Restaurante MaryPeppins

3
Datos de MaryPeppins
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
8.6 10
Servicio del vino:
9.5 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
9.5 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 20,73 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono


3 Opiniones de MaryPeppins

Lo de este restaurante con el vino es de admirar y un verdadero lujo, la carta es bastante completa, deben tener unas 100 referencias, muy variada, con vinos de todo tipo y no solo se abonan a los comerciales, lo que tiene cierto riesgo, mucha gente aun va a tiro fijo, a lo conocido y la posibilidad de que te queden muchas botellas inmovilizadas es alta.

Tienen la mayoría de las D.O. Nacionales, algunas, poco habituales en los restaurantes y lo más alucinante es que todas, todas las referencias, pueden pedirse por copas, y si tienen que abrir una botella, la abren.
Así pues, puedes disfrutar de un Valbuena 5º año a 28€ la copa (135€ la botella), o un Pago de los Capellanes el Nogal a 12,50€ la copa (58,5€ la botella), o un The Ham Factory a 6€ la copa (30,50€ la botella), o un Condado de Oriza Rsva a 4,20€ la copa (21€ la botella).
Todos los vinos en varias cavas climatizadas grandes.

Nosotros pedimos tres copas de Y de Ayles de Pago de Ayles (3,30€), servidos en copas perfectas y desde luego a su temperatura adecuada.

No he visitado todos los restaurantes o gastrobares de Catalunya, pero me atrevería a decir que, en la ciudad, es el mejor bar de vinos, eso seguro y en la zona, probablemente también, o por ahí debe estar.

El local ya está comentado anteriormente, esta vez nos sentamos en las mesas altas con taburetes, las otras estaban llenas, llamamos el mismo dia. El servicio sigue siendo muy bueno, cercano, amable y entregado, especialmente y como no podía ser de otra manera, por parte de sus dos dueñas.
Eramos cuatro, y lo que pedimos para cenar fue:
- Patatas bravas, ya comentadas, presentación original, la patata entera con la salsa inyectada, muy efectista, el sabor correcto.
- Calamares a la andaluza, bien fritos y tiernos, con una salsa como romesco, buenos
- Un pulpo asado, dos patas de tamaño considerable, sorprendentemente tierno para su tamaño, igual le faltaba un toque mas de calor, servido sobre unas patatas al horno aliñadas, bueno también.
- Un par de fingers de pollo para los niños, hechos con hierbas lo que les daba un toque diferente, de echo, no creo que estén pensados para los niños.
- Un tartar de salmon, bueno en su conjunto, equilibrado entre todos sus ingredientes, fue la ración algo mas justa de todas.
- Una pluma ibérica, que creo que ya se ha convertido en un clásico, aunque esta vez un pelin pasada de cocción, nada que pudiese arruinar el plato.
Un par de refrescos y un cortado, no tomamos postre.
Lo dicho, un homenaje al vino.

somos una pareja que nos gusta disfrutar de la buena comida, somos de esos jóvenes que preferimos gastarnos el dinero en una buena comida/cena antes que en salir de fiesta.
hay que decir que es de los pocos sitios en sabadell donde puedes degustar magnificas tapas bien elaboradas y diferentes y a la vez platos realmente elaborados y "complejos", una de las cosas importantes es decir que todos sus postres se elaboran allí en el restaurante (nada de coulants de microondas) y aunque algunos tardan en salir la espera merece la pena.
su bodega tambien juega un gran papel en este local tienen vinos de copeo y vinos de vitrina a precios moderados, también ofrecen carta de gintonics y cócteles.
el servicio es ágil y atento de un carácter amable y familiar, sin duda volveremos a repetir.

MaryPeppins es un restaurante relativamente nuevo en Sabadell, y está de moda.
Sus dueñas, Mary y Pepi (como no podía ser de otra manera) han creado un restaurante muy "cool", con una decoración moderna y atractiva y con un ambiente informal y muy actual.
Tienen una zona con mesas altas, otra con mesas normales, las que están alineadas en la pared, diría que les falta un poco de separación entre mesas, también una terraza interna que creo utilizan como zona de copas en verano.

Las mesas no tienen manteles, una hoja de papel negro y servilletas de papel, esto que en principio podría chirriar un poco, aquí no lo hace, se enmarca dentro de esa imagen informal.

Su propuesta gastronómica es, por un lado, una selección de tapas mas bien elaboradas y por otro, una selección de especialidades que juegan el papel de plato principal.
Todo se sirve en unas tablas de pizarra negra.

Hasta aquí, un restaurante con mucho gusto y propuesta muy interesante, pero que podemos encontrar en muchas ciudades, ¿que les diferencia?, su decidida y espectacular apuesta por el vino.

Parte de la decoración son las vitrinas con botellas de vino y armarios climatizados, carta espectacular, no se cuantas referencias deben tener, sobre cien, y poco comercial!!, si, hay Rodas, PSI, Abadía Retuertas... pero hay una larga lista de vinos para dejarse sorprender y si no están todas las D.O, casi, nosotros pedimos un Manchuela, ya os digo ahora, que en Sabadell habrá uno o dos restaurantes que tengan vinos de Manchuela.

La división que hacen en la carta de vinos, me parece muy acertada, hay un primer bloque de vinos muy seleccionados sobre los 10-12€, que yo creo que para iniciarse, está genial, luego, la carta mas convencional y a precios que a mi me parecieron bastante contenidos en muchos casos, estas dos chicas piensan que el vino debe estar al alcance de todos..... como debe ser.

Otro aspecto a destacar es que todos los vinos de la carta (o casi todos, no lo recuerdo bien), pueden ser servidos a copas.
Me comentaron que les gustaría tener vinos internacionales, de momento lo están pensando.........yo lo seguiría pensando, mejor consolidar la apuesta actual, a ver como lo asimilamos los clientes, que no estamos acostumbrados a ver este despliegue, supongo que mantener una bodega no debe ser barato.

El servicio es honestamente amable, entregados a la difícil labor de satisfacer al cliente, era nuestra primera visita y nos aconsejaron bien, en lo que respecta a cantidades, combinaciones y otros aspectos de la carta, nos atendió una chica que probablemente era la encargada de los vinos, con ella estuvimos conversando sobre el tema,
También Pepi.... o era Mary :-) en cualquier caso, irradiaba simpatía a raudales.

Vamos al tema.
Para empezar compartimos tres platos, unas berenjenas fritas en láminas con queso y miel, Steak tartar de salmón con cítricos y aguacate, servido tapado por una urna llena de humo y unas bravas, seis patatas redondas pequeñas al horno o a la brasa, a las que le inyectan su salsa brava de la casa.
Los tres buenos, el tartar con un buen toque del humo, pero casi sin percibir los cítricos, que fue uno de los motivos de nuestra elección.

En los segundos coincidimos, Pluma a la brasa con pure de calabaza, espectacular pluma, en su punto, tiernísima y sabrosísima, para repetir.
Un buen detalle poner en una esquina de la tabla de pizarra un puñadito de sal gorda, por si quieres añadir.

El postre fue uno y compartido, biscuit de chocolate blanco, bueno para mi, de pecado para mi mujer. Cerramos con un cortado.

Del vino solo añadiré que tomamos un Rayuelo (16,50€), un Bobal muy bueno, sabroso y frutal y especiado en nariz, servido en copas perfectas.

Espero que se consolide, por nosotros no va a quedar, por qué pensamos repetir, pero es que esta plaza es tan complicada....

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar