Restaurante El Alquimista en Salamanca

Restaurante El Alquimista

2
Datos de El Alquimista
Precio Medio:
36 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas:
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Miércoles

Teléfono


2 Opiniones de El Alquimista

En esta ciudad los visitantes suelen optar más por restaurantes de producto, sobre todo asadores para esas buenas carnes de morucha por lo que es de agradecer tener alternativas, como ésta, de una cocina que utilizando buena materia prima, tiene un valor añadido de una cuidada elaboración y presentación.

El local y su ubicación ya han sido descritos en el comentario anterior. Añadiré que sigue la moda de mesas de buena madera sin manteles aunque con escaso espacio para 4 comensales, con buena separación; buenas copas, cubiertos y amplio despliegue de vajilla; sillas tipo silloncito cómodo; ambiente musical adecuado. Bonitas cavas a la vista en la entrada y en el interior.

El servicio muy, muy profesional, especialmente en el vino que merecería más puntuación si no fuera porque las cosechas anunciadas en carta ya se quedaron obsoletas y en nuestro caso era importante ya que el vino pedido de la carta fue Habla 2014 (nº 16) siendo el servido (y avisado) Habla 2018 (nº 18) de uva syrah que afortunadamente coincidía en la misma uva que la cosecha solicitada ya que no ocurre así todos los años.

Entramos con un problema y es que al reservar por telefóno anunciamos que vamos con niño pequeño y por tanto necesitamos una trona, que al no haber, la aportaríamos nosotros, pero claro el espacio en la mesa no lo podiamos traer de casa con lo que una mesa ya pequeña de 4, le añades un niño y apartas platos, copas en el "espacio de riesgo", y queda todo muy apretado: menos mal que la comida infantil en mesa fue rápida y se consiguió retirar de la mesa y poner en el carrito. Hubo múltiples disculpas desde la llegada, por la encargada de sala y hasta, en la parte final de la comida, cuando salió el chef a preguntar por las mesas.

La carta de comidas es amplia con buena presencia de carnes y menos de pescados con muchos entrantes previos y variados postres con opciones de vinos dulces para o en lugar de ellos; dispone de un menú de diario muy interesante y consultable en su web cada semana y a buen precio; destaca un menú degustación (38€) al que nos decidimos ir, para conocer la cocina de César Niño que recibió el año pasado el nombramiento de Maestro de cocina de Castilla y Leon; en 2019 la guía Michelín les ha obsequiado con "Bib Gourmand"; la guía Repsol le otorga "Recomendación". Reconocimientos que provienen de su amplia formación previa en cocinas de prestigio.

La carta de vinos, consultable en internet, demuestra la importancia de este apartado en el negocio ya que es amplia, variada y con precios algo más bajos de lo habitual y alguno muy interesante de precio como el que tomamos: Habla nº 18 por 25€ cuando es difícil de comprar por menos de 21€.

La composición del menú de degustación:

. degustación de sopa de pescado, por cortesía de la casa: esencia de sabor de un fumé.

. croqueta líquida de txangurro y mejillones: con migas de ajoarriero y perejil en una perfecta elaboración con muy agradable textura

. sardina a la plancha con verduras tostadas y jugo de aguachile con aguacate, cebolla morada y maíz como guiño a un ceviche pero más complajo con buen resultado final

. roast beef de potro con remolacha, rabanitos y salsa picante los laminados de remolacha y rabanitos son un buen complemento, de una sabrosa carne. En este caso es cuando más se nota el exceso de plato.

. tataki de bonito con pesto de queso de hinojosa perfecto de presencia, bien de sabor

. lomo de lechazo asado con anchoas y cacahuete con una crema de alubias. Un buen conjunto de texturas y sabores en buen equilibrio

. piña con piña a la piña varias texturas y temperaturas elaboradas con una piña madura

. higos con cremoso de chocolate, vinagre y sal forman un conjunto de sabores intensos y diferentes pero no se imponen unos a otros. Complejo pero bien resuelto.

Un menú suficiente con raciones pequeñas que se ve aumentada la sensación de cocina casi minimalista por la utilización de amplios platos, los mismos capaces de albergar platos de amplio volumen como magret, paletilla... Creo que una vajilla específica para el menú degustación mejoraría la impresión del comensal.

Además 3 botellas de agua mineral grande de Solan de Cabres y un café con leche final. El servicio de pan es muy correcto y ofrecido, no impuesto, y supone 2€ por persona.

Merece la pena probar una cocina que va más allá del producto.

Situado detrás de la iglesia de Sancti Spiritus, en el centro de una bonita plaza, se encuentra este restaurante capitaneado por un grupo de jóvenes atractivos. Comedor bien iluminado, cómodo, entremezclando madera y diseño industrial con buen gusto; vajilla, copas y manteles de aceptable calidad.
La propuesta culinaria se basa en platos de cocina castellana puestos al día con influencias mediterráneas. Buena carta de vinos (disponible en su web) a precios muy razonables (algunos similares a los de tienda), en nuestro caso nos decantamos por un Pinna Fidelis Roble 2012, solvente Ribera del Duero con predominio de la fruta roja, que acompañó estupendamente a un par de entrantes para compartir y un plato principal para cada comensal.
Servicio de restaurante de nivel (rellenado contínuo de vino y agua), por el que se cobra el muy razonable precio de 1.55€ (en concepto de pan y servicio). Pan de muy buena calidad y horneado al momento (chapata rústica cuadrada).
Los platos tomados fueron:

- Tartar de salmón marinado con cítricos, huevo, vino tinto y chorizo (7€): Magnífico mar y montaña, con una sorprendente mezcla de sabores muy bien resuelta, y un sabor estupendo del salmón marinado incluso para un servidor que no es fan del pez (ni de las huevas que contenía el plato)
- Raviolis de buey de mar con curry de espinacas, hierbas aromáticas y polvo de cacahuete (9€): Raviolis y relleno de buey de mar aceptables. El curry de espinacas, hierbas aromáticas y el cacahuete asemejaban a un pesto muy suave, fantástico. Tomamos este plato ya que no disponían de la terrina de foie.

- Calamar a la plancha con bizcocho ligero de su tinta y crema de sopa de pan (11€): Un clásico de ración generosa bien ejecutado y que la comensal se comió gustosamente.

- Manitas crujientes y melosas con langostino tigre y vinagreta de lenteja de la Armuña (10€): Manitas en su punto con un par de hermosos y ricos langostinos, acompañado por una guarnición de lentejas que estaban más bien durillas.

- Lomo de lechazo en dos cocciones con parmentier de patata ligeramente ahumada (12€): Buena ración con la piel del lechazo crujientita y la carne jugosa, con una cama de puré de patata poco ahumada. Bueno.

- Bola de cerdo ibérico, falsa morcilla de Hinojosa con calabaza y salsa de naranja (11€): Tres trozos jugosos de solomillo de cerdo con una notable salsa de naranja, sobre una base de picadillo ahumado y calabaza con una corteza asemejando una morcilla. De nota también.

De postres:

- Flan de limón con cremoso de chocolate blanco y praliné de rosquillas de Ledesma (5€): Textura muy apetecible pero acidez excesiva del flan (previo aviso del camarero), suavizado si se mezclaba con el helado de chocolate blanco, sorprendentemente equilibrado en dulzor. Los trozos de rosquilla, correctos. Irregular.

- Cremoso de queso de Hinojosa con miel y nueces (5€): Potentísima crema de queso acompañada de miel y nueces. Quizá demasiado pesado para un postre, la comensal sugirió que podría ir de entrante.

- Tarta de manzana al momento con crema doble a la vainilla (6€): Aquí el retorcer el idioma pasó factura, ya que la comensal se esperaba una tarta al uso y lo que apareció en el plato fue un helado de vainilla sobre trozos de manzana y una galleta. Devuelto sin tocar, no se cobró, aunque tampoco se pidieron disculpas. Eso sí, fue retirado con una sonrisa por la camarera.

En resumen, y salvando las irregularidades de los postres, un servicio de gran nivel y una relación calidad-precio excelente. Destacable su página web que huye de animaciones flash inútiles e informa de los precios de platos y vinos.
Disponen de un menú del día (3 primeros, 3 segundos y 3 postres a elegir) por 16.5€.

Un sitio recomendable al visitar una de las ciudades más bonitas del país.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar