Restaurante Taberna Vasca Irati en Barcelona

Restaurante Taberna Vasca Irati

7
Datos de Taberna Vasca Irati
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
5.0 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
6.5 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella (Barcelona)
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Cierra los domingos por la noche, y el lunes

Teléfono


7 Opiniones de Taberna Vasca Irati

Cierto es que siempre que te acercas a este concurrido local del grupo Sagardi, la primera idea es la de sacar a relucir tu oxidado inglés para conseguir superar las masas ingentes de guiris que están tapeando en la barra, y lograr alcanzar el pequeño restaurant anejo a la misma.
Hasta el año pasado, no habia vuelto a Irati, pero un comentario de alguien realmente relevante en Sagardi me lo aconsejó, y más exactamente, el restaurant.
Ayer mismo, junto a otro comilón de mi misma sangre, nos dimos un homenaje a base de:
-Tapa de chistorra en su perfecto punto.
-Platazo de alubia de Tolosa con su berza, su fina papada a tiras, morcilla de sangre y piparra a discreción. Ciertamente lo mejor de la comida. Brutales. En su perfecto punto y comparables a cualquier buena dirección guipuzcoana.
-Chuleta de vaca vieja. Correcta, un pelo pasada para mi gusto, pero de calidad.
-Tartaleta de manzana con helado de vainilla.
Todo ello regado con un Marques de Murrieta 2010. Como siempre, 30-45 minutos para dejar ir las profundísimas notas de esta magnífica marca de Ygay.
Importante que el pacharán sea Baines, y que lo sirvan con generosidad...es necesario pegarse de nuevo con los guiris de la barra (ahora para salir)...teniendo en cuenta que nosotros acabamos de comer y ellos ya están cenando...

Y siguen siendo muy buenos, pero si te tomas 14, como nos pasó a mi mujer y a mi hace un par de semanas, te das cuenta cuandollega la factura. Igualmente son muy buenos, sobre todo los fritos recién salidos (chistorra, croqueta de jamón), y la pastilla de bonito, epoustoufflante...
Bueno, el txakolí deberían vigilarlo. Cada vez que miro la marca en estas tabernas, se creen que no hay nadie que conozca las casas que lo hacen bien...y las que no. Ai, ai!!

Si se come en las mesas que hay en el fondo del local, se come bien, buena materia prima y platos bien elaborados, la carta de vinos poco extensa, en cuanto al precio, sobre los 60 euros por persona.

Fui para comer tapas de pie y acabé comiendo a la carta sentado!. Aunque el sitio no es demasiado cómodo (sillas sin repaldo) la calidad de la carta hace olvidar el resto. La carta de vinos justita pero correcta (hay sorpresas de 100,00 € como Pisón y otros), también algunas referencias en Magnum. Para mi faltan blancos. La cristalería sin marca pero correcta, las cubiteras...originales. En Concreto tomé un Cosme Palacios 2001 blanco y lo encontré extremadamente insípido (sin aroma y de paso volátil en boca). Brutales los Raviolis de pasta fina fresca rellenos de Txangurro (buey de mar). Excepcional el San Pedro con tripa de bacalao (rebozada y sin rebozar) y pochas. También pude probar la tortilla de Ceps, "robé" algunos trocitos de Idiazábal con compota de manzana y nueces de mi mujer y acabé con un postre llamado Petxineta muy original (una especial de milhojas compacto, con 3 niveles alternos a crema catalana, cuyo último nivel estaba caramelizado). Ah! aunque está prohibido según

Confirmo que en las mesas del fondo se come muy bién, especialmente la carrillera de ternera.

De acuerdo contigo puesto que en Barcelona se han puesto de mopda los Vascos" y en general son todos "Infumables". SOlo aptos para turistas y demas. En cambio el Irati tiene una croqueta de espinacas entre otros pintxos que tira de espaldas. Tambienhay unas mesas al fondo del local para comer tipo sidreria.

Esta taberna vasca está situada en una calle estrecha que va a dar a las Ramblas, casi frente al Liceo. Buen surtido de pinchos en barra (al módico precio de un euro la unidad) con vinos jóvenes de la tierra (txacolí) servidos en vaso grande y redondo y sidra bien escanciada. Se come mejor que se bebe. A mí, al menos, después de un día en Alimentaria sin probar bocado, me supo a gloria.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar