Restaurante L'Astrance

Datos de L'Astrance
Precio Medio:
225 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
9.0 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
4.5 10
Fotos:
0
 
País: Francia
Localidad: Paris
Dirección: 4, rue de Beethoven
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 190,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: domingos noche

Teléfono


3 Opiniones de L'Astrance

Cena para el cumplenaos de mi esposo.
Un gran momento.
Menu degustacion a 190 euros (sin los vinos) el mas "barato" de Paris para un tres estrellas michelin.
Un entorno muy agradable. Mesas con mucho espacio entre cada unas y un servicio agradable sin ser demasiado pesado.
La cocina de Barbot es una cocina con mucha delicadeza y elegancia. Le gusta mucho trabajar con todos los citricos y yo que no soy una gran fanatica de citricos me ha encantado esa cocina.
El mejor restaurante en termino de calidad precio en Paris!!! Y unas de las mejoras cenas de mi vida.

Reservamos con más de tres meses de antelación para cenar un martes. A la llegada, nos sorprendió el local. Mucho más bonito que en foto. Servicio perfecto en todo momento. De los mejores que he visto.
El menú, de 190€ por persona, es prácticamente la única opción. Puedes completarlo con maridaje. Ofrecían también un menú de trufa a algo más de 300€.
Empezamos con unos snacks. Un brioix con trufa y una galette de manzana y praliné. Correctos.
El primer plato lo había visto en algún blog: milhojas de foie, champiñón y manzana con puré de limón asado. Muy bueno. Fresco, equlibrado.
Seguimos con una vieira a la plancha, con ostra ligeramente cocinada. Acompañaban alguna alga, un par de hierbas y una espuma indeterminada. Cocción perfecta de la vieira. Un buen plato, sin más.
Bogavante como un "satay". Buenísimo. Cocción perfecta. La salsa era un satay pero con una base de bogavante y tomate, ligeramente picante. El mejor.
San pedro, pasado de cocción, seco, con una salsa de mandarina y algunos brotes. Buen plato desgraciado por la cocción. El maître tuvo una buena cintura cuando le pregunté el porqué de la cocción del pescado, pero no me creí su respuesta.
Cochinillo con col y pasta de chorizo. Desagradable. A la política de Barbot de no salar sus carnes (equivocada según mi punto de vista) se le añade la potencia desmesurada del chorizo que utiliza. Fue igual que comer un chorizo argal de supermercado. El cochinillo, desaparecido.
Cordero lechal con berenjena al miso y curry negro. La berenjena al m iso es gloria divina. El curry negro es muy bueno. Conseguir un bocado sabroso, un trabajo de chinos. Al no salar las carnes, tienes que unir todos los elementos del plato para que le aporten sodio. Lo malo es que se acaban las guarniciones y te queda una carne de excepcional calidad totalmente sosa. Barbot debería probar sus platos de vez en cuando.
Prepostre: Espuma dulce de patata con helado de vainilla y tomillo. Muy bueno.
Postre: Mousse de coco y chocolate. No puede fallar.
Café salado con helado de leche. Malo, malo.
Bizcocho de canela con tres guarniciones. Bueno.
Petit-fours: Unos trozos de fruta ???. Para colmo no era nada del otro mundo.

En definitiva, las estrellas son una estafa total en lo que a Francia se refiere. No merece la pena ir a dejarse el sueldo a los estrellados parisinos. Las próximas vacaciones me voy a gastarme el dinero a Italia.

Impresionante restaurante.Pascal Barbot oficia una cocina moderna pero sin estridencias.(No hay hidrogeno liquido, ni peta zetas..).
Menu degustacion a 115 €, pero en pocos menus degustacion me han dado langosta y pichon como en este caso.Seis platos, un sorbete de limon y pimienta (muy refrescante) y un postre ademas del cafe (muy rico por cierto) con sus correspondientes petit fours.
Vajilla correcta , Copas Nachtmann ( desconocidas hasta ahora para mi), decantadores por todas partes y cuberteria funcional incluidos los cuchillos de Laguiole.
Servicio de sala: impecable. La escuela francesa se nota.De los mejores servicios de sala que he visto en mi vida.(muy pocos restaurantes patrios que yo conozca tienen este nivel de servicio de sala).
Carta de vinos completisima pero chauvinista. Solo vinos franceses. Sumellier que conocia muy bien su trabajo probando el primero el Bourgougne Aligote de Bouzeres que pedi a 35 € (algo caro, mas o menos tienda x 2 ).
El local de inspiracion zen no tiiene esos toques barrocos de los grandes tres estrellas de Paris.
Por ponerle un pero: el vino se me fue calentando durante la comida dado que el sumellier "decidio" no meterlo en cubitera...
En definitiva : gran restaurante de un gran cocinero moderno pero con los pies en la tierra.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar