Restaurante Los naranjos en Valencia

Restaurante Los naranjos

Datos de Los naranjos
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
6.8 10
Comida:
6.8 10
Entorno:
5.2 10
Calidad-precio:
4.5 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Algirós
Dirección: Santos Justo y Pastor,146
Código postal: 46022
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono


10 Opiniones de Los naranjos

Lunes festivo de San Vicente, salimos a caminar para bajar los excesos del puente con la idea de volver a casa y comenzar la dieta “otra vez”. Con la mitad de los objetivos ya conseguidos, pasamos por delante de Los Naranjos y nos percatamos de que la antigua dirección del local ha retomado el timón, lo que nos sitúa ante una disyuntiva. Alguien dijo una vez:“elije solamente las batallas que puedas ganar”, así que nos rendimos ante la evidencia y dejamos la dieta para mañana “otra vez”.

Este local, junto al desaparecido Tragaltres, ha sido un referente del barrio durante años que, en los últimos tiempos, había cambiado varias veces de dirección (aunque no de nombre) probando diversas formulas sin llegar a despegar en ningún momento. En esta ocasión, parece que la dirección original del local quiere intentarlo de nuevo, ofreciendo la calidad de siempre a precios actuales. Dispone de dos opciones de menú centradas en los arroces, bien para días entresemana, o bien para festivos y también un menú de tapas con varias opciones. En esta ocasión (festivo), optamos por el menú con arroz que consiste en dos entrantes a elegir entre varios y un principal de fideuà o arroz preparado al momento y a elegir también.

Entrantes
1.- Aperitivo de la casa y pan tostado con tomate.
2.- Puntilla a la sartén en su tinta, con ajos tiernos y alcachofas
3.- Ensalada de ahumados, salazones y queso fresco.

Plato principal
4.- Arroz a banda

Postres
5.- Tarta casera de queso de Cantabria
6.- Tiramisú casero con Baileys
Café y manzanilla

Unas mesas amplias y bien vestidas, música de ambiente y la calidad de los platos, nos evocan viejas sensaciones: estamos otra vez en Los Naranjos. La ensalada (muy correcta) y una puntilla destacable (mojando pan en la base de tinta hasta terminarse) anuncian una buena comida. Un finísimo arroz servido al centro y que estaba espectacular, hace que la comida ya haya valido la pena. A partir de aquí una mención especial a la tarta de queso, cuya consistencia me pareció simplemente perfecta y, aunque sin llegar a dominar el Tiramisú como otros ilustres compañeros del foro, el toque de Baileys me pareció totalmente acertado. Café, manzanilla y breve tertulia sellan una buena comida e inauguran mejor siesta.

En definitiva, una buena opción que en el barrio que se echaba de menos y que esperamos tenga continuidad.

  • Tarta de queso y tiramisú

  • Arroz a banda

  • Entrantes

En primer lugar quiero destacar que me he dado de alta en verema con la primera intención de valorar este penoso restaurante del cual salimos indignados este pasado sábado. Espero aportar otras opiniones de otros estaurantes que sí que me han gustado mucho. Esta es una página de la cual me fío bastante a la hora de elegir un restaurante y me gustaría que mi opinión resultara util para gente que tenga la intención de ir a comer allí.
Acudimos debido a la compra de un cupón de groupon por el valor de 35 euros (supuesto valor real de 81 euros jajaj). En primer lugar me pregunto para que demonios intentan promocionarse en este tipo de páginas si luego dan de comer a disgusto y no cumplen lo que dicen (es la primera vez que nos pasa en todos los restaurantes que hemos ido de esta forma). LLamamos a reservar por la mañana y nos dieron mesa a disgusto cuando dijimos que ibamos con un cupón.
La comida consistía en 1 ensalada a elegir "fría de aguacate, gambas y salsa tártara o de tomate valenciano, filetes de anchoa, ventresca de atún...", 1 entrante "croquetas caseras de jamón ibérico, vieiras frescas gratinadas, pimiento del piquillo relleno, pulpo a la gallega...", la caldereta de bogavante para 2 y botella de vino. No había opción a ensalada y nos dijeron que los entrantes eran pescaditos fritos y 1 vieira gratinada. Tras insistir en la ensalada nos acabaron poniendo a regañadientes 1 ensalada de tomate con aceitunas y un atún ramplón (nada de anchoas ni por supuesto ventresca), 1 vieira (nada de vieiras en plural) discreta con mucha bechamel y champiñones. El vino que nos dieron a elegir diferente al que venía anunciado en la promocion (nos dijeron sin más que había tinto o blanco). Muy discreto. Del servicio del vino casi mejor ni hablar. Lo trajeron abierto y ni lo dieron a catar. Lo dejaron y se fueron. Finalmente el plato estrella (jajaj me río por no llorar) la caldereta de bogavante estaba cuando entramos en el restaurante hecha en una paella gigante para tropecientos de la cual iban rellenando cazuelas de barro en las cuales la servían. El tamaño ínfimo (un plato escaso por persona) y mas patata (muuucha patata) con mucho ajo y pimienta que otra cosa. El bogavante muy escaso.
Daba también mucha rabia la diferencia de trato que daban a las mesas en las cuales habia comiendo gente sin cupón. Es decir trato de "pobres y ricos" que hizo que la comida resultara más desagradable si cabe. Eso sí nos ofrecieron muchos postres que no venían en la promoción para ver si aportábamos algo más de dinerito. Por supuesto no tomamos nada (la primera vez que hacemos esto pero no se lo merecíán). Dimos las gracias muy amablemente (ni nos contestaron con un simple buenas tardes, debe ser que no somos dignos; el dueño es de lo más grosero que he visto en mi vida, tampoco nos dijo nada al llegar ni contestaba al gracias que le dábamos tras traer cada plato) y nos fuimos con la seguridad de no volver jamás y por supuesto ni recomendárselo a nuestro peor enemigo.

Local un tanto pequeño, eramos un número nutrido, unos once, y aunque el local estaba casi vacio, por la disponibilidad de las mesas estuvimos algo apretados.
Destacar dos cosas por encima del resto; la terrina de foie "muy buena", y la carta de vinos y algunos mas que tiene fuera de carta, como por ejemplo el que nos pedimos; Venta del Puerto Nº 18. bien servido y con buenas copas. Valorar al camarero, Javi, que a los diez minutos se conocia el nombre de los once, añadiendo con cierta "guasa" el DON delante.
Muy buenos postres. Volveré, esta vez con mi mujer o amigo y seré mas critico.
¡AH! se me olvidaba, prové el mejor brandy de toda mi vida, un Luis Felipe.

Mejorando dia a dia con la incorporacion de nuevos y buenos entrantes, y manteniendo su carta de segundos.El servicio sin ser malo podria mejorarse, se echa de menos cambios de platos y cubiertos, pero bueno quizas eso puede justificarse a cambio de una buena relacion calidad precio.Como dice un comentario anterior quizas lo peor el local, pero bueno todo esta incluido en el precio.

Tres comensales:Jamón-cortado a máquina-correcto;tarrina de foie con compota de castañas-muy bueno,y en buena cantidad-chipirones con baby-normalitos.Plato principal,cochinillo confitado-muy rico-Sorbetes y café.De beber Matarromera crianza 2001,que fue decantado.Para finalizar,tres gin-tonic-con corteza de pepino-excelentes.Servicio muy correcto,atento y profesional.El local,lo peor;anticuado,mal decorado y bullicioso;al igual que los aseos.

Genial. De nuevo disfruté a tope. El foie es sencillamente de ensueño, las ensaladas templadas un deleite. Paquita siempre consigue la lubina en su punto, junto a la del Raset de Denia de lo mejor que he probado. Los postres caseros y sobresalientes, y como siempre sintiéndote como en casa. Si además tienes la suerte de tener al lado tuyo a J.M. Serrat comiendo, pues es placer se multiplica. Recomendado.

Sentimos ser la nota discordante, pero a nosotros no nos convenció en absoluto. Quizás fué un mal dia o quizás no, porqué realmente no hubo ningún elemento para que nos sintiesemos comodos en dicho local. De hecho, creo que hemos sido bastante generosos al valorar dicho restaurante. Lo único que destacarimos es la buena cristaleria de que disponen, la interesante carta de vinos y algún que otro plato interesante. Por lo demás indicar que nos ubicaron en la planta superior, y alli nos sentimos bastante desatendidos. Vimos al personal muy agobiado, y el servicio hacia nosotros fué lentísimo, hacia tiempo que no me impacientaba tanto en una comida. Algunos de los platos que solicitabamos de la carta nos indicaban que "ya no les quedaban". En cuanto a la comida tuvimos que tomar un plato de jamón ibérico y un poquito de foie como entrantes, ambos bastante buenos, y de segundo un rodaballo y un lenguado bastante mediocres. Apenas disponian de mas opciones.

En resumen, mala experiencia la nuestra. Quizás pasada una larga temporada decidamos volver y ver si realmente ha sido un mal dia.

Un saludo.

Excepcional restaurante, sinceramente creemos que está entre los mejores de Valencia. Muy destacado servicio (y asesoramiento) del vino, por parte de Cefe hijo, que por cierto es de la misma promoción de sumilleres que Felip M. i Andreu (ex-l’Assaig y actual jefe de cocina de El Coso). La cocina de Paqui, con materia prima de calidad, es notabilísima; propuestas clásicas (caldereta de bogavante, cigalitas fritas con ajos tiernos, jugosas navajas a la plancha) y otras muy atrevidas e interesantísimas, como la brandada de bacalao con espuma de chorizo ibérico servida en copa... En los postres, no decae el ritmo; desde las tartas y helados caseros (recomendamos el helado de aceite de oliva) hasta las más elaboradas recetas de, por ejemplo, mascarpone con ravioli de piña.
El servicio, amable y muy profesional. Una referencia excelente en la gastronomía valenciana, que recomendamos visitar... No os defraudará.

Estupendo restaurante familiar. Ceferino, hijo, es la revolución del local en cuanto al vino; variedad y calidad de referencias, copas riedel y un servicio digno de un buen somellier, decantándonos el vino y esplicandos las cualidades del Finca Sandoval que nos tomamos. La cocina dirigida por su madre es clàsica y casera pero para chuparse los dedos. Un arroz con bogavante buenisimo. Más que recomendable!

Restaurante familiar. Buenas materias primas y elaboración correcta. Platos tradicionales con calidad. Agradable trato. Cómodo y tranquilo. Grandes referencias en los vinos. Dejarse aconsejar por Ceferino, resultan muy interesantes sus opiniones y nunca falla. Un lugar para recomendar por su buena RCP.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar