Restaurante Duque en Segovia
  

Restaurante Duque

7
Datos de Duque
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
6.4 10
Servicio del vino:
4.4 10
Comida:
7.4 10
Entorno:
7.4 10
Calidad-precio:
6.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Tradicional, Castellana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


7 Opiniones de Duque

Hemos estado de pinchos en su taberna, de cena de empresa y comiendo con familia y para cada ambiente la opción de Restaurante Duque ha sido estupenda. Además de la típica comida castellana el restaurante tiene una amplia carta que combina con cocina moderna y exquisita.
Un trato cuidado de los que te hacen sentir como un rey completan unas estancias inolvidables y que sin duda repetiremos.

Eligieron Duque para el cochinillo. Pues sea.

Cuatro adultos y una niña.

Para compartir:

Picadillo de matanza. Vulgar y templado.

Revuelto de boletus, langostinos y trufa. La trufa inexistente, el revuelto lo hago mejor yo. Y si los boletus los coge Casilda la del Yagüe, hace milagros con ellos.

Individuales:

Cochinillo asado (2). Pues eso, correcto y solitario. Sin un poco de ensalada para cambiar el sabor.

Cochifrito (2). Exceso de grasa, necesitaba más tiempo de fritura. Flojo.

Merluza romana con guarnición de verduras. Excelente lomo y muy bien tratado.

Tarta de tiramisu. Correcta.

Ponche segoviano. Rico.

Profieteroles rellenos con chocolate caliente. LLamar profiteroles a eso es faltar a la verdad. Dos bolas enormes de helado con tapa de "petit" y un poco de chocolate por encima, no son profiteroles. Malo.

Conde de Siruela Crianza. Vino de la casa. Un Ribera correcto, sin más.

Dos cerveza Alhambra. Pues eso.

Un moscatel, un tinto Castaño dulce, una de agua y cuatro cafes, cerraron una comida "tipica".

Y estaba a reventar. Por cierto, se podrían ahorrar el número del plato, que a una mesa cercano les "cercenaron" el cochinillo con uno y, al tirarlo al suelo, a una mesa próxima les llovieron los cascotes.

después de dos visitas anteriores al Jose Maria (la primera increible y la segunda decepcionante), tocaba cambiar y como el Cándido no me tira, probamos Duque:
4 adultos y 2 niños.
Servicio inicial muy correcto, lástima de camarera creo que Rusa que no se enteraba de nada, todo pedirlo dos veces...el metre eso si impecable.

A la carta probamos los judiones Gran Duque (con elementos a parte de las judias), muy buenas (11.48 el plato).
Judiones con Almejas (muy ricos a 9.49)
Para los peques hicimos 1 menu a 20 euros (caro), pero con spa de codido y albóndigas bebida, todo muy rico, no sobro ni las migas.

El cochinillo aa 18 euros la ración, simplemente espectacular en su punto.
Vino: Quinta de Tarsus a 19 euros, muy bien.

postres: tocino de cielo, espectacular a 5 euros, ponche segoviano (5,50 muy rico), arroz con leche a 4,63, espectacular, 1 natillas de la casa, ricas ricas a 4.63

1 cafe y bebidas.

Me ha gustado, si señor, y tiene encanto, probablemente repiteria antes que Jose Maria.

Acudimos dejándonos aconsejar a probar el famoso cochinillo segoviano.
Nada más llegar, pese a ser relativamente tarde, comprobamos que sigue el goteo de gente a nuevas mesas.
Las mesas quizá algo pegadas, le quitan algo de comodidad a la hora de degustar los platos, que al fin y al cabo para eso es para lo que venimos...
Compartimos un plato de Judiones de La Granja (excelentes, sabor casero, aunque quizá prescindibles para coger con hambre el cochinillo) y una ensalada (nada del otro mundo, pero necesaria para ir empujando el cochinillo) para concluir ambos con Cochinillo segoviano. Las raciones, al no tratarse del menú de la casa, son bien generosas, y te informan de que te sirven la mejor parte. El cochinillo muy sabroso. Recomendable, servido sin guarnición. Desconocemos si es mejor o peor que otros de los llamados "históricos". Para beber un Matarromera Crianza, buen compañero. El servicio del vino es nulo, las copas de batalla, y casi debes apresurarte para catarlo antes de que lo sirvan al otro comensal. De postre un ponche segoviano, un buen cierre junto con unos cafés. Destacable la amabilidad del servicio, aunque tuvimos que reclamarles un par de veces postre y cuenta.

La verdad es que se nota el oficio y los años en este restaurante ya que funciona como un reloj, el servicio atento y profesional, la comida tradicional y buena y el entorno acogedor y agradable. Comimos Souffle de colas de cangrejos de río original, judiones muy tiernos y suaves y cochinillo asado en su punto, de postre el típico ponche segoviano. Acompañamos con un Viña Pedrosa Crianza 2005 correcto.
Una comida muy típica que para eso nos desplazamos hasta Segovia.

Buena experiencia en este asador tradicional. Pedí entrantes segovianos, compuestos de : morcilla de arroz, sopa castellana, judiones, chorizo, salchichas y picadillo. especialmente buenos los judiones y la sopa. Después el cochinillo, muy bien hecho y muy sabroso. Las raciones son descomunales. Hubiese agradecido algo de ensalada con el cochinillo. De postre, ponche segoviano ( la comida fue tradicional donde las haya ). Rico, rico. Recomendable.

Me había creado grandes expectativas ante mi última visita a Segovía, ya que Duque, junto a José María, fueron los sitios que más me recomendaron para degustar la cocina regional. Os diré que a pesar de no haber demasiada gente, tardamos una eternidad en cenar (sobre todo mi hija, a la que pedimos un menú infantil compuesto de sopa de cocido y albóndigas - 22,5 € + Iva- y la sopa tardaron 50 minutos en traerla, bueno estaba yo terminando el segundo plato y mi hija seguía con la sopa). El servicio de vino es ,por decirlo de alguna manera, inexistente. Tienen una gran carta de vinos, pero ahí se quedan. No tuvieron ni la profesionalidad de poner unas copas de vino decentes y nos pasamos la cena con cutre copas de esas que tienen en cualquier bar de chateo (en otra mesa, a cuyos comensales parecían conocer, si le cambiaron las copas). Por no cambiar, no cambiaron ni los cubiertos para el segundo plato. En fin un completo desastre y además el precio desorbitado (dos adultos y una niña 106 euros, con un entrante, dos segundos, el menú infantil y una botella de vino que no llego a 20 euros) Volveré a Segovia, pero nunca a este Restaurante

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar