Restaurante Pa i Raïm

Datos de Pa i Raïm
Precio Medio:
52 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
6.7 10
Entorno:
9.1 10
Calidad-precio:
4.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Girona
Localidad: Palafrugell
Dirección: C/ Torres Jonama, 56
Código postal: 17200
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes, Martes y Miercoles

Teléfono


7 Opiniones de Pa i Raïm

ubicado en casa con historia, el entorno es agradable, pero habia bastante polvo por todas partes.....comimos en la terraza y es razonable que hay polvo, pero no era de dos dias.........("sip")
en cuanto a la comida no quedara en mi memoria como memorable, sino como justita pero presentada a lo grand cuisine. No se si repetiremos porque en la zona hay buenos restaurantes sin sorpresa pero esta vez no salio demasiado bien.

Restaurante familiar regentado por parientes de Josep Plá.

Tomamos el menú degustación sin maridaje, ya que consideramos que el precio se encarecía mucho (menú 55 euros, con maridaje 79 euros).

El menú bien, dos snacks (galletas de parmesano y chupito de sopa de calabacín), dos primeros (crocanti de foie y sepias con tinta), un pescado (merluza), una carne (pichón) y dos postres (lo siento, no los recuerdo).

Como vino, un Finca Malaveina de l'Empordà.

Todo correcto, quizás los snacks y la merluza floja, especial atención a los postres, muy buenos al igual que los petit fours.

La casa preciosa, el servicio muy informal y un poco hippye, en contraste con el ambiente que se respira.

Una buena opción, aunque el precio quizás debería ser un pelín más ajustado, al final pagamos unos 75 euros por persona con cafés e IVA.

Acompañados por un Perelada finca malaveina 2005 visitamos en esta ocasión este pequeño local con copas correctas, nuevecitas, servicio muy profesional y ambiente y decoración excelentes.Unos aperitivos dignos y muy logrados,(invitación de la casa) fueron el preludio de unos platos muy correctos, y muy bien presentados en su decoración, iniciando el festin con un gran canelon de verduras y unos erizos (estos sobresalientes)y donde pinchamos fue en los segundos platos : bacalao al pil-pil y cochinillo (faltos de cantidad y de gusto, muy sosos y eso que era bacalao)en los postres (quesos y soufle ) también notables , dos cafes i xupito (invitación) finalmente recalcar que el local es muy bonito pero por este precio , existe una amplia variedad de locales donde superaramos la calidad.recomendable.

Restaurante precioso situado en un entorno com mucha historia y muy relajante, comida excelente con una calidad de producto apreciable, no disfrazan ni el producto ni los sabores, y el servicio va muy acorde con el tipo de restaurante, profesional pero a la vez familiar y nada frio, te sientes como en una casa particular. Un gran descubrimiento! Una advertencia, la propietaria me comentó que solo atienden a unas 30 personas por servicio como máximo, personalmente creo que es fantástico, no remontan mesas y puedes hacer una sobremesa fantástica y tranquila, como las de antes con café, copa y puro.
Muy recomendable, volveré para cenar en el jardin, que relax!
AH!, el horario es erróneo. Abren todo el año menos lunes y martes, y en agosto sólo abren todas las noches de la semana.

Li recomano al Marc Pujol que hi torni, potser va ser només un mal dia. Vaig disfrutar com un camell, i les racions, que diu que són abundants, les adequades. Cert, no quedes amb gana, però si busques un menú equilibrat el trobes. La qualitat del peix és inqüestionable, el servei si que és proper, però ho prefereixo a la tibantor d’alguns establiments. Les postres, sublims. I el local, molt agradable i carregat d’història i literatura: Era la casa pairal de Josep Pla i encara ara la sala la porta la seva neboda.

Restaurante situado en una casa de principios de siglo con un encantador jardín, que abren las noches de verano.Los platos són bastante clasicos y cuidan mucho la metria prima, se tiene de repetir para volver a degustar el sabroso cochinillo al vino rancio, y el soufflé de chocolate , muy ligero ya que está hecho sin harina, nos digeron. El servicio de sala és correcto , y no encontramos tiempos de espera largos. Atención a la selección de puros que es bastante variada y es uno de los puntos que los restaurantes suelen tener abandonados. Volveremos en verano para cenar en el espléndido jardín.

Local precioso, pero me decepciono el restaurante muchisimo, no me lo esperaba! platos muy abundantes y no me gustaron los contrastes de sabores, de primero me comí una tarrina de foie, que era muy empalagosa y muy grande, de segundo un bacalao con verduras, el bacalao pasado y las verduras era una samfaina, yo de nombre le hubiese puesto samfaina con bacalao, el servicio muy sencillo, muy campechano el camarero y la jefe de sala! volveré para ver si han evolucionado la calidad de los platos, y para poder disfrutar de la terraza en verano.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar