Restaurante Divicnus en Vic

Restaurante Divicnus

Datos de Divicnus
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
6.9 10
Servicio del vino:
4.5 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
8.0 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Barcelona
Localidad: Vic
Dirección: Sant Miquel dels Sants 1
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,15 € (precio más bajo introducido por un usuario)



3 Opiniones de Divicnus

Tras haber reservado con anterioridad en el restaurante Divicnus de Vic, fuimos a cenar a eso de las 21h, después de haber tomado dos excelentes vermouths  de Muller perfectamente preparados en una agradable vermuteria/coctelería situada en el Call (Juderia) cerca del Templo romano y de cuyo nombre no me acuerdo.

No voy a describir de nuevo el restaurante pues ya lo hice en mi anterior crónica del 28/05/15  y nada ha cambiado prácticamente. Si estáis interesados en su lectura os adjunto el enlace para leerlo. (https://www.verema.com/restaurantes/109335-divicnus-vic/valoraciones/1292136-buen-restaurante-pleno-centro-vic) Añadir que esta vez cenamos en el interior del restaurante, que es elegante y agradable, las mesas son grandes, están bien vestidas y bien separadas las unas de las otras. La vajilla y la cubertería son de calidad, las copas Schott.  Servicio de sala mediocre, y servicio del vino inexistente, a pesar de poseer una buena carta de caldos. A titulo anecdótico, el camarero que se encargaba de nuestra mesa fue incapaz de abrir la botella, rompió el corcho y antes de cambiárnosla por otra intentó abrirla durante no se cuanto tiempo con la otra camarera de la sala para traérnosla de nuevo. Tengo que decir que si hubiese sido el caso, pues no lo lograron, la hubiese evidentemente rechazado.

En esta foto podréis ver el interior del restaurante  

Proponen un menú gastronómico, que cambia cada temporada, un menú Pica-pica y la carta, que me pareció muy amplia, demasiado amplia, sin platos del día. Como nos esperaban dos días muy cargados optamos por cenar a la carta.

Como primeros tomamos :

Esparrecs verds a la brasa amb formatge de cabra i pernil d'ànec Esparragos verdes a la brasa con queso de cabra y jamón de pato. Espárragos frescos y jamón de pato bien curado. Buen plato.

Tempura de verdures i cues de llagosti Tempura de verduras y colas de langostinos. Plato bien presentado y fácil de comer, buena tempura con verduras frescas, los langostinos estaban buenos pero eran congelados.

Como plato principal tomamos para compartir :

Mitjana de bou, de 500 gr especialment madurada- minim 40 dies- feta a la graella i servida tallada amb sal gruixuda Txuleton de buey, de 500 gr con una maduración minima de 40 días, cocinado a la parrilla, servido troceado con sal gorda. No era buey, era vaca vieja de Galicia, como me explico la camarera al solicitarle el origen de la carne. Estaba acompañada de tempura de verduras y patatas fritas caseras servidas en un plato aparte.  Cocinada como la pedimos, muy poco hecha, deliciosa, sabrosa, un platazo. Ver mas de cerca.

No nos sirvieron pan, creo que lo olvidaron, pero tampoco tuvimos necesidad con lo que cenamos.

No tomamos postres.

Para beber escogimos un vino tinto  Ioannes Vino de Guarda Reserva 2009 DO Penedès. Celler Juvé y Camps. Cepajes Cabernet Sauvignon y Merlot. Las uvas proceden del Pago de Mediona. Vino ecológico de cosecha manual. Crianza en barricas de roble francés, posteriormente se afina en foudres antes de reposar dos años como mínimo en botella antes de salir al mercado. Me pareció un vino muy profundo, muy equilibrado con mucho volumen, muy largo en boca. Acompaño la cena perfectamente y la carne maravillosamente. Nos gustó.

Finalizamos con dos buenos cafés.

La cuenta ascendió a 39,32 €. Muy buena RCP. Cenamos bien, pero pienso que podía haber sido mucho mejor, tienen el potencial para ello, pero tengo la impresión que no utilizan los medios para obtenerlo. Deben mejorar el servicio tanto de sala, como del vino y deberían recortar la carta, que es amplísima y da la sensación de anquilosamiento, de poco cambio y sobre todo pienso que deberían ofrecer  una cocina de mercado, de temporada con platos del día. Se espera algo mas de alguien que ostenta un Bib Gourmand de la guia roja.  No se si volveremos, en la ciudad de Vic y alrededores hay muchas otras alternativas interesantes.

 

  • Detalle Txuleton

  • Txuleton de buey, de 500 gr con una maduración minima de 40 días, cocinado a la parrilla, servido troceado con sal gorda

  • Tempura de verduras y colas de langostinos.

  • Esparragos verdes a la brasa con queso de cabra y jamón de pato

  • Comedor principal

Fin de semana corto, en la comarca catalana de Osona con el propósito de celebrar el cumpleaños de MC en Can Jubany el sábado por la noche. Llegamos a nuestro hotel en Sant Julià de Villatorta a eso de las 12h y tras visitar nuestra habitación nos dirigimos a Vic, capital de la comarca, para pasearnos por su bonito barrio medieval para comprar diferentes buenos embutidos ("llonganissa" y "bulls" de lengua ) y como no para comer, pues comenzaba a hacerse tarde en nuestros relojes biológicos.
Nuestra intención era comer algo ligero, a la vista de lo que habiamos previsto para la noche, asi que nuestra primera idea fue de tomar algunas tapas, pero como había leído alguna que otra critica en Internet sobre el restaurante Divicnus, dirigido por los propietarios de la Fonda La Manyana, la familia Menció, hotel en el que nos hospedábamos, y en el que ya habiamos degustado su buena cocina en otra ocasión hace algunos años, nos dirigimos a este restaurante gastrobar situado justo detrás de la Plaza Mayor de Vic.
El restaurante ostenta la calificación Bib Gourmand de la Guia Michelin, está ubicado en un primer piso, y está bien decorado, la sala es elegante y agradable, en apariencia las mesas son grandes y están bien vestidas y bien separadas las unas de las otras. Digo en apariencia porque nosotros preferimos situarnos en la agradable y acogedora terraza que posee en su parte trasera, y no pudimos juzgar in situ. Nos situaron en la única mesa libre que quedaba, que era la mas pequeña, pero no por eso incomoda, estaba bien situada y bien vestida.
El servicio de sala es bueno y agradable, en cuanto al servicio del vino no puedo opinar pues no nos decantamos por esta opción.
El restaurante ofrece una cocina catalana como la de toda la vida, de mercado a base de productos frescos de calidad, pero con un toque innovador. La carta es a base de platos y platillos y también ofrecen un menú gastronómico, un menú del dia y un menú pica.

Como no queríamos comer mucho, le pedimos consejo a la Responsable de Sala y propietaria quien nos aconsejo perfectamente como confeccionar un pequeño menú compartido a la carta.

Mientras esperábamos, nos ofrecieron como aperitivo un "Empedrat"(ensalada de judías y bacalao típica de Cataluña). Muy buena

Compartimos varios entrantes del menú del dia en forma de platillos :

Llonganissa extra de Vic Riera Ordeix, jamón ibérico de bellota(Guijuelo), y dos croquetas de ceps y frutos del mar Muy buen producto, las croquetas para comer y comer, crujientes y melosas, si no nos hubiésemos propuesto comer poco, hubiéramos repetido seguro...
Calamares a la romana(3) Anchoas de La Escala (2) y boquerones(2) marinados en casa sobre un lecho de concassé de tomate Todo muy bueno, tal vez los boquerones un poco avinagrados.

"Amanida" de tomates del huerto, ventresca de atún, ensalada y cebollas tiernas Buena ración y excelente calidad...

De postre compartimos un Pastel de queso cocinado al horno acompañado de fresas y arándanos y una bola de helado de manga y coulis de manga Muy pero que muy bueno, pensamos en algunos amigos de Verema que adoran el pastel de queso...

Para beber yo tome una copa de cerveza de barril Moritz y MC un botella de 1l de agua.

Finalizamos con 2 buenos cafés y dos medios Gin tonics, uno con pimienta de Jamaica y el otro con limón y ginebro.

La cuenta ascendió a 22,15 €/persona. Muy buena RCP. Estuvimos conversando un momento con la patrona sobre la cocina de Divicnus y de La Manyana, de la historia del gastrobar... y le dijimos que volveríamos. Efectivamente lo haremos pero esta vez sera para comer "comme il faut". Recomendable

Junto a la plaza Mayor de esta población y a escasos metros del ayuntamiento se encuentra este local por el que han pasado diversos restauradores con desigual fortuna, actualmente está regentado por un restaurador de los clásicos y antiguos de la comarca.
El local es agradable y está decorado con un corte clásico, tiene varias mesas con bancos corridos que no son del todo cómodos, dispone de una terraza en el patio interior que ofrece mucho juego en verano. El servicio es personal joven que cumple aceptablemente con su cometido aunque se encuentra desbordado con el comedor lleno.
De aperitivo nos trajeron una sopa fría de calabaza con queso fresco, los primeros milhojas con puré de manzana ácida y foie y una coca con anchoas de l'Escala seguimos con rissotto negro de calamar y magret de pato con rossinyols con el punto de cocción solicitado. Postre una tarta de chocolate.
Tomamos un vino de la DO Costers del Segre, Ekam 2013 fantástico que acompañó perfectamente la comida. El servicio de vino se limita a la apertura de la botella y primer servicio.
Dos cafés.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar