Restaurante Caburé en Sant Pere de Ribes

Restaurante Caburé

2
Datos de Caburé
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
7.9 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.8 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)



2 Opiniones de Caburé

Llegamos por casualidad y sin duda todo un acierto. Se encuentra ubicado en las afueras del pueblo, rodeado por casas adosadas y antiguas construcciones. El restaurante, que toma forma en una antigua casa de aire rural, ofrece íntimos espacios en los que disfrutar de una comida o cena. En nuestro caso estuvimos al lado de una chimenea en una mesa para dos de lo más romántico. Carta corta pero variada y con algunos vinos sorprendentes del pueblo y alrededores. Cocina esmerada, con platos cuidados y basados en materia prima de calidad. Permite convertir algunos de los platos en vegetarianos con tofu y seitán casero, cosa que mi pareja agradeció. Ambos disfrutamos de un menú degustación de 5 platos a un precio muy competitivo (27€ con postre, vino y café) Resumiendo: un ambiente muy agradable que invita a quedarse. Cuenta con 2 terrazas (una exterior y otra interior) que prometen ser un lugar perfecto para una cena de verano. Servicio próximo y muy atento. Local pequeño y de corte familiar en el que se nota que se dejan el alma por ofrecer una propuesta próxima y diferente.

Como nota negativa diré que hace poco quisimos volver y, muy a nuestro pesar, todo lleno. Recomiendo reservar con algo de antelación. Podéis encontrar su contacto aquí: cabure.es

  • el bacalao al souflé de all y oli

  • el tartar de atún. Delicioso

  • vistas de nuestra mesa

El restaurante está ubicado en una antigua casa de labradores de cuando el pueblo era básicamente agrícola antes de convertirse en una población residencial, rodeado de casas adosadas su enclave está en una pequeña plazuela junto a la estrecha carretera que une Sant Pere de Ribes con Olivella y que se habilita para tomar una cerveza, un refresco o un vermut o el café después de la comida o cena y fumar el cigarrilo.

La casona está muy bien conservada, dispone de varias estancias reconvertidas en pequeños comedores, muros de piedra de gran espesor algunos de ellos remozados y pintados enormes vigas de madera para soportar el piso superior que creo que no está habilitado como restaurante y es la vivienda habitual de los propietarios, dispone de un agradable patio trasero donde se sirven cenas en los meses de verano.

La carta es reducida y se centra en ensaladas, pasta, pescados y carnes a la brasa y poca cosa más, eché de menos en la misma algún arroz y algún que otro guiso de cassola (cazuela)

Pedimos mejillones al vapor ración abundante, de pequeño tamaño pero con la carne del molusco llenando toda la concha, muy buenos y ensalada de burrata con tomates confitados, pesto rojo y frutos secos.

Los segundos mil hojas de calabacín asado con mozarella de búfala, tomate, ensalada mezclum y pesto verde, plato muy vistoso con un gran colorido y muy bien presentado, y effiloché de confit de pato con foie rallado sobre el confit, con un toque de miel de trufa, acompañado de unas tostas, buena mezcla de sabores aunque el foie era bastante escaso.

No tomamos postre puesto que solo tienen pastel casero de diferentes tipos y flan, pasamos directamente al café

Pedimos un blanco de la cercana DO Penedés, Xic  monovarietal  xarel-lo elaborado por Agustí Torelló Mata servido con camisa enfriadora.

Las mesas con camino de mesa de papel y servilletas del mismo material. Copas de vino mejorables.

El servicio corre a cargo de una joven camarera que cumple perfectamente y con diligencia sus funciones

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar