Restaurante Aperitivo Bar en Godella
Restaurante Aperitivo Bar
País:
España
Provincia:
Localidad:
Cód. Postal:

Añadir tipo de cocina

Añadir vino por copa

Precio desde:
20,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra:
Martes
Nota de cata PRECIO MEDIO:
31 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
5.8
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
4.8
Comida COMIDA
7.7
Precio medio entorno ENTORNO
4.7
RCP CALIDAD-PRECIO
6.8
Vino Heiner-Sauer riesling
Crema de vainilla con caramelo crujiente
Sorpresa de cerdo ibérico
Pulpo
Montadito de foie micuit
Calamar de playa
Berberechos
Opiniones de Aperitivo Bar
OPINIONES
40

Buen género, buen planchista y buena plancha. Eso es, ni más ni menos, lo que nos encontramos en este renovado Aperitivo Bar.

Siguen apostando por su modelo de negocio, a caballo entre un bar y un restaurante. Las instalaciones son modernas, muy mejoradas. Habiendo ganado en espacio entre mesas, éstas siguen siendo pequeñas y se sufren las estrecheces. Llamativa la fachada, acristalada de arriba a abajo. De noche parece un oasis en medio de un desierto, pues se encuentra en una zona deportiva, oscura y despoblada, en la que destaca sobremanera este luminoso y cálido local.

Muy de agradecer la facilidad de aparcamiento, a los mismos pies del restaurante.

Tomamos para picar:

• Berberechos al vapor.
• Ensalada de ventresca.
• Bocaditos de gamba con beicon.
• Revuelto de boletus.
• Bacalao plancha.
• Carrillada adobada a la plancha.
• Degustación de pasteles (caramelo, queso, praline y pastis gascon).

Correctos todos los platos, destacando el bacalao por la simpleza y desnudez del mismo (desalado plancha con un chorrito de aceite de oliva sin más) y la carrillada, que nunca la había degustado así (previamente adobada y bien pasada, cómo no, por plancha). Los pasteles estaban muy ricos, sobre todo el pastis gascon.

Discreta la carta de vinos y discreto el trato de los mismos. Tomamos un cava, Agustí Torelló Gran Reserva Brut Nature 07, en unas copas resultonas, propaganda de la casa.

Exceptuando a la propietaria, el servicio parecía no muy formado, aunque cubrieron sus carencias a base de rapidez y simpatía.

Una agradable velada.

P.D.: No reservan, para mi algo importante, por lo que penalizo en el apartado “entorno” bajando un nivel sobre el que pondría en caso de que sí tuvieran esa exigible deferencia con el cliente.

Curioso bar restaurante a caballo entre el tapeo y la restauración común. Trabaja el producto de tapa o entrante a gran nivel, sin alardes, aprovechando al máximo la calidad del producto y sin revestirlo de nada más que de sí mismo, pero no se aleja de la comida en mesa, tranquila y servida con paciencia y ordenadamente. Los productos de mar son quizá los mejores, tal vez los valencianos mejor incluso. No puedo añadir mucho a lo que ya se ha dicho que no se sepa, salvo tal vez mi opinión subjetiva sobre los berberechos, que son los mejores que he probado. Sin embargo, la parte que se quiere parecer a la restauración común es mala: mesas pequeñas, ausencia de carta, servicio pobre y vulgar, mucho ruido, poca discreción, aparataje modesto. Si solamente fuera un bar de tapas sería excelente, pero claro, la fama cuesta, y se paga muy cara, 35 EUR por persona con dos copitas mal tiradas de vino mal cuidado y un café, y sin darnos la tripada ni pedir langostas ni cosas de ese estilo. Para tomarse un aperitivo antes de comer si eres rico es estupendo, para otra cosa no es el sitio, aunque quiere serlo.

Aun no había visitado el Aperitivo Bar en su nueva ubicación, mucho más agradable que la antigua, con un local más moderno, grandes cristaleras mirando al polideportivo de Godella y un ambiente más adecuado. Buena distribución de mesa y sencillo montaje con manteles individuales de papel.

Escogimos varios platos para compartir al centro de la mesa. Los montaditos, como siempre, apuesta segura del Aperitivo, a destacar el de foie fresco a la plancha. La ensalada de ahumados es muy rica, simplemente buen producto de salazones. El calamar vuelve a elevarse a producto de primera calidad cuando lo pruebas aquí, fresquísimo tierno y en su punto de plancha, como lo estaba el bacalao con muselina de ajoaceite, plato delicado y fino donde el protagonista es el pescado, la muselina aporta un toque especial sin restarle importancia.

Toda la cristalería es de calidad, tienen vinos por copas, así que nos decantamos por esta opción: copa de cava, otra de Rueda y un poco de agua.

Es cierto que si vienes aquí a buscar la excelencia de la cocina te puedes llevar un chasco. Yo cuando vengo es a probar buen producto y buen trabajo de plancha, cosa que cada día es más difícil de encontrar.

Visita a aperitivo, desde su cambio de ubicacion no habiamos acudido.El local es practicamente el mismo concepto, mas nuevo, mas grande, pero mismo concepto.Y con unos cuadros colgados de dudoso gusto.
La comida como siempre de buena factura, aunque reciones justas, eremos 4 y comimos;

-Berberechos (muy buen calibre y calidad, pero escasa racion)
-3 montaditos de arenque ahumado (buenos)
-4 montaditos de lomo, huevo, cebolla y queso (buenos)
-Ensalada de ventresca (buena calidad de ingredientes, aunque cara 16,80€)
-2 raciones de pan tostado con tomate.
-Calamar plancha (muy bueno)
-Gamba con beicon (muy bueno, con una gamba generosa de tamaño)

De postre Pastel de praline, que a pesar de ser un pastel congelado y exterior al local estaba muy bueno.

De bebencia, agua, coca-cola, fanta, 2 buckler, 1 caña y un Gewurztraminer Heiner Sauer.

La carta de vinos se a mejorado algo, y por lo demas todo sigue igual, un restaurante que funciona a base de calidad en sus productor y una clientela fija que semana tras semana cubre las mesas de este local.

Al salir de la Feria de Muestras, decidí comer de picoteo. Recordé este bar de haberlo leído en Verema, y allí que me fuí. Pedí una tapa de calamar (bueno pero escaso), una ensalada de tomate y ventresca (bastante buena), y una carrillada (lo mejor). Me sirvieron pan, dos copas de vino de la casa, y dos cafes. Todo 27,45€.

Volvimos a acudir a este bar-restaurante y de nuevo no nos defraudó absolutamente nada.
La comida es excelente, el vino (recomendado por la casa), un ribera del duero que personalmente no conocía, y dió absolutamente en el clavo.
La plancha, como siempre excepcional y los platos estrella como la carrillada, el bacalao con muselina y las gambas con gabardina, espectaculares.

De nuevo un acierto, comiendo en un restaurante, pagando el precio de un bar.

No reservan mesas, lo cual está bien para el restaurante pero no para el cliente. Un poco antes de las 10 PM nos dicen que tendremos mesa a eso de las 10:30. Cierto es que hay gente haciendo cola en la barra, en la puerta, a la entrada... Yo pienso que la comida será excepcional y mas viendo un local con una decoración pobre, mesas pequeñas y apretadas con mantelitos y servilletas de papel. Pedimos una botella de Carmelo Rodero para hacer tiempo y estaba caliente (los tintos no están en cava)....ahora sí que estoy seguro de que la comida será excepcional ya que no reservan y el vino se maltrata así que no cabe otra explicación a semejante marabunta de clientes. Rogamos que vayan enfriando un par de botellas de Pesquera. La carta de vinos corta pero con un poco de todo (esto no deja de ser un bar).
A las 10:55 nos sentamos a cenar después de esperar una hora. La opción es ¡¡montaditos!! de lomo con queso, anchoa, morcilla de arroz,...etc. Queda algo de marisco, almeja fresca (normalita a 19.-eur ½ docena) y gamba fresca (buen sabor tamaño medianejo 67.-eur docena)... ¡¡y más montaditos!! de huevos de codorniz, de foie... Terminamos con un muselina de bacalao (excelente) y un par de platos de carne (carrillada y sorpresa de ibérico). Por último pasteles de una famosa pastelería (chocolate, praline, nuez, etc.) realmente ricos aunque poco hace aquí la cocina salvo encargarlos y recogerlos. Los acompañamos de una botella de moscatel de Enrique Mendoza (invitación de la casa). Finalmente cafés.
Decir que todo lo comido estaba bien y el precio es razonable (si evitas el marisco) pero de ahí a hacer una hora de cola... lo siento, yo no volveré porque la comida, desde luego no era excepcional.

Primera visita a la nueva ubicación. El local es amplio, con buena separación entre las mesas, luz fría y excesiva, cuadros de paisajes que pegan poco con la ambientación y mantelería de papel.
Muy buenas las tapas que pedimos: ensalada de ahumados, zamburiñas, gambas con bacon, montaditos de foie y bacalao a la muselina. Bebimos cerveza.
A destacar el trato agradabilísimo de la propietaria (creo que Toñi) y de su hija, atentas y amables. No así una camarera que se empeñaba en llevarse los platos antes de tiempo.
También a destacar el ambiente a humo, tanto de fritos como de tabaco, ya que, al parecer, los extractores no funcionaban bien. Salimos ahumados.
Sin vino ni postre, 28 € por persona.

Sabado a los dos y media ,estaba lleno ,,comimos en la barra ,mejor que la antigua. Buena atencion por parte de toñi y de su hijo en plancha .todo bueno ,clochinas espectaculares montadaditos de atun ,anchoas ,lomo ,gambas al ajillo verduritas al a palancha, ademas tambien hay foie a la plancha bacalao a la muselina, mariscos estupendos. en fin un placer comer aqui

El nuevo local es mucho más amplio que el anterior, ha ganado en todo, hasta en el aparcamiento que es ideal.
Mantiene la calidad de sus platos, ha mejorado el mobiliario, pero como dice el comentario anterior, sigue siendo un bar. No obstante las vajillas y cristalería son mejores, las copas son Riedel, el modelo básico, pero a mi me gusta, ójala las tuvieran en más sitios.
Cenamos, como no, a base de tapas, los imprescindibles berberechos al vapor, pulpo, gambas al ajillo, veduras a la plancha, bacalao gratinado, muy bueno, y brocheta de ciervo.
Para beber Trilogía, ya se que no es buen maridaje, pero era lo que apetecía.
Buena RCP.
Recomendable visitar.

http://www.ojoalplato.com/archives/1267

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar