Restaurante Commo Fusion en Valencia
  

Restaurante Commo Fusion

23
Datos de Commo Fusion
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
6.2 10
Servicio del vino:
5.8 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
6.2 10
Calidad-precio:
7.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Lunes

Teléfono

Restaurante Commo Fusion Commo Fusion Commo Fusion en Valencia Restaurante en Valencia

23 Opiniones de Commo Fusion

Viaje relámpago al “cap i casal” por asuntos personales que uno intenta aprovechar acompañándolo de una buena experiencia gastronómica. Apetece cocina internacional pues, por suerte mía, de cocina de producto y tradicional andamos bastante bien servidos por mi zona. Por recomendación de quien finalmente me acompaña en la mesa esa noche decidimos visitar este local.

 El restaurante se encuentra en pleno centro de Valencia en una zona de gran agitación comercial y administrativa. Quizás por ello cenamos prácticamente solos en compañía de una única mesa ocupada por otros dos comensales. Se presume una mayor afluencia en el servicio de mediodía. El local se sitúa en el interior de una bonita finca. Se accede por el portal de la misma, cruzando el vestíbulo con la zona de buzones, escalera, etc… Al fondo del mismo está la puerta de acceso. Interiorismo agradable, con tonos apastelados, luz indirecta que emana de las paredes, mobiliario moderno y mesas vestidas con mantel aunque pegadas entre ellas en exceso. Se cuidan aspectos como la vajilla, cubertería y cristalería: bonitas y funcionales.

 La carta muestra unas propuestas eminentemente peruanas, con una esencia casi 100% de la cocina tradicional de aquel país, y otras que fusionan ingredientes o recetas de allá con presentaciones o productos de aquí. Pedimos:

 - Ostra con leche de tigre de ají amarillo: Deliciosa. Buen calibre y forma del molusco y acertadísimo el toque cítrico del acompañamiento. Para comerse alguna más.

 - Croqueta de “La Lucha” pato a la chiclayana: Tamaño notable y ejecución impecable con la cobertura crujiente y bastante fluidez en su interior. Menos potencia sápida a la que cabría presuponer tratándose de carne de pato, muy suavizada por el uso del cilantro y la naranja. Aun así, bastante rica.

 - Croqueta de ají de gallina: Forma diferente a su predecesora aunque igualmente bien elaborada. Me gustó más que la primera por una mayor potencia.

 - Conchitas a la parmesana: Zamburiñas (o volandeiras, lo desconozco) gratinadas con queso parmesano. Quien nos sirve nos aconseja acompañarlas con unas gotitas de lima. Un apunte muy acertado. Muy ricas.

 - Tiradito de pez mantequilla con trufa y su toque peruano: Ración generosa con el pescado perfectamente cortado, de frescura notable y con el aliño típico del ceviche y una reminiscencia a trufa poco perceptible.

 - Quinotto presentado con carrillera ibérica a baja temperatura y aroma de trufa: En el enunciado del plato se juega con las palabras quínoa y risotto. Se trata de una especie de risotto, con su parmesano incluido, pero elaborado con granos de quínoa. Se presenta en varios montículos entre los cuales se dispone una carrillera muy sabrosa y tierna. El resultado nos complace, constituyendo el conjunto un plato notable.

 No tomamos postre. Tampoco hubo cervezas ni aperitivos previos. Sólo tomamos una botella de Enrique Mendoza Chardonnay 2018 (muy falto de tiempo en botella) y unos cafés para finalizar. Servicio voluntarioso y cortés aunque se antoja algo corto de experiencia ante situaciones más complejas como una mayor afluencia de público.

Pasa el tiempo, avanza la crisis y sigue adelante, llenas todas las mesas, con un servicio rápido, eficiente y amable, aunque si estás cerca de la cocina y oyes el interior de lo que ocurre, aprecias que detrás de la puerta hay tensión y fricción, pero que luego no se traslada al cliente.

Menú habitual más que correcto a casi 15€ y aún está el de San Valentin por medio euro más. Vamos a ello:

Un buen pan de chapata queso o pasas y nueces y un aceite (para la ensalada ya casi aliñada desde origen) l´oli del mar en botella irrellenable y opaca como debe ser, bueno y suave. Para beber directamente a una botella de blanco, verdejo y por recomendación (aceptada ante las otras dos opciones) Jose Pariente 2012 que sobró casi la mitad y optamos por dejarlo. Un aperitivo de la casa de hojaldre relleno de ternera sabroso y que hace tiempo hasta llegar los platos.

Al centro y para compartir: Tigreton de mejillones:servido en vasito consigue un conjunto interesante con buen sabor de los mejillones. Tosta de brioche con cecina de Leon, foie mi-cuit y rúcula, muy correcto. Ensalada de lechuga con ternera al aroma de cardamomo, pepino (que pedimos eliminar) y cacahuetes: lo mejor de todo con buena verdura de hoja, templada ternera cortada en muy pequeños trozos al igual que los cacahuetes (más baratos que la almendra y cumplen su función).

De segundo a elegir. Dejamos los fiochi de queso y pera con salsa de mascarpone y galleta de parmesano. Probamos las otras dos: lomo de merluza crocante presentado con verduritas y mantequilla que resultó un buen lomo de merluza bien hecho. La otra opción el entrecotte de ternera pintado con jugo de foie y oporto acompàñado con cebollas y panceta confitada: la ternera en su punto aunque hubiera preferido algo más de ración.

De postre: el de san Valentín: fresas maceradas en cava con helado y algo de mermelada de fresa.

Destacable que pedimos agua fresca y nos sirvieron una jarra de agua por lo que pensamos que era un buen detalle; luego solicitamos otra y nos sirvieron otra jarra no fría. Sorpresa en la cuenta: cobradas dos aguas (1.65+iva).
No tomamos cafés ni infusiones ni extras. No nos ofrecieron llevarnos el vino ((media botella) porque tampoco sabía lo que quedaba ya que no hay servicio de vino mas que dar a catar y a la cubitera, la cual casi no cabía por la cercanía de la mesa contigua.

Muy buenas, después de mucho tiempo he regresado a cenar en el NUEVO "Commo Fusión", me había enterado que este restaurante estaba cerrado y lo han reaperturado el pasado 17/06...son nuevos propietarios y Puedo decir que he disfrutado con la propuesta gastronómica..
Eramos un grupo de 4 apersonas, empezamos con un aperitivo que se llama PISCO SOUR, ( impresionante..!)
Luego pedimos cositas al centro.. Como " bombones de Aji de gallina" eran una croquetas con un sabor muy especial, probamos un Tiradito Nikkei, nos explico el camarero que era una variante del ceviche,( una fusión de la comida japonesa y la Peruana) , probamos también una Tarrina de huevo a baja temperatura, con chistorra y patata, la ensalada con patata violeta y tallarines de sepia ... Correcta y sabrosa. De segundo nos recomendaron que probemos el "Lomo Saltado" era un wok de solomillo de ternera con ese toque peruano, vale la pena probarlo, también pedimos un bacalao confitado que estaba acompañado con una ensalada de Quinua ese toque de Grand Marnier lo hacia muy balanceado ( nunca había probado la quinua hasta ese momento... Me gusto ), el risotto de quinua con solomillo de ibérico, impresionante...

Los platos estuvieron bien presentados, y la relación calidad, cantidad y precio mas que correctas, no podíamos dejar de probar algo dulce, y nos presentaron un PIE DE LIMON, eran una cremas de lima y fruta de la pasion, con un merengue quemado y sorbete de lima, ademas de una tarta de 3 leches con una espuma de lucuma.... Vale la pena probar.....

Acompañamos toda la cena con un Enrique Mendoza Chardonay, que estaba a buena temperatura, el servicio impecable, como lo hacían antes, nos comento el camarero que la chef es de origen Peruano, y por todo lo que disfrutamos podemos darles la enhorabuena.....y desearles exitos .... Veremos como evolucionan en un tiempo...!

Cena para cuatro personas un sábado noche, en este local con ambiente moderno, muy céntrico, y en mi humilde opinión poco espacioso, al menos en la planta baja.
Para empezar pedimos 4 entrantes al centro:
- Foie mi-cuit con salsa de arándanos, pintado con reducción de Pedro Ximénez y acompañado de tostadas. Mejorable, en ración bastante generosa.
- Ensalada de lechugas con queso de cabra, bacon crocante, mango confitado, almendras y uvas pasas aliñada con reducción de balsámico y aceite de oliva. Flojita y poco elaborada.
- Tartar de salmón ahumado, aromatizado con aceite de eneldo y alcaparras, presentado con mango y huevas de trucha. Logrado, fresco y con muy buena combinación de sabores que nos gustó. El mejor entrante.
- Ocho verduras en tempura con salsa romesco y vinagreta de soja. Curiosamente no eran ocho, solo había calabacín, berenjena, pimiento y ajos tiernos. La salsa romesco, correcta, para combinar con las verduras.
Como plato principal probamos:
- Hamburguesa de buey con manzana acompañada con un milhojas de patata y salsa de cava. Original plato, hamburguesa muy jugosa y el mil hojas bien elaborado y rico.
- Entrecot de buey a la plancha acompañado con timbal de boniato y espárragos salteados. La carne muy tierna y con potente sabor y las verduritas muy buenas para acompañar a la carne.
Probamos varios tipos de pan que nos ofrecieron: chapata, de queso, pasas y nueces. Correctos.
Finalmente como postres tomamos helado de mango a modo de parfait y brownie con helado de vainilla, bastante completos.
Cerveza rubia de barril (Heineken) para beber. 
Cubertería, cristalería, mantelería y demás correcto. Platos bien presentados.
El servicio atento y amable.
En general, muy correcto sin poder destacar nada especialmente. Una opción más si te pilla por la zona, con la impresión de que la empresa tiene un enfoque bastante claro del objetivo y campo al que se dedica.
No pongo precios porque nos invitaron.

Tras el consabido ritual de Valencia en fallas: mascletá a las dos y a comer. Este local por su proximidad hace que sea perfecto para ello; también para cualquier día de estar en el centro de la ciudad. Lleno a tope. Mesas cercanas que casi te apenas de los problemas del vecino (baja puntos en el entorno). Estilo moderno y agradable. Cuberteria y copas correctas. Servicio de vino descorche y poco más aunque entrábamos todos a comer a la misma hora y el agobio era importante. Carta de vinos corta, pero actual y con precios aceptables.
Dos comensales y optamos por el menú (hay varias opciones) de 17 € p.p., del que solo voy a destacar los canelones cuya pasta estaba poco cocida (más que al dente) y poco sabrosa; el resto muy bien, especialmente los postres.
Entrantes cortesia de la casa y sin cobrarlos como en Portugal. Pan muy bueno. Clara de limón para esperar con refuerzo de Ocho verduras de temporada en tempura (11.50 €) extraordinarias. Para beber un Casta Diva Seco Cosecha Dorada muy bueno que hubo que aumentar de frio (13.50 €). Sin cafés ni extras.

El dia viernes 16 llegamos, previa reserva, nos recibieron con un aperitivo, los menu propuestos eran tentadores y luego de pensarlo un poco nos decidimos por el menu degustacion.
Los primeros 2 platos fueron un cremoso de Foie con aceite de vainilla y unos rollitos de salmon con queso, la presentacion muy original (correcta), seguimos con unos bastones crocantes de morcilla, y una lasaña de Txangurro, (para mi fue una maravilla, a mi pareja le gusto gusto mas el Foie), terminamos los salados con una mini hamburguesa con salsa de wasabi y unos langostinos al coco sobre mojo de cilantro... (muy agradables)terminamos la cena con un helado de leche merengada.
Bebimos un Enate 234, chardonay, la sugerencia fue la mas correcta...
os animo a visitarlo y disfrutar de esta propuesta. para nosotros fue una sorpresa muy agradable conocer este restaurante...

He cenado varías veces en este restaurante eligiendo a la carta. Nunca he estado decepcionado con la carta y sobretodo con el solomillo y la hamburguesa de buey y manzana con milhojas de patata y salsa de cava.

Esta vez elegimos probar la nueva carta de tapas.Para empezar hemos eligido las patatas bravas a la forma de Commo, una presentación original de esta tapa que nos gustó mucho.
Para seguir comimos unas vieiras con pil pil de hongos, espárragos verdes y aceite de trufas, también un corneto de roquefort y manzana con polvo de almendra y reducción de PX. Todo buenísimo, muy fino y con una presentación excelente.

También pedimos el esférico de langostinos con laminas de fresa y helado de te verde pintado con vinagreta de mostaza así como la mini hamburguesitas con tomate y mayonesa de wasabi. También muy bien presentado además de original y delicioso.

Con estas tapas quedamos llenos, no nos hizo falta más para quedar satisfechos. Pedimos un postre para compartir que... sobraba.

El local con un ambiente moderno, el servicio excelente, cuidando muchísimo los detalles y siempre pendientes de nosotros pero sin caer en la pesadez ( a nadie le gusta que le vigilen mientras cena con su pareja).
Relación calidad precio muy buena. Precio de los vinos adecuado.

Vale la pena visitarlo. Os gustará.

Un saludo

comentarles que el año pasado estuve en el restaurante por una cena de empresa, todo salio perfecto con buen precio, fuimos 20 personas, con las bebidas incluidas, vino, los cafés y que decir de la comida, con 2 entrantes y a elegir entre carne o pescado, por supuesto que este año repetiremos, pero ahora seremos 31pax, los chupitos de cortesia pero vamos lo que nos gustaba no solo orujos!!!! cuando estuvios escogiendo las opciones que nos daban nos declinamos por este restaurante ya que la informacion que nos enviaban era correcta y siempre pendientes de nosotros, se veia la preocupación, pues nada ya os contare que tal este año, pero se que no nos decepcionaran.

No suelo dejar valorciones de los restaurantes que visito, pero en este caso he sentido la necesidad por equilibrar la balanza y dar un punto de vista actualizado, dado los comentarios que en tiempos pasados no son demasiados positivos.
Estuve cenando en "Commo", el fin de semana pasado y me lleve una grata sorpresa:
- La comida es excelente, el servicio atento y encantador, el ambiente del restaurante es tranquilo y armonizado.
- Excelente relación calidad precio.

Si buscais un restarante con una atención especial, una comida elaborada y de calidad con un precio adsequible, os recomiendo este lugar en pleno centro de valencia

Hemos cenado la semana pasada y nos ha dado gusto encontrar que el servicio esta igual de bien que la ultima vez que estuvimos, empezamos la cena con una copa de Perucchi y una de cava, mientras elegiamos que degustar nos trajeron un zumo de frutas como aperitivo.
Elegimos el menu degustacion que comprendia 8 platos para compartir, debo comentarles que es un menu muy completo Empezamos con Jamon de jabugo, luego con un micuit con arandanos, seguimos con un carpaccio de salmon que nos dejo sorprendidos... despues de disfrutar del carpaccio seguimos con unos paquetillos de queso con verduras interesantes..!!! acto seguido el Ragout de mariscos sobre una cama de espinacas que estaban simplemente perfectos.
La corvina que nos presentaron sobre los boletus salteados y acompañada con el tartar de langostinos estuvo correcta y balanceada el ultimo plato caliente que era las hamburguesitas de buey con manzana y salsa de cava estuvo nos satisfizo totalmente. y la cereza que corono la noche fue el postre, estuvo muy bien presentado y con muy buen sabor, fue una tarta de manzana con helado de sambayon.... la comida en general estuvo bien presentada y con buen sabor. el servicio me dejo particularmente encantado ya que despues de mucho tiempo no disfrutaba de detalles que parece que se estan perdiendo. debo felicitarlos ya que el vino que me sugirio el maitre estuvo perfecto para el menu, facil de beber y con buena temperatura, Enate Gewurstraminer; espero que puedan continuar con este buen servicio...eso si les comento que deben ir con apetito para disfrutar de este menu ya que es algo copioso.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar