Restaurante La Penyora

10
Datos de La Penyora
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.6 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.3 10
Calidad-precio:
7.4 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


10 Opiniones de La Penyora

Bien ubicado en el centro antiguo de la ciudad ,cocina bsabrosa productos selectos ambiente agradable y buen servicio

el restaurante la penyora nos encanto su decoracion es muy moderna y con gran personalidad pues exponen en sus paredes artistas del lugar y foráneos la comida es de la mejor calidad que hay pues el xef cada día va al mercado y escoje los mejores mejores productos .alli es donde nos recomendaron el restaurante el servicio muy amable y correcto se nota la sensibilidad artística en todo momentolos los platos están muy bien decorados lo recomendaremos sitio con un aire bohemio DELICIOSO

Una vez más hemos acudido a este ya clásico restaurante de Girona.
Como siempre la comida está a la altura de la expectativa preconcebida.
En esta ocasión pedimos una crema de espinacas gratinada y canelones de pescado, los segundos pollo rustido con ciruelas y piñones y un tataki de ventresca de atún excepcional.
Una cerveza para el aperitivo, un Rhodes tinto de la DO Empordà acompañó la comida. No tomamos postres y sí dos cafes.
Un consejo, hay que ir a primera hora puesto que a la que empieza a llegar la gente, la cocina se colapsa y ni la cocina ni el servicio da el abasto con lo que se producen desagradables demoras.

surtido de ensaladas y sopas los primeros platos nos encantaron tienen un pescado fresquisimo y muy bien cocinado los postres buenisimos sitio a tener en cuenta .esta un poco escondido pero si pregunta es muy conocido la decoracion es muy artistica

Nos lo pasamos de maravilla. El ambiente muy cosmopolita pues este restaurante es frecuentado por gente del mundo de la cultura de la ciudad ( musicos, pintores, cineastas...Comimos muy bien los productos fresquisimos y muy bien elaborados.
Simpatía y buena cocina a un precio razonable.
Volveremos

Restaurante situado junto al Ayuntamiento y que frecuento a menudo por el trato cercano de Consol y de su marido Lluis que ejerce en los fogones. Ambiente y decoración un tanto kitsch, Consol en la sala está secundada por dos camareras chinas que intentan hacer su trabajo lo mejor de lo que son capaces.
La materia prima que utiliza Lluis es de muy buena calidad por lo que no hace guisos imposibles ni salsas para disfrazar el producto. Carta de vinos bastante extensa con referencias que cubren las DO más significativas con especial atención a la cercana DO Empordà.

En esta ocasión comimos: aperitivo tabulé y una cerveza, de primero flor de calabacín rellena de carne y canelones de pescado, de segundo pescado del día al horno y desespinado uno besugo y el otro mabra acompañados por unas patatas chip caseras y unos camagrocs (setas) un vino DO Empordà Treyu de Oliver Conti y dos cafés.
Hay un pequeño inconveniente y es que se tiene que ir pronto pues si hay varias mesas, la cocina se colapsa y las esperas son largas.

Estuvimos en Girona la semana pasada, para asistir a una boda. Descubrimos el restaurante "La Penyora" por casualidad y había una mesa libre.

La carta es cocina de mercado y el ambiente es acogedor, íntimo y de aire bohemio, con unos cuadros de unas artistas locales llamadas Twin sisters que te hipnotizan.

La dueña atiende personalmente cada una de las mesas y te adentra en ese "microcosmos" que es La Penyora. Nos comentó también que es un local frecuentado por artistas...

Como aperitivo nos ofrecieron un tabulé muy rico.

Mi acompañante se decidió por las alcachofas rellenas de carne y el pescado de la costa.

Yo elegí el gratinado de patatas con anchoas... ¡y el tataki de atún!

La dueña también nos recomendó un vino blanco de la región del Ampurdán, fresco y afrutado con un toque cítrico, muy agradable.

Estaba todo delicioso, con materia prima buena y fresca, como tiene que ser... ¡un gustazo!

El postre fue compartido: sorbete de menta y chocolate con fruta fresca, un final perfecto.

Me encantó, simplemente.

Visite ayer este local con otros seis amigos.
No se ni por donde empezar.
No quiero pasarme, pero desastroso.
Local semi oscuro,espacio entre mesas peor.
Decoración con "articulos de tienda de chinos"
Detalle, manguera de bombillitas de colores bordeando un cuadro.buff
Nuestra mesa, en la planta superior, compuesta de 6 caballetes y tres planchas de madera, se movía todo.Ni de camping,vaya.
Lo del servicio ni ti cuento, 3 camareras chinas con problemas para entenderte .Todo hay que pedirlo 2 o 3 veces.
Copas inexistentes,servicio de vino, no saben ni lo que es
Hubo aplausos cuando consiguio la camarera China abrir las botellas.
No servieron un pica-pica para 7 comensales consistente en :
Ensalada de rúcula con parmesano.(2)podía pasar.
Canelones de casa ( 1 por comensal)aún no se de que eran.
Trinxat (2) Hi tan tanto.
Lentejas estofadas (2) Con supermegaexceso de chorizo y su grasa.
De segundo todos comimos o filete al oporto o corball al horno con setas.Estos platos acompañados de patatas xips caseras.
Los filetes correctos, vuelta y vuelta, marcados y con una reducción de oporto por encima con un mini trozo de foia; y el corball, lo probe y no tenía gusto a nada ni las setas tenian gusto a nada.
Todos de postre sorbete de mojito, sin calificativos. My god !!!!!!!
El vino, no lo voy ni a mencionar ni valorar,( siete personas lo probaron y dejamos la mitad en cada una de las dos botellas,más lo que quedo en las copas)
Pan muy deficiente.Calidad inexistente.
Tomamos un botella de Moet, en la sobremessa, caliente.
Tres botellas de agua.
un carajillo, tres cafes y 3 GT de bombay sapphire.
52,OO EUROS por barba.
Hacia tiempo que no me la metian tan doblada.
Lo siento,sali muy decepcionado.
Nos quejamos a la propietaria del servicio y su contestación fue:
"Ya saben como son los chinos "
No quiero decir nada más, me conozco y las diria muy gordas.

Restaurante situado en el barrio viejo de Girona. Local muy pequeño también destinado a sala de exposiciones. La distancia entre mesas resulta insuficiente, la climatización está basada en una estufa de butano en la entrada (pese a eso, la temperatura era incluso excesiva).

El servicio consta de dos chicas orientales con un nivel de nuestra lengua ínfimo, intenté pedirle que me cambiara las copas, tuve que desistir y quedarme con las que tenía.

La carta de vinos es correcta, dándole un mayor peso a las referencias catalanas. Las copas eran del todo inadecuadas.

De aperitivo nos sirvieron una muy buena crema de boniato; de primero, unos canelones de carne con trufa y setas, donde la trufa brillaba por su ausencia, unos canelones sin chispa ni gracia. De segundo una brocheta de solomillo de ternera con butifarra, es decir, tres trocitos de solomillo y tres más de butifarra por 12€, donde el acompañamiento no era más que unas patatas chips caseras.
Para finalizar pedí un café que me sirvieron con una cucharilla de hojalata, al introducirla en el café se dobló! Cómo es posible que un restaurante con la mayoría de segundos platos por encima de los 16€ pueda tener este tipo de cubertería de juguete.

Sin postre y con una botella de Luis Cañas de 50cc mi pareja y yo comimos por 65€.
Precio excesivo para el servicio y calidad ofertada.
No volveremos.

Restaurante con platos originales, pero con una floja relación calidad-precio. El precio que valen platos como el filete de ternera con reducción de oporto y foie, no se corresponde con la pequeña ración que incluye.
El servicio tampoco destaca por su calidad y amabilidad.
Los acompañamientos de los segundos platos no son muy acertados, sin embargo el producto principal es de calidad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar