Restaurante La Lluna de Valencia

14
Datos de La Lluna de Valencia
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
6.1 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
6.3 10
Entorno:
8.1 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Valenciana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 6,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Sábado mediodía y Domingo

Teléfono


14 Opiniones de La Lluna de Valencia

Hacía tiempo que no visitaba este Restaurante ubicado muy cerca de casa, había oído hablar de cambios, de nuevos aires, así que al final me decidí junto a tres amigos más para una celebración muy esperada. El local sigue siendo un lugar precioso, muy especial, en plena huerta pero cerca de todo, desde la mesa en que estaba ubicado en el primer piso, preciosas vistas de la huerta, buena separación de mesas, vajilla y mantelería pero mucho que mejorar en las copas. Pedimos el menú lluna, el primer plato consistió en una ensalada la lluna con pulpo, mejor dicho, dos enormes platos para cuatro personas donde los trozos de pulpo podían contarse y el resto de la ensalada, la verdad no tenía mucho atractivo, sencilla simplemente. Seguimos con un pastel de berenjenas y colas de langostino en salda, plato poco atractivo, sencillo, buen sabor y poco más, insulso a mi entender. A continuación un arroz meloso de pollo, conejo y alcachofas, buen sabor, buen punto del arroz y buenas raciones, lo mejor sin duda. De postre Corona de l'horta, un buen dulce para terminar con una mistela sencilla detalle de la casa.
Buen pan y café "cremaet", servicio algo desbordado pero en nuestro caso salvado por el amigo Isidro que estuvo todo el tiempo pendiente y trató con su interés y esfuerzo salvar las carencias de la casa. La carta de vinos es suficiente para la oferta, tomamos dos botellas de Tombú, un gran rosado que armoniza con casi todo.
En resumen, en general sensación más bien decepcionante aunque con aspectos que pueden servir para un mejor futuro.

fuimos a almorzar porque el entorno es agradable y nestra experiencia es para no repetir, la falta de atención de los camareros y el desorden, para terminar con la cuenta. Habíamos pedido dos medios bocadillos, por cierto escasos de mezcla y el pan dejaba que desear y a la hora de cobrar la camarera nos dice que en ese localse cobrara bocadillos enteros (mal estilo) porque eso mismo lo podía haber dicho cuando pedimos, nos sentimos engañados y con mal sabor de boca. No volveremos y no lo recomendaremos.

El restaurante es acogedor, la comida buena, pero el servicio es increiblemente malo. Sólo hay un camarero que hace realmente bien su trabajo, si tienes la suerte de que te sirva él, seguro que volverás. Sin embargo, si te sirven la chica o el chico joven se te van las ganas de volver. Tardaron más o menos una hora en servirnos los entrantes, que no eran más que unas anchoas y una ensalada tibia. Después nos sirvieron el arroz a banda, y pasados unos 15 minutos preguntamos por el all-i-oli y nos dijo que se habían quedado sin. El vino no nos lo pudimos beber porque se lo llevaban de la mesa y te servian cuando se acordaban, es decir 2 veces en toda la comida, que duró por cierto más de 2 horas debido a los retrasos. Y para colmo, cuando pedimos la cuenta al chico joven, no nos hizo ni caso hasta que por fin el otro camarero se dió cuenta (pasados 20 minutos) y nos la sacó. Resumiendo, no se lo recomiendo a nadie.

Para no repetir!. El cocinero hace un buen trabajo, pero no es suficiente para suplir la falta de profesionalidad en la sala!.
Se me hizo eterno el tiempo que estuve esperando a que me atendieran. Tenía que estar pendiente de llamar al camarero, para que me llenara la copa, porque la botella no la dejan en la mesa. A la segunda vez que tuve que preocuparme de llamarlo para que llenara las copas en la mesa, se acabó la paciencia. Que mal servicio!
Mala relación calidad-precio para lo que ofrecen. Sólo queda el nombre y poco más. Para no repetir!.

Productos de primerisima calidad.
Entorno muy tipico y muy acogedor.
Servicio excepcional y cercano.
No se puede pedir mas.
Siempre volvemos.

Una alqueria del siglo XVI que te recibe con un majestuoso olivo, un salon de techos altisimos, rodeado de antiguedades entre los que se destaca tapices, piano y una colección de 9 relojes de bronce, todo ello te envuelve en una atmosfera con encanto que te prepara para pasar una velada extraordinaria con poco que acompañe la cocina. Si ademas, lo que te ofrecen es buen producto, con cuidada presentación, sin escamotear las cantidades y un servicio atento no puedes mas que pensar que su visita es un acierto total. El unico pero, la carta de vinos que no esta a la altura de tanta magia.
Tomamos una terrina de foie macerada al Armagnac (buena), una brandada lluna (buena), 3 de arroz meloso de pulpo, habitas y ajetes (memorable tanto por su punto, sabor y cantidad), un tocino de maracuyá y mango sobre sopa de chocolate blanco y yogurt (buena) y 2 cafes.Para beber 3 cervezas y dos copas de vino. El precio por persona fue de 33 euros, muy buena RCP

Hacía años que no comía en este restaurante, y eso que me pilla casi al lado de casa.
En esta ocasión la excusa fue comer en familia para celebrar los Reyes. Acudimos a las 14h (previa reserva) y el local fue llenándose poco a poco. No comentaré nada de su entorno y el ambiente, pues ya se ha dicho casi todo.
Como conocemos al personal que lleva el restaurante, nos hemos dejado aconsejar. Nos han traído, como entrantes, foie (correcto y poco más), una especie de pastel de verduras (por ahí había berenjenas) muy, muy bueno, y yo he pedido expresamente la coca de queso de cabra y calabacín, que todavía recordaban mis papilas gustativas desde la última visita.
De entrantes todos, menos yo, han pedido merluza rellena de gambas(nos habían chivado que acababa de llegar fresquita). Yo he tirado 'pal' monte y he pedido conejo. Estaba deshuesado, con tomillo y romero. Bastante bueno, pero mejor la merluza.
De postre todos hemos ido de cabeza a por el parfait de nueces con salsa de chocolate. Es un postre que me encanta y que siempre que he venido aquí lo he pedido. El truco es que las nueces están caramelizadas y le dan un punto dulzón y crujiente acojonante. El único pero, quizá, es que tenía poca salsa de chocolate. En cualquier caso no ha quedado ni la sombra.
Para mí es un sitio que quien no conozca debería visitar, no sólo por el entorno y por la belleza del propio local, sino porque la cocina es muy correcta. Las propuestas son todas clásicas, sin riesgos, y dependen casi en absoluto de la materia prima. Si ésta es buena, como era el caso, el resultado será óptimo.
No hemos pedido vino, así que no valoro el servicio, auqnue sí he visto la carta y creo que hace falta una actualización y asunción de más riesgos. Hay referencias clásicas, pero faltan vinos más actuales.
Por cierto, los camareros son de verdad, profesionales y atentos, y no 'mirasuelos' que digo yo y que tanto abundan últimamente.

He ido varias veces a este restaurante, sobre todo los domingos cuando el servicio no da abasto en la sala porq esta llena, pero se defienden siempre con una sonrisa.
en cuanto a la comida:
los arroces creo que los hemos probado todos y sin duda el seco o meloso de bogavante se llevan la palma los demas, normalitos..
y vino... siempre falta el vino que nos gusta tomar y mira que se lo pedimos, eh!! yo miraria bien la temperatura de la cava..

me gusta el lugar para un dominguito tranquilo.

por lo general buena RCP.

creo que si se esfurzan un poco mas la luna de valencia brillara mas.

Pues si buen comer y un lugar especial para ir con la novia y sorprenderla.
Choca mucho ver un piano en el restaurante, por lo menos a mí.
La carne que comí hecha en su punto y con un sabor tremendo, mi novia pidió pescado y también quedó sorprendida por el sabor.
Recomiendo disfrutar de la comida y dejar los postres para otro tipo de restaurante más flojos.
Sin problemas de aparcamiento.

Creo que la puntuacion lo dice todo. Cocina monotona y aburrida. Servicio del vino flojo, muy flojo. Una pena, fue un sitio muy agradable. Hoy en dia no merece la pena en absoluto ir

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar