Restaurante Versátil: Para no perdérselo


Qué lastima que este local se encuentre a casi tres horas en coche de mi casa. Si no... Dispone de un gastro-bar en el sótano que visitamos antes de acomodarnos en el salón de la planta baja. Decoración moderna con una gran vinoteca iluminada al fondo, mesas bien vestidas y bastante separadas entre sí y sillas muy cómodas.
 
Cena para seis comensales. Aparte de la carta ofrecen dos menús, gourmet y experiencia. El segundo contiene al primero. Cinco comensales elegimos el más corto, al tratarse de la cena, compuesto por aperitivo, dos entrantes, plato principal a elegir entre dos, postre a elegir de la carta y petit fours. El sexto comensal prefirió la carta.
 
Aperitivo: tostas de salmón ahumado y queso azul. Bien.
 
Primer entrante: huevo a baja temperatura con espuma de patatas y trufa negra, migas extremeñas, láminas de foie marinado y puré de hierbas. Muy rico.
 
Segundo entrante: tataki de presa de ibérico con trazo de mostaza de hierbas, micro-brotes y chips de patatas moradas. Estupendo.
 
Principal elegido por tres comensales: taco de bacalao skrei confitado en aceite de oliva Gata-Hurdes de ajos con estofado de mejillones, trigueros y espuma de hinojo. El mejor plato de todos, excelente, una combinación extraordinaria de sabores con producto de gran calidad.
 
Principal elegido por los otros dos comensales: entrecot de vacuno asado al carbón con espuma de apio-nabo, polvo de piquillos asados, aire de boletus y reducción de su asado.
 
Los postres elegidos fueron los siguientes: torrija caramelizada con salsa de Baileys y helado de nata (sublime la torrija), degustación de helados caseros con teja de almendras (tres bolas de frutas del bosque, nata y vainilla) y cookies con salsa de vainilla y helado de nata, nueces y miel.
 
De la carta se eligió jamón ibérico acompañado de pan payés a la brasa con tomate rallado, cebollino y AOVE y un chuletón de vaca de 1 kg con patatas fritas y piquillos.
 
Buena y completa carta de vinos de la que elegimos tres extremeños. Empezamos con un curioso Suerte del Rey 2017 (15 €) de gewürztraminer. Le sobraba dulzor y le faltaba acidez. Sin duda la estrella de la cena fue el siguiente, Xentia 2014 (29 €), 51% de graciano y 49% de syrah. Es el vino top de Pago de las Encomiendas con 14 meses en roble francés nuevo, maduro, corpulento, aterciopelado y largo, muy bien hecho. Fue perfectamente aireado por contener precipitados naturales. Terminamos la cena con un fresco Palacio Quemado La Zarcita 2017 (16 €).
 
Los petit fours (mini-magdalenas y trufas de chocolate) acompañaron a un licor casero sin alcohol de arroz con leche.
 
Tres tipos de pan: blanco, de aceitunas negras y de pasas y nueces.
 
Buen menaje, copas Schott.
 
Servicio eficiente, agradable y simpático.
  1. #3

    Miryam777

    Como bien a indicado Victor en el comentario anterior, el restaurante se divide en dos niveles, con entradas por puertas independientes y con conceptos muy bien diferenciados. Añadir que en el gastrobar se puede degustar el 50% de la carta de arriba junto a otras propuestas gourmet para compartir, con un ambiente más informal en el que , además de animado ambiente, sus propuestas gourmets y su abultada oferta de tapas, este gastrobar esconde otra sorpresa más. Sus paredes actúan de galería de arte para promocionar las obras de artistas locales.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar