Restaurante A Table en Bilbao
  

Restaurante A Table

15
Datos de A Table
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
7.9 10
Servicio del vino:
8.1 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
8.3 10
Calidad-precio:
7.2 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Francesa, Vasca
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 17,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Reserva imprescindible

Teléfono


15 Opiniones de A Table

Hacía tiempo que no volvía a este restaurante y esta vez fue una comida con amigos en fiestas de Bilbao a menú cerrado.
Nos sacaron primero un txupito de kalimotxo,para compartir un tartar de marisco con manzana y un revuelto de hongos y jamón de pato,de pescado merluza a la koskera,muy sabrosa,y de carne un entrecot con foie y patatas al gratén,yo lo pedí poco hecho y estaba realmente bueno,de postre tarta de chocolate.
De vino nos sacaron un rioja crianza rico y a temperatura adecuada.El servicio rápido y agradable.
Con cafés y copas salió algo más de 40 euros,el precio del menú no lo recuerdo pero me pareció muy razonable para lo que comimos.La próxima vez no tardaré tanto en volver.

Hemos ido a este restaurante a celebrar un cumpleaños pensando que nos encontraríamos una comida algo elaborada, pero he de decir que sus platos te los puedes encontrar en un buen menú del día. Como entrante frío un magret relleno de foie, y de plato principal un solomillo de cerdo con salsa de queso azul y un muslo de pato con pastel de patata. Ricos, pero sin más. Sin chispa. El postre en la misma línea. Todo lo anterior por un precio creo que excesivo (70€) Muy rico el coctel que ofrecen.

En primer lugar dejar claro que la presente opinión se ciñe exclusivamente al menú del día que ofrecen los días laborables a un precio algo más alto de lo normal (16+Iva) y que pretende ser original y distinguido pero que se queda claramente en el intento. Dejar claro que no merece en absoluto la pena gastarse el dinero en el mismo, dado que hay menús por ese precio o inferior mucho más conseguidos, satisfactorios y de mayor valor gastronómico. La gente o ya lo sabe o pasa de gastarse ese dinero entre semana, dado que en nuestra visita la única mesa ocupada era la nuestra.
El menú consistió de 3 platos (raciones medidas) + postre que desgloso a continuación: Tomate de la huerta con un poco de pasta (espirales) que sin duda fue lo más potable del menú aun cuando es un plato fácil y carente de mérito culinario alguno que cualquiera puede zamparselo en su casa. Luego vino un Puding de cabracho muy normalito y aderezado con pimienta (¿?). A continuación Bullabesa de Bacalao, que constituyó la gran decepción del menú con un pescado carente de la mínima calidad. Mal. Y como postre una Tarta de Mousse de Arroz con Leche que sin estar mal, no consiguió quitarne la decepción caudada por lo degustado.Esperaba algo más. Ah, el agua era del grifo y el vino de mesa.
Local pequeño, en una calle fea y no excesivamente segura. Servicio amable. Supongo y espero que a la carta sea otra cosa porque sino mal futuro les veo.

Fuí con unos amigos que habían reservado el menú degustación de platos y vinos.No voy a entrar en los detalles del mismo porque es exáctamente el que aparece en la página Web del restaurante.De los vinos el que más me gustó fue el primero,el Riesling y de los platos el de pescado que fue un bacalao con una muselina de piquillos.El servicio bueno con copas diferentes para cada vino y los platos bien presentados pero sin florituras.Lo recomiendo sin duda.

Era una de esas cenas donde el entorno juega un papel importante y la verdad es que para eso este restaurante es muy apropiado. Empezamos con unos kir royal que fueron creando ambiente mientras elegíamos la comida. Me gustó especialmente el solomillo de pato y la tarta de arroz con leche que era como una mousse sobre un fino bizcocho. Acompañamos los platos con un excelente Fagus. Como detalle negativo diré que quería probar las ancas de rana que había visto en su página web pero se les habían terminado y aunque nos ofrecieron un plato alternativo me quedé con las ganas. De acuerdo con algún comentario de que está todo limpísimo. Agradezco al personal de à table, a Fitzgerald, Amstrong, Krall y al vino, su contribución a una noche triunfadora.

El sitio es pequeño y con mucha personalidad.La decoración es bastante especial con cuadros de Partarrieu y Laka,fotografías antiguas,cajas de botellas de madera y las mesas vestidas con manteles típicos de la zona de Iparralde.Yo comí rillettes de pato con glasé de naranja y fricasé de conejo con una salsa de toma pan y moja.Me quedé con ganas de probar los postres porque tenían buena pinta.Para beber un Contino servido en perfectas condiciones.El café muy bueno,lo sacan con azúcar blanco,moreno,candy blanco,candy tostado,perlas de chocolate,bastones de canela y regaliz,en fin con mucho detalle.Servicio serio y con ganas de agradar.No puntuaré calidad-precio porque me invitaron pero en la carta el plato más caro que vi creo que eran 18 euros.

  • Rillettes de pato

  • Ensalada de oca

  • Una mesa

Fui con mi pareja a cenar,el ambiente era muy romántico con velas en las mesas y música suave.De primeros pedimos sopa de cebolla y la ensalada de temporada. De segundo dorada al horno y pato a la naranja. Postres, carré de peras asadas y sorbete de marc de champagne, este último inolvidable. La carta de vinos muy escogida y con precios moderados, bastantes referencias francesas sobre todo Burdeos y Borgoñas de rango medio-bajo, nosotros tomamos un St-Emilion. Servicio perfecto. Yo que soy especialmente escrupuloso tengo que decir que no he visto unos lavabos tan limpios en mucho tiempo.Nos dijeron que cambian la carta estacionalmente así que intentaremos repetir en primavera.

La comida es sencilla, sin muchas pretensiones, con bastantes platos de cocina francesa sobre todo basada en el pato. Comimos un fantástico foie mi-cuit que nos sacaron con un pan de pasas y nueces, unos volovanes de morcilla y pimientos de Espelette,un poco picantes para mi gusto, bonito a la plancha en su punto y pato a la naranja.De postre compartimos el de la foto que es buenísimo.Café y armagnac.
Como vino tomamos un tinto de Irouleguy que tenían recomendado, muy bien servido.
El servicio,muy atento y correcto en todo momento, hizo que nuestra cena resultara especialmente agradable.
Volveremos pronto.

  • El catador

  • El botellero

  • El postre de chocolate

Nos sirvieron un menú que lleva 4 platos cada uno maridado con su vino a mi parecer muy acertadamente, haré mención especial al gewürztraminer alsaciano que me pareció riquísimo. El restaurante es muy pequeño, unas 8 o 10 mesas o sea que hay que reservar. El servicio es impecable a pesar de que eramos un grupo y lo complejo del menú. Por cierto su página web es de las más bonitas que he visto en restaurantes.

Tomamos el menú del mediodía. Como aperitivo un kir, después magret de pato relleno de foie, endivias y pera con salsa roquefort, y de plato principal mi acompañante solomillo strogonoff y yo lomos de bonito. De postre pastel vasco y helado. Y todo esto.......por 16 euros. El vino del menú era flojo así que pedimos la carta y tomamos un privat, creo que esta es la mejor opción en este restaurante tomar el menú y acompañarlo con un vino de la carta.Un chollo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar