Restaurante Ki-jote Oshizushi.

Restaurante Ki-jote

6
Datos de Ki-jote
Precio Medio:
41 €
Valoración Media:
7.5 10
Servicio del vino:
5.8 10
Comida:
8.5 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Japonesa
Vino por copas:
Precio desde 36,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Ki-jote Oshizushi. Ki-jote en Alcala de Henares Ki - Jote Restaurante en Alcala de Henares Ki - Jote Restaurante Ki-jote Ki - Jote Ki-jote Ki - Jote Ki-jote en Alcala de Henares Ki - Jote Restaurante en Alcala de Henares Ki - Jote Restaurante Ki-jote Ki - Jote Ki-jote Ki - Jote Ki-jote en Alcala de Henares Ki - Jote Restaurante en Alcala de Henares Ki - Jote Restaurante Ki-jote Ki - Jote Ki-jote Ki - Jote

6 Opiniones de Ki-jote

Nueva visita a esta casa y nueva constatación del asentamiento y madurez de Oskar, chef y propietario de la casa.

En el aspecto bebercio, una de esas joyitas de vez en cuando te encuentras, aunque en este caso ha sido recomendación de Oskar, un Calzadilla Matelot, un garnacha blanca de la Alcarria conquense, producida en el Pago de Calzadilla en Huete (Cuenca), muy muy rico, no conocía esta referencia. Ha gustado y mucho.

- Puchero de lentejas, calabaza, miso y katsuobushi. Empezamos fuerte, suavidad en boca, la calabaza y el miso hacen su efecto, y el movimiento oscilante del bonito en seco, le aporta un plus de gracia al plato. Muy bueno.

- Tartar de atun con huevo y arroz. Una presentación ya conocida, mas que correcta.

- Takoyaki (bolas de patata rellenas de pulpo) Pues muy buenas, hacia mucho tiempo que no las probaba, y han gustado,

- Sushi variado. Dos tipos de sushi, uno mas clásico y otro imitando por confección y presentación a una serpiente, para ello, exteriormente, se sustituye el alga nori con un papel vegetal, comestible, que imita el color y aspecto de la serpiente.

- Usuzukuri de gilda. Base de boquerón macerado en soja, pasta de aceituna y sishimi. Original, buen sabor.

- Gyudon (wagyu guisado con soja y dashi sobre arroz). Brutal, me lo apunto para próximas visitas.

- Flan de queso y te verde y mochi de vainilla. Dos clásicos de la casa, que aportan frescura en el momento del cierre de la comanda.

Café con hielo y charla, como es habitual. Volveremos, hay evolución y muy positiva.

Pequeño local situado junto a una de las principales avenidas de la ciudad que ofrece cocina japonesa con guiños occidentales.

Cena para cuatro. Disfrute máximo con el menú degustación Ki-Jote compuesto de los siguientes platos, todos ellos a un nivel sobresaliente, ricos y sabrosos:
Puchero del día. En este caso se trataba de una especie de potaje de garbanzos con algas.
Boquerones macerados en soja con paté de aceituna verde y una mezcla de cayenas japonesas.
Huevos rotos con atún ligeramente picante y arroz.
Sushi variado con anguila, pez mantequilla y langostinos.
Guiso de pollo y cebolla con huevo a baja temperatura y arroz.
Postre: dorayakis (ya entiendo que Doraemon matara por ellos) y tarta de queso con té verde.

El vino que acompañaba al menú lo sustituimos por un par de botellas de un estupendo Lurton Verdejo 2015 abonando la correspondiente diferencia.

Muy buen servicio, simpático, atento y eficiente. Repetiremos seguro.

Breve parada técnica, para tomar unas Asahi, con sus tapas correspondientes (gyozas de verdura y berenjenas con vinagreta dulce), un rato de charleta con Oskar y probar la ultima incorporacion a su oferta. El Oshizushi.

Se trata de un sushi de forma rectangular, para cuya construcción es recomendable la utilización de un molde conocido con diferentes nombres: Oshizushi No Kata, Oshibako u Oshizushihako. (Información extraída de Internet, que yo en estos aspectos, como en tantos otros, soy parvulito)

Su versión y de abajo hacia arriba, se compone de capas de arroz, tamago, arroz, atún y tocino flambeado.

Curiosa presentacion con un sabor suave y delicado. Muy bien.

  • Oshizushi.

Cuando has confiado en la bondad de un restaurante desde sus orígenes y cuando has sido testigo de ver como paso a paso, a base de trabajo y esfuerzo, como sus propuestas van ganando en profundidad y atrevimiento y como va creciendo su clientela día a día, sientes una honda satisfacción al ver que el éxito, en el que tu confiaste, va llegando.

Es el caso de este restaurante que aunque se autodenomine como restaurante fusión, en el fondo sus propuestas, emho, mas se podrían encuadrar en restaurante de cocina japonesa. Y desde luego, hace falta valor o una plena seguridad en tus capacidades para instalar un espacio de estas características en una plaza tan difícil como esta, que desde hace muchos años ha estado acostumbrada a la cocina castellana, en su versión pura y dura. Ahora los tiempos están cambiando, aparecen nuevos locales con propuestas mas modernas y variadas, pero en cocina japo, insisto, hay que echarle valor.

Forma parte de ese atrevimiento, al que antes aludía, una propuesta que presenta al 3er Certamen del Alcalá Gastronómica, al que ha denominado: Duelos y Ke-brantos de atún del Ki-jote. Su versión innovadora de aquel plato al que Cervantes aludía en los primeros párrafos de su obra universal:

«En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.» [Quijote, primera parte, capítulo primero, página 1]

¿Y como se cocinaba ese plato que Alonso Quijano degustaba los sábados? Buscando he encontrado esta receta, que según los estudiosos, puede ser la receta mas cercana a la realidad de la época:

"Ponemos unos trozos de tocino de cerdo entreverado en una sartén untada de aceite, le damos unas vueltas, y añadimos unos trozos de chorizo. A continuación batimos unos huevos que echamos por encima del sofrito, y le damos unas vueltas mientras se cuajan.
Se puede sustituir el chorizo por una sesada de carnero cocida y cortada en pequeños trocitos, antes de añadirle los huevos"

La originalidad radica en sustituir el chorizo por atún, y presentarlo en dos texturas diferentes: Una especie de tortilla/huevo revuelto con el jamón, y de otra parte, el atún rebozado con corteza de cerdo.

He tenido la suerte de probarlo y debo decir que está muy bueno. El contraste de sabor del atún con la corteza de cerdo es muy interesante.

Después de esta introducción, vamos al lío.

Optamos por el menú Ki-jote, en su doble vertiente: normal y vegetariano. Con solo un cambio en el primer pase, para ambos optamos por una crema de verduras, y ello, porque incluimos como extra un Ramen, caldoso, de excelente sabor; no soy experto en este plato y por ello no puedo decir si es el mejor o no de entre los existentes, solo puedo decir que nos ha gustado y mucho.

Primer pase, como ya dije anteriormente, una reconfortante crema de verduras.
Segundo pase: Usuzukuri de vieiras y Gyozas de verdura. Ambos platos ya conocidos y que siguen a muy nivel.
Tercer pase: Tartar de pez mantequilla con setas shitake y trufa blanca y Tartar de aguacate, cada uno en su estilo, buenos platos.
Cuarto pase: Surtido de cuatro tipos diferentes de sushis. Correctos.
Quinto pase: Carrillera al teriyaki y Berenjenas a la miel. Dos muy buenos platos.
Sexto pase: Dayfukus de sesamo y tarta de queso. Ambos excesivamente fríos, pero una vez algo mas atemperados, denotan un buen sabor. Muy agradables.

Un Lurton verdejo, y nuestros cafés con hielo, ponen fin a la visita a este lugar, que supone para nosotros un placer, y que repetiremos seguro.

Día de Reyes, día elegido para volver a visitar este lugar, que nos dejo buenas sensaciones en visitas anteriores y de paso, comprobar la evolución culinaria de su chef, Oskar Reguilon.

Como ya dije, en reseñas anteriores, local muy agradable pero pequeño, apenas 30 - 32 personas de capacidad, pero hoy, a diferencia de visitas anteriores, presenta un lleno absoluto. Buen síntoma. Parece que esta cocina empieza a calar entre el publico. Me alegro.

Mejora sensible en la oferta de vinos, ya no es tan escueta como en el pasado, ya existe mas variedad, lo cual ofrece mayores posibilidades. De su oferta, nos decantamos por un Sauvignon blanc frances, un J.P. Chenet, un vino fresco, agradable en boca, fácil de beber.

La oferta de comercio, sigue la misma estela, menús de degustación, corto y largo, con sus versiones vegetarianas, ofertas especificas, y posibilidad de comida para llevar.

Charla previa con el chef que sirve para diseñar el contenido de la comanda. Añadimos un sopa de miso, y sustituimos un plato común y uno de los platos solo para uno, el resto se mantiene como base, el menú ki-jote.

- Sopa de miso, reconfortante para el frío que hace en la calle. Buena presentación y muy buen sabor.

- Ensalada de langostinos panko. Buen tamaño de los bichos, presentados sobre una ensalada verde correctamente aliñada.

- Usuzukuri de vieiras con sal de wakame. Muy buen plato, buena calidad, buen de temperatura, sabor muy agradable en boca. Muy rico.

- Tartar de pez mantequilla, seta shitake, paté de trufa blanca, cebollino y aceite confitado de shitake. Excelente plato, suave y agradable en boca, quizás un poco mas condimentado le hubiera hecho ganar enteros. No obstante, buen plato.

- Maki de pez mantequilla. Buen maki, con tamaño adecuado, suave y delicado. Arroz muy bien tratado.

- Uramaki crujiente de anguila. Muy bueno. Al igual que en el caso anterior, arroz muy bien tratado. Comería bastantes mas.

- Teriyaki de pollo. Me cuentan que estaba muy bueno.

- Carrilleras en salsa teriyaki. Tiernas, jugosas, excelente combinación con la salsa teriyaki, muy bien.

- Dayfukus de vainilla y te verde. Postres ya conocidos, correctos, si bien hoy, el frío no invitaba a este tipo de postre.

Cafés con hielo y punto final a esta visita que permite comprobar una mayor aceptación por parte del publico a esta cocina, así como apreciar que la evolución de este cocinero sigue en progresión ascendente. Volveremos, sin ninguna duda.

Primera visita "formal" para probar las propuestas de restaurantes, hasta ahora las visitas se habian ceñido a las versiones de tapas y raciones.

Estas propuestas se traducen en dos tipos de menus con dos variantes cada uno de ellos, a unas sugerencias del chef y a una lista de ingredientes para que , de acuerdo con tus gustos, el chef pueda prepararte la comanda.

A diferencia de las versiones tapas y raciones, mas volcada en cocina fusión, la oferta de restaurante se centra mas en cocica japonesa, si bien hoy esta adaptada a un tipo de publico mas amplio, poco a poco, estas propuestas iran subiendo de nivel, acercandose a una oferta mas ortodoxa.

Oferta de bebercio, simple y sencilla, a destacar la escasa presencia de vinos blancos, - solo tres marcas -, precisamente el vino que mejor marida con la cocina japonesa. Olvidé preguntar sobre la presencia de sake. En este capitulo, cumplimos con un Blanco Nieva, de uva verdejo.

En el capitulo comercio, optamos por una sugerencia del chef a modo de entrante y el menu Ki-jote en sus dos variantes.

Uramaki de salmon flambeado. Generosa racion (8 piezas), de buen aspecto, corte y sabor. Buena sugerencia.

Ensaladas de goma wakame / langostinos panka. Esta ultima ya conocida, sigue teniendo buen nivel; la correspondiente al alga wakame, generosa, sabrosa, agradable.

Usuzukuri de vieiras con sal kombo / Gyozas de verduras. Esta ultima tambien ya conocida, muy muy buenas. Mientras que el usuzukuri de vieiras, presenta un excelente corte, buen producto, excelente sabor, un muy buen plato.

Huevos rotos sobre arroz con setas shitake / tartar de atun picante. Estos platos se deben entender como concesión a una parroquia que debe acercarse a este tipo de cocina sin asustarse, ninguno de ellos necesita ni el arroz ni el huevo roto, se bastan por si mismos para ser buenos platos, si bien el picante del atun no se apreciaba. No obstante, en ambos casos, bien de sabor.

Maki y uramaki, vegetales y de pescado. Se repite la generosidad de la ración, buen tamaño y buen tratamiento del arroz.

Yakitoridon y Yasaiitame. Bien las verduras al wok, al dente, mientras que la presencia del arroz en el Yakitoridon, salvo el guiño a la parroquia indecisa, no le aporta gran cosa.

Dayfuku de te verde / vainilla. Bonita presencia y buen sabor, con un poco menos de frío se hubiera apreciado mas el sabor.

Cafes frios para no variar, charla con el chef, planes de ir evolucionando la oferta culinaria hacia cotas mayores.

Nos ha dejado una grata impresión, por ello, habra que volver.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar