Restaurante Lelisé en Madrid
  

Restaurante Lelisé

2
Datos de Lelisé
Precio Medio:
44 €
Valoración Media:
6.3 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asturiana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 43,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo noche y lunes, dia completo

Teléfono


2 Opiniones de Lelisé

Nueva visita a este lugar, una vez comprobado que las legumbres han hecho su aparición. Es lo que tiene ser legumbrero, fabadero, verdinero, ..... , que cuando éstas están disponibles, se produce el efecto Hamelin y uno acude cual zombie.

Mucho de lo ya reseñado en la anterior, sigue plenamente vigente, los problemas con la oferta de vinos, carta en formación, muchas ausencias de referencias, dos primeras referencias solicitadas (Pago del Vicario - petit verdot y Blas Muñoz -chardonnay) ausentes, nos conducen a un Pirineos ( Somontano sin crianza, con mezcla de chardonnay, gewürztraminer y sauvignon blanc), un vino fresco, equilibrado, frutal, y que produjo un maridaje, aunque no previsto si muy agradable.

Sala profesional, siempre con sonrisa en los labios, hacen que te sientas bien atendido.

A diferencia de la visita anterior, hoy encontramos una carta sin precios ¿? Confieso que lo primero que me vino a la cabeza, fue pensar, lo mismo hoy hay jornada de puertas abiertas y la pitanza nos sale gratis. Pues no era el caso. Hoy la idea era que conformaras con todo el listado, un menú de degustación constituido por tres pequeñas raciones a modo de entrante, un plato principal y un postre, que junto al agua y el café, formaba el denominado Menú Lelise al precio de 35€/pax iva incluido.

Pues vamos a ello.

Comienza el menú con unos aperitivos, compuestos de salmorejo, picadillo de verduras, queso gamoneu y una verdura tempurizada, creo que era calabaza.

A modo de entrantes, optamos por:

- Alcachofas en flor confitadas sobre pil pil de hongos y AOVE. Super tierna, buen sabor, muy agradable el ligero sabor del hongo.

- Fabada asturiana. Solo el olor alimenta. Tierna y muy sabrosa, no llega a entrar en mi top particular, pero a nivel de la capital, queda muy bien situada.

- Verdinas con langostinos. Esto ya es otra cosa, verdina al dente, olor y sabor a marisco para dar y tomar. Sabor persistente en boca, esta si pasa a mi top particular. Hay que volver y repetir.

A modo de principales, y diferentes para cada uno:

- Bacalao confitado sobre pisto de verduras y pilpil de boletus. Según me cuentan, bacalao muy bien confitado, las lascas salen muy facilmente, agradable sabor a boletus.

- Tartar de atún, marinado con sidra dulce, wasabi y soja, sobre compota de manzana y helado de tomate. (Plato fuera de carta, que se encuadraría en una teórica fusión japo-asturiana). Plato sorprendente y original. Jamas pensé que podía ser tan agradable en boca la mezcla de la sidra con la soja y con el wasabi, se aprecian los tres sabores y ninguno excluye al otro. Y que decir de la compota de manzana que sirve de base. Cuando mezclas todos los ingredientes, consigues un conjunto agradable y muy resulton . A mi juicio, solo sobraría la frialdad del helado de tomate. Por lo demás, un buen plato, repetible.

A la altura de los postres, nos decantamos por una deconstruccion de tiramisu. Bizcocho bañado en café en el fondo y espuma de mascarpone cerrando el conjunto. Diferente, suavecito, se deja comer.

Cafés con hielo, cremas de orujo, y cerramos experiencia. Sigue en su buena línea de cocina notable, muy apetecible, con guiños de modernidad originales y que ofrecen buen resultado. No obstante, aun persisten los problemas con la oferta de vinos, aun a pesar de tener un buen nivel de precios de estos, tantas ausencias sobre el listado, penalizan e impiden mejorar calificación.

Primera visita a este local de cocina de base asturiana pero con tendencia hacia la introducción de técnicas e ideas de modernidad. No en balde, su chef Jose Ignacio Lopez Alvarez define este lugar como un espacio para el estudio y el respeto hacia la cocina, sus ingredientes y la fusión entre tradición y vanguardia.

Y es cierto, que si bien a nivel de sabor, lo ingerido te recuerda esos sabores propios de la tradición de la cocina asturiana, no es menos cierto que tanto visualmente como gustativamente, se aprecian matices que contribuyen a esa "actualizacion" e incluso mejora de esa, por otra parte, gran cocina.

Carta no muy amplia, pero sugerente, con precios normales, para lo que se estila por la villa y corte, incluso ofrece un menú bastante completo por 35€/pax, pero hoy la idea era otra, hoy veniamos a probar la carta.

Igual sucede con la carta de vinos, en proceso de cambio, con bastantes ausencias, de entre los blancos existentes, nos decantamos por un Albariño, Bicos, fresco, equilibrado, no es de los mejores pero tampoco de los peores.

Servicio de sala, profesional, conoce su oficio y se nota en su quehacer. Por cierto, sala llena, todas las mesas ocupadas. Buena señal.

Comenzamos con un aperitivo formado por un salmorejo, un picadillo de pulpo, un espárrago tempurizado y un buñuelo de bacalao. Buen comienzo.

- Setas shitake salteadas con soja y gratinadas con un alioli de miel y caramelo. Plato original y sorprendente. El contraste en boca entre los recuerdos de la soja, el alioli y la dulzura de la miel y el caramelo, es sorprendente y muy agradable.

- Cebolla rellena de bonito. Hermosos ejemplares, acompañados de una excelente salsa de tomate natural frito. Estaba muy buena pero, personalmente, prefiero un relleno de carne, mas contundente, con mas punch.

- Rape amariscado con langostinos. Muy buen plato, su único aspecto negativo, es el tamaño de la ración, un poco escasa. Por lo demás, muy buena ejecución.

- Albondigas de rabo de toro con foie y boletus, sobre salsa del guiso, puré de patata y puré de zanahoria. Aquí sucede a la inversa, la ración se compone de tres hermosas albondigas, que unido a la fuerza que le aporta el foie, hace que el plato sea un poco pesado.

- Tarta fina de manzana con helado de baileys. Buena tarta, buen sabor,

- Brownie de chocolate y parmesano con helado de vainilla. Postre muy agradable, buen detalle de la mezcla entre el chocolate y el queso, interesante.

Cafes con hielo y unos pacharanes y crema de orujo, ponen fin a este visita, a la que seguirán otras, hay una carta con propuestas sugerentes, que a partir de próximas fechas se acrecientan con la aparición de las legumbres: fabes, verdinas,..., y eso hay que probarlo.

  • Brownie de chocolate y parmesano con helado de vainilla.

  • Tarta fina de manzana con helado de baileys

  • Albondigas de rabo de toro con foie y boletus, sobre salsa del guiso, puré de patata y puré de zanahoria

  • Rape amariscado con langostinos.

  • Cebolla rellena de bonito.

  • Setas shitake salteadas con soja y gratinadas con un alioli de miel y caramelo.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar