta es bastante, amplia, aperitivos o entrantes (fundamentalmente productos del mar), pescados, mariscos, incluso algunas elaboraciones de carne y un extenso surtido de arroces (caldosos y secos). Las elaboraciones son sencillas, pero realizadas con materia prima de calidad. La vajilla y cubertería funcionales. El servicio es atento y dispuesto.

La carta de vinos, sorprendentemente buena para este tipo de establecimiento, muy amplia, organizada por tipos y DO´s, sobre todo en el apartado de tintos, moderna, bien seleccionada, a precios comedidos, el apartado de blancos y espumosos (tal vez los de armonía más adecuada para la predominante oferta de productos del mar), también amplio, aunque no tanto como el de tintos. La cristalería más que aceptable, sin ser de marca constatable. El vino se sirve a temperatura adecuada, pero sin ningún tipo de formalismo.

Nuestra experiencia fue para comer, compartimos pulpo seco a la plancha (buenísimo) y unos muy bien hechos calamarsons (chipirones enharinados fritos), como plato un arroz de senyoret (fondo de pescado con los tropezones pelados, listos para comer), muy bueno de sabor, tal vez un poco meloso para mi gusto personal. Los postres son de repertorio clásico, pero como estábamos un poco saturados perdonamos este capítulo. Armonizamos esta comida con dos cañas de cerveza y un Clos María 2007 de la D.O. Montsant.

Un restaurante situado en primerísima linea de mar que te hipnotiza durante todo el tiempo que permaneces allí, incluso después de todo lo que acontece en este singular local.
Tiene dos zonas diferenciadas, una sala que sirve también para banquetes y los sábados noche con música en directo que te transporta a lo mas profundo de la cultura mediterránea.
Otra zona con una decoración sensible, creativa y contemporánea, serena y agradable.
Somos asiduos y comemos siempre muy bien. No sólo los arroces, que son famosos por su calidad, sino los platos aperitivos destacando el pulpo seco o los chipirones, así como las gambas frescas de la zona. Pero sobre todo los pescados frescos que recomiendan en cada ocasión: rape, ventresca de atún, mero, lubina, denton, etc, preparados a la sal o a la espalda resultan una exquisitez.
En cuanto a la bodega, muy amplia, con vinos de alto nivel, bien atemperados y servidos que incorporan constantemente referencias nuevas que denota una inquietud constante en la cultura vinícola.
Una selección de whiskys y licores así como unos inmejorables gin-tónics hacen una sobremesa inolvidable con un paisaje que nos transporta a donde quieras ir.

Despues de bastantes recomendaciones entusiastas lo tuvimos bien claro,, hay que ir. Día soleado, con buenos amigos (imprescindible). 30 minutos de retraso imperdonable, previo aviso telefónico..aún así el trato fue cordial. El local y la zona ya te dan un rollo buenísimo, nos atiende Pere(padre de la criatura)y nos comenta que su hijo pequeño(jefe de cocina)sale en un momento. Nos presentamos y ponemos nuestros sentidos en sus manos, teniamos muxas ganas de marisco de la zona, nos asesora y explica el tema de la "beda", no obstante prepara una selección espectacular. Menuda bodega, Jordi disfruta de su trabajo y se nota al instante, muxisimas referencias, nos dejamos llevar. Pulpito seco que desaparece antes de que el plato toque el mantel. Hueva(lo más flojito)con cebollita picada por encima. Calamarsets, notable alto, del terreno, correctos en cantidad y calidad. El Riesling nos lo fulminamos en segundos, record del mundo(demasiado entusiasmo); empezamos con el negro, Villagarcia Syrah, vaya cosa elegante, me encanta que me enseñen. Viene la traka, a primera vista la gente apuesta que no lo acabamos, marisco muy bueno, bogavante, cigalas, navajas... Tres trozos de mero fresco de 10... lo limpiamos. Fin de fiesta, fruta fresquita y variada + tres postres de la casa muy correctos: Tarta de queso, manzana y tiramisú. Sorpresita en forma de vozka de chocolate, PX, y tres gin tonics. Gente sana, experiencia y trato familiar.Tornarem.

En base a las recomendaciones de Verema , fuimos a comer a la playa de Denia, local tipo celebraciones enorme, desangelado, planta baja de edificio turistico en primera linea de la playa . Comimos salazones , pulpo seco y arroz de fesols y naps , el arroz necesitaba algo menos de grasa , los aperitivos correctos, el servicio rapido y atento. Local bueno para aprovechar paseo por la playa, elaboracion de producto de toda la vida , carta playera.

El Tresmall es un restaurante con comida clásica de la zona y que se ubica en primerísima línea de playa con unas hermosas vistas, tanto desde su enorme terraza, como desde el cuidado y renovado interior. Como comentaba la cocina es la clásica de la zona, arroces a banda, pulpo seco, olleta o caldereta de pescado, también hacen un gazpacho marinero, gamba fresca de Dénia...

Nosotros fuimos a cenar y preparan muy buenos pescados y mariscos...
Muy buena carta de vinos y con precios muy interesantes.

Amplio comentario y fotos de todos los platos...

http://vinsimes.blogspot.com/2008/09/final-del-trayecto-el-tresmall-denia-y.html

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar