Restaurante Bergamonte en La Pobla de Farnals

Restaurante Bergamonte

Datos de Bergamonte
Precio Medio:
40 €
Valoración Media:
6.2 10
SERVICIO DEL VINO:
5.8 10
COMIDA:
6.5 10
ENTORNO:
7.2 10
Calidad-precio:
5.5 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: La Pobla de Farnals
Dirección: Avenida del Mar 12
Código postal: 46137
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 28,55 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Cierra domingos noche y lunes noche

Teléfono


Opiniones de Bergamonte
OPINIONES
23

Sitio clásico con decoración a modo de barraca valenciana que mantiene una muy buena calidad, a pesar de tantos años en activo. De entrantes recomiendo los buñuelos de bacalao y las anchoas. También el arroz al horno en cazuela individual (no he probado otros, con este me basta), pero sobre todo las carnes al carbón cuyo aroma queda en el ambiente (en mi caso esto no es algo negativo). En cuanto a los postres siempre surge la duda entre el creep con helado o el helado con chocolate caliente, ambos imprescindibles. La carta de vinos no es muy extensa pero los que tiene están a buen precio.

Estuve hace unos días con un Proveedor y la verdad que siempre que voy es una garantía. El trato como siempre impecable. Las anchoas siguen estando deliciosas, el arroz muy muy digno, los calamares exquisitos y las crepes rellenas de helado con crema de naranja deliciosas. El entorno es muy agradable y se puede disfrutar de la comida en un ambiente especial sobre todo si tienes una mesa al lado de la ventana. La carta de vinos muy completa.

Un lugar muy recomendable para realizar una comida de trabajo. En cuanto al precio ya es otro tema, creo que es un poco alto pero al final merece la pena.

Llegamos pronto sobre la 13:30 horas, nos ofrecieron una cata de un tinto y un blanco de rioja, con unas galletitas saladas, unas cortadas de queso y aceitunas, bien, como el dia lo aconsejaba decidimos comer en la terraza, el servicio muy atento, tomamos 3 entrantes alcachofas con bacon, calamar al romesco, buñuelos de bacalao con tomate y media de jamon iberico de bellota, todo esto acompañado de un cava Brut Nature Juve & Camps reserva familia, como plato fuerte Chateaubriand a la parrilla para 2, lomo de merluza con gambas y conejito asado al horno, esto acompañado con Estrecho de Enrique Mendoza fantastico, de postres 2 strudel de manzana para 3 y un crepe de nata y chocolate con un vino dulce de Enrique Mendoza, cafes y licores. Todo fantastico pero superable.

Hace muy poco que descubrí esta página y como soy un forofo de los vinos y la buena mesa, empecé a hojear lo que se decía de los restaurantes que habitualmente frecuento.
Yo vivo en la zona de L´Horta Nord y tengo mi empresa en uno de los polígonos industriales cercanos a Bergamonte.
Me sorprende el comentario de que este restaurante tenga mala RCP, pues realmente tiene una carta tan extensa, que se puede comer y beber tanto de lujo en ocasiones especiales, como en plan sencillo con una buena ensalada (tienen 5 diferentes para todos los gustos)y buen arrós en fesols y naps o arroz al horno hecho en cazuelas individuales a la leña, por 25 o 30 € por persona. Todo es saber elegir.
El servicio del vino es más que correcto, copas de borgoña para los tintos, buena temperatura del vino (tienen una coqueta bodega con climatizador que puede ser visitada por el cliente en caso de estar interesado)y el uso de los decantadores para vinos especiales o si así se pide. Lo único que no practican es la técnica del envinado en copa, cosa que al tratarse de un restaurante familiar. También quizás se podría mejorar con copas para el vino blanco adecuadas.

Respecto al trato, es un restaurante que te deja "un buen sabor de boca". Los dueños siguen llevando la dirección del restaurante con trato personal. Ambiente distendido y acogedor todo dentro de un ambiente rústico tradicional valenciano. Ideal para llevar clientes a los que se quiera sorprender con algo típico; cocina mediterránea de arroces carnes al carbón y pescados frescos; buenos postres caseros.

Para mi, desde luego, uno de mis predilectos.

Somos asiduos a este local y la verdad que de unos años para aca a bajado su calidad y se han subido los precios.
Pero la comida esta buena , el otro dia que estubimos pedimos unas anchos bunas unos buñuelos de bacalao y un arroz para cada uno . lo bueno de este sitio es que se hacen arroces individuales asi cada uno puede comer a su gusto. Lo que mas me gusta de este sitio esque para los niños es ideal al tener un parque pequeñito donde pueden jugar sin peligro de salir a la carrera. El vino bien pedimos un solo que estaba bueno .

También uno de mis preferidos.Ayer mismo volvi a Bergamonte, unas amigas me lo propusieron y fui de nuevo. Estoy de acuerdo con Karlito en que ha crecido mucho en infraestructura, la parte deportiva va hacia arriba en manos de Mauricio, pero la parte gastronómica para mi gusto va a más.

Las presentaciones de los platos cada vez son mejores(al menos entre semana), en pescados y carnes elaborados y a pesar de tratarse de una cocina valenciana ubicada el la típica Barraca, en pocos sitios se encuentra la variedad de carta que allí poseen, pescados frescos, de las mejorcitas carnes de buey al carbón que he comido en valencia, también salseadas(Tournedó Bergamonte con foie y trufas exquisito) y unos arroces en general muy buenos, recomendable la paella genuina de pollo de corral, pato y conejo, por encargo, un poco cara pero éxito garantizado cuando quieras sorprender a alguien con una buena paella.Los postres los hay caseros muy buenos y otros no tan caseros, dejaros recomendar.Excelennte el crepe de merengada a la naranja amarga. Todo el servicio bajo la supervisión y simpatía de Cristina, muy amable.Los camareros correctos y servicio esforzado por hacerte sentir como en casa.

Se trata de un restaurante rústico con muy buena calidad en materias primas y elaboraciones cuidadas.Vajilla y cristaleria correcta, no se pasa.
El pan....tostado a la brasa, digno de mención.
RCP correcto.
Muy recomendable

Lamentablemente ya no es lo que fue!
Quizá se haya “prostituido” un poco, demasiados salones, demasiados banquetes, demasiado gimnasio, demasiado de todo y quizás hayan descuidado un poco la atención personificada y la calidad de antaño!
No obstante, crecer les ha reportado también, mayor infraestructura y alguna que otra mejora, como la figura de la Sumiller, que lo hace realmente bien!
De lo que no cabe duda, es de que Bergamonte sigue siendo una magnifica alternativa para el finde y comidas de negocios!

Es un lugar ideal para ir en familia, con sitio para que juegen los niños y hacer una tranquila sobremesa con amigos y familiares. En la cocina lo que mas destacaría es su arroz al horno preparado de forma individual, realmente exquisito. La bodega es variada y encuentras casi que todo lo que buscas. El trato es muy familiar, se nota que se esfuerzan mucho en ello, para hacerte sentir como en tu propia casa. Lo unico malo que le encuentro es, en ocasiones, la masificación. Pero es lo que ocurre en la mayoría de sitios los festivos. La relación calidad-precio la encuentro muy aceptable, ya que la cocina realmente lo es. Personalmente es un lugar recomendable para conocer.

El sitio es una preciosidad, es un club deportivo y el restaurante es una auténtica barraca valenciana, con los detalles de decoración cuidados lo que lo hace muy acogedor y rústico.El trato del servicio es correcto y cordial,familiar.
No es un sitio del estilo elegante pero la cocina es de una calidad inmejorable. La mejor carne al carbón la he comido allí, de buey (danesa)gustosa, en su punto y muy tierna. mi marido pidió arroz meloso con bogavante y también estaba exquisito.La pareja con la que íbamos pidieron una dorada a la sal al horno de leña que estaba muy jugosa y con buen punto de cocción.
De entrantes anchoas caseras, que aunque caras, vale la pena probarlas, al nivel de las de casa Guillermo, buñuelitos de bacalao buenísimos y crujientes, y foie trufado al oporto con trufas casero.

La bodega es un poco clásica pero están ofreciendo las novedades de los vinos valencianos para darlos a conocer. Aún así, la carta es extensa y la bodega con la temperatura adecuada.Vajilla y cristalería también correctas.

Hay algo en el ambiente que al final de la comida te hace sentir a gusto y hay vínculo emocional con el sitio lo que hace pensar...Volveré.
Ideal para ir con niños si hace buen tiempo por su terraza, parque infantil y gallinero. Intentar evitar los festivos y domingos, como en todas partes nunca el servicio puede ser el mismo.Recomiendo más los sábados y días laborables.

No se como fue,Domingo,playa y acabas en un lugar como este,no pense que estuviera mal porque habia estado hace algun tiempo y tampoco fue muy desastroso,lo cierto es que fui con un amigo del jefe y por lo visto se esforzaron mas,comimos unos entrantes simplemente pasables y una paella bastante bien,pero el precio fue super elevado,los postres de caja y poco mas.vinos desiado clasicos,aunque las copas nuestras estaban bien ,incluso nos lo decantaron,en ese sentido bastante bien.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar