Restaurante Macel.lum

Datos de Macel.lum
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.7 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
6.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: Conde Salvatierra 9
Código postal: 46004
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 29,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


3 Opiniones de Macel.lum

Local ya descrito y que presenta algunos cambios (mejoras) tales como carta sin estar en folios sueltos, un servicio en sala muy profesional y una mayor comodidad en la sala. Un horario de apertura centrado en las comidas de medio dia con más descanso en las noches. Abre lunes lo que ya es notorio.

Persiste un menú de cocina de mercado presentado aparte en folio sobre soporte de madera; versión corta con 2 entrantes a elegir entre 3 (20€) y versión larga (30€) con los 3 entrantes, pudiendo elegir siempre un principal entre varios arroces del día, o una carne o un pescado del dia (hoy eran salmonetes). más un postre predeterminado. La carta propiamente dicha contiene entrantes más propios de la barra que del restaurante, tales como croquetas, ensaladilla, bravas, etc..; otras opciones llamadas de mercado como pulpo, clotxinas, sepia, ensaladas y otras más; interesantes las opciones de cocina internacional con figatell, pato Pekin, tacos y tartares. Especial dedicación a los arroces, con 7 opciones, más una de fideuá, con algunas versiones más novedosas y 3 más opciones de arroz por encargo previo (paella valenciana, arroz de langosta y arroz de fesols i naps).

Cinco para comer en una amplia mesa centrada en un comedor casi lleno al completo. Un muy buen pan artesano caliente de "La Tahona del abuelo" y un buen aceite Lágrima hacen sobrellevar la corta espera de cocción del arroz. Unas aguas con gas (San Pellegrino) y sin gas más unas cervezas mientras elegimos la comanda.

Al centro y compartiendo una ración de cada:

. ensaladilla rusa de sardinillas frinsa: una buena ensaladilla clásica con el complemento de unas sabrosas sardinillas.

. croqueta de anguilla all i pebre: bien pero falto de profundidad en el sabor.

. alcachofas con un velo de panceta: dos ingredientes buenos que suman juntos.

Principal:

. 4 optamos por el arroz y elegimos arroz seco con gallo San Pedro, calamar (mini trocitos) y gambas (gamba roja x 1 p.p.): servido al centro de la mesa, una capa muy fina de arroz con buena cantidad de sabroso pescado, fondo intenso y un punto extra de sal, con un arroz al dente (para algunos falto de cocción), aunque la verdad es que para mí prefiero este punto extra de sal y tersura del arroz, que el punto contrario. Muy recomendable.

. el disidente se fue a por carne a la brasa de Kamado, lomo bajo de ternera rubia gallega: amplia ración, buena calidad, buen punto de brasas

Postres: hay dos opciones, la variante clásica de postres al uso, y la variante creativa, en un guiño hacia su paso por top chef. De la primera probamos la tarta de manzana de Alejandro Platero con una presentación muy personal pero que no tuvo mucho éxito; de la otra parte probamos la maceta de mantequilla quemada y café que fué muy exitosa y recomendable. A señalar la falta de varias opciones sin previo aviso.

En la parte de vinos empezamos por un Avancia Cuvée de O del 2016, un godello de Jorge Ordoñez y rematamos con El Jefe de la Tribu 2012 en gran momento y que acompañó bien esa carne y ese intenso arroz.

Unos buenos cafés finales sin extras y cerrando el local ya casi sin trabajadores. Las sensaciones es que tenemos de nuevo un giro hacia la cocina más dependiente de fondo y producto, con emplatados actuales, minimizando la cocina creativa presente en mayor medida en etapas anteriores centradas más en menús cerrados tipo degustación que obligan a una renovación constante de ideas y platos.

Ya descrito en el anterior comentario el cambio de ubicación queen principio es una mejora por estar más céntrico y más cercano de uno de los dos ambientes gastronómicos que hay en Valencia (mercado de Colon y mercado de Ruzafa).
Una barra de bar amplia donde poder dar de comer y unas mesas y decoración bastantes asimétricas y no demasiado cómodas ni amplias aunque sí llenas.

Una carta de comidas que consiste en varios folios cogidos con pinza pero que acaba siendo un grupo incompleto de folios en algunas ocasiones.
Dispone de un menú llamado de "cocina de mercado", que parece el más habitual de consumo; bien versión corta con dos entrantes (19.99€) o la larga con cuatro (29.90€) con un principal (dos variantes de arroz a servir una opción, a mesa completa) más postre, sin anunciar si incluye pan, bebida o IVA.
Otro folio anuncia las sugerencias de mercado aunque parecen más sugerencias de cocina del chef que producto de temporada pues encuentras callos de ternera, manitas, navajas...

La propiamente dicha carta de comidas son otros dos folios con aperitivos de barra, productos del mar y de la tierra como entrantes; de principales (sobre 20€): pescados con dos opciones merluza de pincho y pescado del día cuyo precio no coincide con la sugerencia de mercado de hoy.
La otra opcion es carne: paletilla de cordero, pluma y chuleta de vaca.
Se completa con una amplia opcion de arroces y algunos de ellos precisan de encargo previo.

La carta de vinos es bastante amplia y variada, con algunos vinos poco habituales que se agradece encontrar.
Arrancamos con una mencía Massimo Tinto con mucha fruta y seguimos después con un infrecuente tinto de El Grifo: Ariana 2014 con más entidad y suavidad.
El servicio continuado y bien llevado, como no podía ser menos, por quien manda en la sala.

Mientras decidimos, por cortesía, unos chips de piel de bacalao con crema de boquerón. Buena idea pero estaba algo duro.
Un pan ceclamado varias veces, se hacia necesario para un aceite riojano verdoso y sabroso: 5 verdades.

Cuatro para comer y sin tener muy claras las opciones ni las raciones, decidimos compartir todo, sirviendo dos de cada:
. terrina de oreja a la plancha, pepino, zanahoria, cilantro, cacahuetes y aceite picante (14€). Con reminiscencias de ceviche, quizás el más incomprendido.
. alcachofas con patata confitada y caldo de jamon ibérico (15€). Se acompaña de un crujiente de jamón; buen producto y bien elaborado y presentado.
. huevos (2) ecológicos fritos con setas (trompetas de la muerte) y jamón de bellota. Siempre cumplen bien (volvemos a reclamar el pan y al fin llega).
. guiso de morro con garbanzos y hierbabuena (14€). Sabroso, meloso, perfecto de cocción; para comerse un pozal, pero la ración era escasa para dos e incluso justa para uno si te gusta como plato principal.

Los principales tambien los compartimos:
. parpatana de atun rojo balfego a la brasa (21€) con jugo de fesols y naps y crujiente de remolacha, servido con su quijada y todo. Todo sabor, aunque con menos elegancia de la esperada ya que te obliga a desmigarla para separarla del hueso. Buena ración.
. pluma ibérica de Joselito a la brasa, con zanahoria, yogurt y salsa española (20€). Buena ración, buena carne, buen punto (no preguntado previamente) y agradables complementos. Recomendable.

En el siguiente folio están los postres y una compañía muy interesante de vinos dulces y espirituosos; pediamos dos de fruta (¡opción que no habia en carta!) que tras muchas dudas se anuncia que solo hay manzana, con lo que descartamos la fruta.
El dulce no apetecía como opción, asi que pasamos a los cafés, al que añadí una copa (7 ml anuncian) de Alambre de 20 años (8€), traida ya servida desde la barra ¿? (la jefa ya se habia ido): un buen dulce con su ajerezada nariz y su acidez en boca; este vino simempre caminará unido al grupo 3 x 4 y al querido y añorado Gadhus.

Hay que dar tiempo a asentarse al nuevo ambiente, nuevos clientes, competencia y cocinas cercanas, nuevos camareros... pero una cosa está clara. Visto lo visto en carta y lo servido, más lo probado en mesa, los platos de cuchara (incluido el arroz) parecen una muy buena opción.

Alejandro Patero ha cambiado la ubicacion de su restaurante y se ha venido al centro de Valencia,en el antiguo local de quintana
El diseño es moderno con botijos colgados del techo .con varias mesas largas en las cuales sienta a las parejas separndolas de las demas por botellas de champan de diferentes tamaños A mi particularmente me gustan mas las mesas individuales
Bueno a lo que vamos Menu cuina oberta
Aperitivo ,una pequeña porcion de ensaladilla rusa con sardinilla
Dos entrantes .Caballa en semi salazon,ajo blanco cacahuete y hierbas
Guiso de sepia con maiz y blanquet
Plato principal arroz meloso de pelota canela y limon
Mi sensacion ,ni fu ni fa ,la caballa para mi gusto sabia demasiado a guiso arabe y el guiso de sepia eran trozos tan pequeños que no se notaba el sabor
Y el arroz estaba entero,,era diferente ,demasiado sabor a canela.
Yo sinceramente prefiero los sabores mas tradicionales en este tipo de comida
El postre muy bueno tarta de zanahoria
Hemos tomado solo de aranleon blanco ,agua y cafes ,dos de pan cobrado a 5 e.
El iva no esta incluido ,al final 3 personas 87e

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar