Restaurante Casienhuertas

5
Datos de Casienhuertas
Valoración Media:
6.1 10
Servicio del vino:
7.6 10
Comida:
5.8 10
Entorno:
4.8 10
Calidad-precio:
- 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Retiro
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa

Teléfono


5 Opiniones de Casienhuertas

Estuvimos ayer comiendo 2 personas.La decoracion en la sala es un poco fria,moderna,con blancos,negros.La zona de la barra es mas acogedora.Carte de vinos impresionante,sobre todo el lo que a Francia se refiere y con precios "normales".Tomamos Domaine la Soumade Cotes de Rhone Villages 2004 por 22€.Las copas son un poco mediocres pero sin ser malas.Las raciones son copiosas.Tomamos de primero unas croquetas de ropa vieja con un una bechamel muy rica y fina,que no insulsa.Luego continuamos con uas flores de calabacin en tempura con confitura de frambuesas y mango riquisimas(fue lo que mas nos gusto).Pedimos para continuar bacalao,un pelin soso a nuestro gusto,pero buena materia prima y presa iberica en su punto.No pedimos postres ya que estabamos llenos.Muy bien en general.El punto fuerte la materia prima y el vino.Sobre 38€ persona.Esta justo en frente de la UEC.

Aunque estuve hace algunos meses, no creo que hayan cambiado mucho, y a juzgar por los comentarios sigue siendo un buen local para repetir. ES más una taberna que un restaurante, y además en la puerta se anunciaba como local de copas también. Tras pasar la barra, con la típica oferta de pinchos y vinos por copas que se anuncian en pizarras, pasas al pequeño comedor, que tiene una agradable decoración, local moderno, informal eso sí. Ese día estuvimos prácticamente solos, y afuera no había mucho bullicio, se supone que por las noches y en fines de semana será peor.
Elegimos un par de tostas para empezar y luego compartimos un plato principal, es verdad que las raciones son abundantes; nos pareció que la carta era más bien tradicional, pero la presentación está bien. NO probamos ningún postres. LOs platos, cubiertos y copas, muy bien.
Elegimos vinos por copas, pero había carta, con mucha variedad, no me fijé en los precios, las copas no son caras. No se llegan a los 25 €, 30 € tal vez si eliges vino (botella).
Lo único que no me gustó es que te ofrecen probar un aceite de oliva, pero te lo traen en recipiente de cristal, en vez de traer la botella original.

Un año después de mi primera visita vuelvo a acudir a esta taberna-restaurante situada en pleno barrio de las letras, por tanto en una zona muy turística de Madrid.

La cocina se ha asentado alternando recetas caseras con otras más inventivas y fusionando recetas nacionales con otras extranjeras. Buena materia prima, correcta ejecución y presentación. Raciones de suficiente tamaño. Buenos postres caseros.

La carta de vinos es el fuerte del local, se nota la mano de Paco Berciano. Representación nacional de la principales DO, y una nutrida presencia extranjera, en especial francesa y con referencias del Ródano, Borgoña y Loira. Sólo echo en falta algún vino alemán y algún Champagne más para rizar el rizo. Precios bastante aquilatados. Buenas copas y servicio correcto, sin alardes, pero sin fallos.

Hasta ahora todo bien, local informal, cocina sabrosa y apañada, muy buena carta de vinos, pero qué falla? El ambiente. Mucho ruido, mucho “petardeo”, poca seriedad. A mí me gusta poder disfrutar de un buen vino con tranquilidad y aquí por desgracia, no es posible. Obligado por tanto visitar entre semana.

Pequeño local que como su propio nombre indica está casi en Huertas. En pleno barrio de las letras aunque algo alejado del bullicio de los bares de copas. Pequeño restaurante que practica una comida sencilla con preparaciones modernas y presentaciones destacables. Probamos un buen ravioli de perdiz escabechada servido en una tacita en infusión de manzanilla. Buena pularda con piña. El servicio es amable y profesional.

Carta de vinos espectacular en cuanto a referencias españolas y francesas, en especial Burdeos, Borgoña, Ródano y Loira a muy buenos precios. Como pequeña pega cabría añadir algún vino alemán y algún champagne más. Servido en buenas copas (Spigelau). Pedimos decantación y se realizó de manera perfecta.

Se nota la mano de Paco Berciano en la carta de vinos.

Buena RCP. En torno a los 25-35 euros sin vino.

(Cierra los domingos, lunes y festivos).

Local de reciente inauguración situado en pleno Barrio de Las Letras. Decoración sencilla, moderna y funcional con una barra de aperitivos a la entrada y un comedor al fondo. Mesas amplias y bien separadas.
La carta es de corte clásico con algún guiño a la modernidad, separada por tapas, ensaladas y platos principales. La oferta es corta pero suficiente y la ejecución de los platos no es especialmente brillante, pero tampoco decepciona. Correcto en este sentido. Las raciones son de suficiente tamaño y la materia prima es de calidad. Buenos postres.
Carta de vinos de sencilla presentación, pero muy clara y fácil de leer. Hay buena oferta tanto nacional como extranjera. Como curiosidad, hay un gran apartado de Borgoña, Ródano y Loira, algo poco habitual en Madrid. Quizá sólo falta la inclusión de más Champagne o generosos, pero esto es sólo para rizar el rizo. Precios muy buenos. Servicio de vino y mesas correcto y copas normales.
Esta taberna viene a sumarse al todavía corto número de buenos locales vinícolas de Madrid. El proyecto tiene una muy buena base y simplemente habrá que dejar pasar el tiempo para que pulan los todavía lógicos problemas de juventud. Volveremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar