Restaurante La Paloma

11
Datos de La Paloma
Precio Medio:
67 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.1 10
Comida:
8.9 10
Entorno:
6.8 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Barrio de Salamanca
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 31,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos, Semana Santa, agosto y Navidades.

Teléfono


11 Opiniones de La Paloma

Se me olvidaron poner algunas fotos.

Otra visita y nueva satisfacción plena.
Tomamos para compartir arroz meloso con pichón Y también un salteado de cuatro setas con huevo de corral y trufa que estaban ambas cosas riquísimas.
De segundo su clásico rabo de toro deshuesado con guarnición de crema de patata y brócoli y mi acompañante lomo de rodaballo al horno con verduritas.
De postre su exquisita y finísima tarta de manzana que hay que pedir cuando te toma nota ya que la elaboran al momento y tarda unos 20 minutos en elaborarla.
Lo regamos todo ello con un tinto Alion que daban ganas de llorar cada vez que nos servían una copa, ya que esto indicaba que se acababa.....

Fantástica comida y un sitio muy tranquilo donde disfrutarla

Este restaurante es uno de mis favoritos cada vez que voy por la capital del reino.
Sus platos clásicos como el rabo o su mi cuit pasando por la ventresca de bonito al horno e incluso el arroz con pato y trufa............todo exquisito.
Y si miramos hacia el elixir de Baco se hacen los ojos chiribitas......buena carta de vinos un pelin subida de precios

Creo que con el título queda muy bien resumida mi valoración de este restaurante. La Paloma es un restaurante que lleva abierto "solo" 20 años, pero se respira un ambiente de clasicismo bien entendido como si llevara 50. Desde su decoración, a los clientes, pasando por la vajilla y por una cocina vasco-francesa con platos de toda la vida muy bien elaborados.

Un servicio muy profesional, personal con años de experiencia que resuelven con agilidad y solvencia pese a estar el local lleno. Sin esperas, sin pausas pero sin prisas. Y con mucha amabilidad, que no siempre es habitual.

Yo acudo motivado por la Restaurant Week que te permite disponer de un menú de dos opciones por la tercera parte de lo que te costaría comer de carta.

En mi caso probé:

- Colitas de cangrejo de río gratinadas con verduritas y setas.
- Paloma torcaz asada, deshuesada y flambeada al Armagnac con risotto de guarnición. También mejor el principal que el acompañante.
- Postre: Filloas rellenas de crema de canela con helado de canela

Cantidades generosas. Platos muy potentes de sabor, demasiado contundentes quizás por culpa de los acompañantes: la salsa de las colitas y el rissoto de la paloma. Yo por lo menos me dejé buena parte de ellas en el plato porque se me apoderaban.

Como conclusión, buen sitio. Estoy convencido por la profesionalidad que se le intuye que nunca defrauda, ni bajan del notable. Un sitio de los que no fallan, sobretodo a los amantes de la cocina de toda la vida.

NOTA: Puntúo alto RCP por el precio especial de la Restaurant Week.

El pasado Lunes estuve con unas amigas en este restaurante de cocina vasco-navarra, local con una distribución diferente tipo teatro, muy bien ubicado y con una muy buena cocina, una buena atención (aunque con demasiada seriedad), donde la calidad de la cocina fue excelente, pero la atención en sala dejo que desear por los siguientes aspectos que comento.

1.- Excelente recepción en la entrada del restaurante.
2.- Buena entrada en escena del maitre.
3.- Decepcionante la puesta en escena del camarero, debido al aperitivo solicitado. Gin Tonic de London con muy mala ejecución (limón, Hielo en vaso de sidra) precio 14,50 Euros. Se necesita un mejor servicio para ese precio, es decir un mejor cristal, nunca limón solo cascara y preguntar el tipo de tónica si tienen otra, se sirve siempre sin hielo.......etc.
4.- El aperitivo "invitación bastante que desear" hojaldre sin sabor a nada.
5.- Mención especial a los erizos de mar con huevo de codorniz gratinados y a los raviolis rellenos de cigalas un verdadero manjar.
6.- Servicio demasiado lento entre palo y plato ( solo los entrantes)
7.- Inexistente el servicio del vino, nunca nos sorprendieron con la carta del vinos y tampoco existió recomendación ninguna, simplemente esta basado en servir (eso si temperatura idónea en buena cristalería).
8.- Postres elevados de precio.

Ha sido una buena experiencia, pero sin ser sorprendidos en ningún momento, la atención ha sido correcta pero ha faltado trato humano y mayor profesionalidad o modernidad en algunos aspectos. El contraste de sabores y la calidad han sido magníficos, pero el precio ha sido alto sin ser desorbitado.

Termino indicando que después de los aspectos negativos, es un restaurante muy recomendable por la alta calidad de su cocina y el contraste de sabores de sus platos, pero se debe pagar.

Excelente comida, muy buen servicio. La presentación, la calidad y el servicio excelentes.
Deben de mejorar la carta de vinos y en parte la decoración.
Merece la pena efectuar una degustación de medios platos.

Magnifico restaurante ubicado en el barrio Salamanca, la atención y el servicio muy profesional. Excelente calidad y magnifica presentación con comida vasco-francesa muy original. Muy correcto en el precio.
Deben de mejorar la carta de vino, anticuada y muy poco arriesgada.
Muy recomendable.

Totalmente de acuerdo con todo lo anterior, buena comida y buen servicio, y el local... para gustos hay colores..
si es cierto que es recomendable y que se como muy bien a un precio bueno.

Acudimos la familia a comer a este restaurante tras ver las buenas críticas que leí en Verema, y la verdad es que no nos defraudó. La decoración es un poco rococó para mi gusto, pero en cualquier caso es bastante luminoso y agradable (abstenerse los no fumadores, aunque la verdad es que está muy bien ventilado). Comimos un carpaccio de foie con aceote arbequina delicioso, unos chipirones con tempura de verdura y un revuleto de huevos fritos con setas variadas. Lo mejor es que puedes pedir medias raciones y así degustar más platos, me parece una idea fantástica. Carta muy bien elaborada con recetas clásicas con algo de modernidad. Sobre los vinos no tienen mala carta aunque podría ser más variada. Abunda mucho riojitis, pero tienen algunas referencias interesantes. Repetiré.

Comida de toda la vida, sin una elaboración rocambolesca, pero estupendo.

Siguen triunfando los restaurantes de toda la vida con comida tradicional, y éste es uno de los que se puede seguir yendo a precios razonables.

A destacar que ofrecen medias raciones de todos los platos de la carta. Una manera estupenda de probar varias cosas de su amplia carta.

El local, una horterada, el servicio, correcto.

Carta de vinos con buenas reseñas, principales denominaciones de origen y vinos de toda la vida.

Precio, 50 euros por persona sin vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar