Restaurante Rosal 34 en Barcelona
  

Restaurante Rosal 34

28
Datos de Rosal 34
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
6.9 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
6.3 10
Calidad-precio:
6.2 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sants-Montjuïc
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Cierra los domingos todo el día y los lunes sólo a mediodía

Teléfono

Restaurante Rosal 34 Comedor Rosal 34 Comedor Rosal 34 en Barcelona Barra

28 Opiniones de Rosal 34

Restaurante-tapería, viernes noche casi vacio, nos reciben con una sonrisa pese a ser las 23:30 pasadas. Carta de tapas variadas, frías y calientes y tambien ensaladas. Mesas correctas con menaje de pequeño tamaño (platos, cubiertos y servilletas) mejorables, y copas correctas. Nos decantamos por una selección de tapas "sin animales" ya que mi acompañante es vegetariana. Para dos personas pedimos:
- Croquetas de ceps. Buenas
- Buñuelos de queso idiazabal. Muy ricos.
- Patatas bravas. Ración abundante, con cantidad de salsa (a base de allioli+picante). Bien.
- Tartaleta de esparragos verdes con queso de cabra y reducción de modena. Bien.
- Gnocchis con bechamel de trufa. Estupendos.
- Pan con tomate.

Para beber agua sin gas y una botella de "Més que paraules" 2010 Merlot-Syrah (19'50€) a buena temperatura, en copas correctas con descorche y cata. La carta de vinos corta pero con algunas botellas interesantes.
Total para dos, 60€, sin postres ni cafes.
Buena opción en la zona del Poble-Sec.

Fuimos un sábado después del teatro, nos sorprendió que nos diesen de cenar por la hora que era (depende del sitio a veces te ponen pegas) no fue el caso, el trato fue muy amable.

Nos decidimos por el menú degustación de 30€.

Empezamos con un Tartar de atún con soja y mostaza: Muy bueno

Brocheta de langostino, maíz tostado y queso líquido: Bueno

Corazón de alcachofa con huevo de codorniz y caviar de pez volador: Impresionante

Flor de Calabacín rellena de brandada de bacalao y romesco: Bueno

Patatas Bravas en copa: Buenísimas, perdurarán en mi mente

Gnochis con crema de queso y trufa blanca: Bueno

Terminamos con un surtido de tres postres: yogurt griego con culis de mango, crema catalana y cheese cake : Buenísimos

La copa que entra en el menú la tomamos como aperitivo y decimos pedir un Picher B.Nature Reserva por 28€ (nos sorprendió suele ser bastante más caro)

El local muy bien ambientado, no es excesivamente grande, pero con mucho gusto; espacios altos y confortables.
El trato y la cocina es excelente. La relación calidad precio nos pareció muy acertada, repetiremos.

Hacía ya un tiempo que no me acercaba por aquí. Viernes noche, reserva con media hora de antelación, local con 3 mesas ocupadas. Difícil se está poniendo todo.

Éramos tres, comimos de forma compartida:

Las anchoas del Cantábrico, saladas
Dados de bacalao con olivada y tomate, bien
Un foie micuit, excesivamente frío y pasado de cocción, estaba cuit, por entendernos. Insípido.
Unas croquetas de ceps, bien
Unos chipirones con setas y huevo escalfado, bien

Bebimos un Terras Gauda 2011 (Albariño - O Rosal)

Café, normal

Buen servicio

No pagué yo

Excelente local ya comentado. Carta basada en tapas perfectamente compartibles, como así fue

Comimos:

Aceitunas de Kalamata
Croquetas de rostit (excelentes)
Berberechos al vapor con fruta de la pasión (sabrosos)
Bravas en espuma (bien)
Tartar de atún (bueno)
Chipirones con setas y huevo (sabroso)

De beber un Guitian fermentado en barrica y algo de agua (poca)

De postre:
Coulant maridado con una copa de PX Lustau Dan Emilio
Sorbete de violetas sin maridar

Cafe, bueno

Excelente trato y excelente servicio

Se me atragantó la comida. En esa hora recibí la noticia de la muerte del Santi Santamaria.

Me extraño encontrar el restaurante casi vació, solo una mesa de un comensal y otra de tres, teniendo praticamente al lado el Congreso de los moviles. Mal asunto.

Comimos unas croquetas de rustido, correctas.

Un queso italiano, que no recuerdo el nombre, medio fundido al horno con miel y rúcula. Me esperaba otra cosa.

Sus patatas bravas, que no deja de ser una espuma de patata con una salsa digamosle, bravilla.

Unas albóndigas con sepietas. Muy mazacotas.

Y para termnar un foie poêle con helado de manzana ácida. Muy bueno.

De postre compartimos un yogurt gtiego con salsa de mango. Muy bueno.

Para beber, un Yzaguirre y cuatro copas de Gwerstraminer de del Somontano.

Esta vez acudimos para celebrar dos aniversarios, y al contrario que las veces anteriores, optamos por el menú degustación que contenía, entre otros, los siguientes platos:

Steak tartar de atún; Sublime.
Berberechos con fruta de la pasión; Muy buenos, muy grandes y muy frescos.
Dados de Bacalao sobre una cama de tomate al tomillo; No soy un entusiasta del bacalao, pero Muy buenos.
Cecina de León; Muy buena.
Foie mi-cuit al oporto con mermelada de higos; Muy bueno y el toque del oporto muy acertado.
Patatas bravas en espuma; Muy buenas.
Vieiras con calabaza; Sorprendentemente buenas y en su punto de cocción.
Carne melosa con trompetas de la muerte; Increiblemente buena.

Por suerte el postre sólo fue un soberte de violeta con grosella, regaliz y fresitas.

Para beber pedimos el Gramona Rosado y luego dos Bollinger Cuvve muy delicados y muy buenos. En esta ocasión, el servicio del cava fue constante y muy esmerado.

Es un restaurante que se puede recomendar con total seguridad.

Se trataba de una cena de empresa. Finalmente fuimos 10 comensales.

Es la tercera que iba y como siempre me entusiasmó el servicio y la comida, y todavía me cuesta decantarme entre si es mejor el servicio o la comida.

Al grano, cenamos a base de una selección de tapas,

Anchoas del Cantábrico; Muy buenas
Cecina de León; Bien pero no soy muy aficionado
Tartar de atún; Brutal
Berberechos al vapor con marcuya; Buenos, aunque con un poquito de arena.
Croquetas de ceps; Muy buenas.
Croquetas de rustido de pollo; Si las anteriores son muy buenas, éstas son superiores.
Foie mi-cuit; Por lo que dijeron, Muy bueno, quizás demasiado pero porque no conseguí probarlo.
Raviolis de foie; conseguí probar uno, Buenos
Salteados de chipirones con trompetas de la muerte; Quizás lo mejor de la cena
Postre; básicamente coulant de chocolate; Muy bueno

Bebimos dos Guitian (barrica), un Roda y para el postre un Lustau PX.

A parte de la calidad de la comida, me sigue llamando muy positivamente la atención el servicio tanto de Oscar (jefe de sala) como de la camarera que nos atendió.

Sin duda alguna no será la última vez que me vean por allí.

No sabía que el Poble Sec estaba de fiesta. A pesar de no saberlo, fuí a celebrarlo y acerté como si lo supiera.

Comimos:
Aceitunas de Kalamata (buenas)
Dados de bacalao con olivada y tomate (sabroso)
Tartar de atún (bueno)
Croquetas de rostit (muy buenas)
Croquetas de ceps (buenas)
Flor de calabación rellena de brandada de bacalao (buena)
Berberechos al vapor (ricos)

Todo ello acompañado de Guitian Godello Fermentado en Barrica 2007

De postre compartimos:
Petit fours y un coulant de chocolate (ambos buenos). Con una copa de PX tradición.

Cafés, bien

Buen servicio.

Cena inesperada con un amigo, intentamos ir a inopia: lleno, portero "guardaespaldando" la entrada. Optamos por cambiar de tercio e ir al Rosal, llamo por teléfono... no hay problema, mesa en 10 minutos.

Compartimos:

aceitunas de kalamata y un surtido de croquetas. Buenas las de pollo, el resto (setas con foie y una especie de buñuelo de queso), más normales.

De plato principal mi compañero tomo cap i pota con garbanzos (tenía muy buena pinta), yo me tomé chipirones con trompetas de la muerte y huevo, sabrosos (y potentes).

De beber un San Román 2005, perfecto. El servicio del vino consistió en el descorche, decantado y prueba.

Servicio amable y eficaz, como siempre (que bien me ha quedado eso :D)

Planeando una escapada a la Ciudad Condal no podía no bucear por Verema en busca de un lugar decente donde disfrutar de la gastronomía catalana, dado que no soy asiduo a jugármela en ciudades que no conozco apenas. Este - que podríamos denominar- "restaurante de tapas" está ubicado en una de las calles perpendiculares a la Avda. Paral.lel, bien comunicado por tanto vía metro o bus, o simplemente dando un paseo si se está o se vive por dicha zona. Más próximo al puerto (Drassanes) y al acceso al funicular de Montjuïc. La zona, para ser sinceros, no me gustó nada (los propios vecinos claman por recuprar la "dignidad" del barrio). En fin, cosas de casa. La cosa cambia al entrar en Rosal 34, local pequeño pero bien distribuido, con una separación de mesas aceptable y una decoración muy acertada teniendo en cuenta el concepto que, creo, ofrecen. Cocina y bodega a la vista, pero ésta en una especie de piso superior. Servicio muy amable y correcto, siempre sonriente y acertado si les pides recomendación.

En cuanto a la cena en sí, y pese a existir opciones muy interesantes como platos principales (carnes y pescados, algunos para compartir a un precio muy digno), nos decantamos por pedir varias "tapas". A saber: croquetas de ceps, muy buenas por su tamaño adecuado y su sabor intenso; sepietas a la plancha con vinagreta y judías blancas, muy sabrosas y las judías realmente en su punto; foie mi-cuit casero con contraste de sabores, basado en su mezcla con un pan de ¿trufa negra? y confitura de higos; espárragos salteados con queso de cabra, uno de los mejores platos desde mi punto de vista. De postre, un helado de chocolate negro casero, acompañado de galletitas demenuzadas parecidas a las de la tarta de queso y similares -hablo de las caseras, por supuesto-. Cafés expressos como deben hacerse.

Dada mi ignorancia ante los vinos catalanes, cosa que prometo cambiar, me encontré bastante vendido. Los precios de la carta de vinos, además, se me antojaban algo subiditos. Máxime teniendo en cuenta que tanto en éstos como en los del resto de carta NO SE INCLUYTE EL 7% DEL IVA. Este aspecto, como apunta algún que otro forero, es compeltamente injustificable habida cuenta de las disposiciones legales, a nivel estatal y autonómico en la materia. Pero en fin. Transigimos porque somos tontos. A lo que iba, pregunté al camarero y me recomendó, de entre un Can Freixa o un Tobía Selección Crianza 2005 éste último. Resultó un acierto, y además se sirvió a una temperatura correcta. El servicio, después de dado a probar, terminó. De ahí que necesite una mejora, pues cuesta relativamente poco, el precio lo justifica y el local es pequeño, por lo que el volumen de comandas y trabajo es, a mi humilde entender, "sostenible".

Resaltaré una vez el tema del IVA, que no es baladí. No es admisible bajo ningún concepto.

Por lo demás, es un muy, pero que muy recomendable restaurante. Informal pero elegante, con una buena cocina y una buena materia prima, buena selección de vinos ante lo probado y que no supone un desembolso excesivo. Se permite fumar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar