Restaurante Amadomio en Valencia

Restaurante Amadomio

Datos de Amadomio
Precio Medio:
32 €
Valoración Media:
5.4 10
SERVICIO DEL VINO:
4.8 10
COMIDA:
5.6 10
ENTORNO:
6.2 10
Calidad-precio:
6.2 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Zona: Camins del Grau
Dirección: C/ Belgica, 30
Código postal: 46021
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 12,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de Amadomio
OPINIONES
28

Local moderno, muy amplio, con ambientación intimista. La carta de vinos tirando a escasa pero bien equilibrada. La cocina es buena y los productos también, apreciándose buena técnica en los fogones.Platos de mercado imaginativos. El problema es el servicio, muy inexperto y con pocas ganas de hacerlo bien. Por ejemplo, sería de agradecer que cuando pides unos entrantes para una mesa de cuatro, te indiquen que las raciones son para dos (o para menos), porque cuando llegan a la mesa ves la cantidad con decepción. El servicio del vino mediocre para un lugar de esas pretensiones y precios (unos 45 euros por persona), no existe la figura del sumiller ni nada similar.Además son lentos en servir los platos y no tienen atenciones que en otros sitios sí las tienen: después de dejarte 180 euros y de estropear una chaqueta a una persona por un error de una camarera (todos somos humanos), ni siquiera se disculpan y tienen el "detallazo" de cobrar hasta 2 cafés. Por ese precio hay sitios en Valencia que te tratan mucho mejor y se come igual.

Este es nuevo local surgido del concepto Lounge, uno puedo cenar tranquilamente en compañia de sus amigos con el sonido de turno,casi siempre chillout, y al mismo tiempo permanecer en el despues de la cena para tomar la penultima copa, pues en la medida que el tiempo trancurre el sonido de la musica se acentua.
La comida no tiene complicaciones, es una carta ajustada pero que a todos gustas, los pescados los suelens tratar bastatante bien, y algunos de sus entrantes son atractivos, excepto el foie que siguen sacandolo poco hecho y de escaso volumen, su especialidad el taco de atun fresco, y el corte de tiramisu, la bodega es corta pero con algun pequeño atractivo, aunque a veces no disponen de lo que solicitas, el vino debe ser cuidado con mas mimo, pues suele salir a la temperatura ambiente que es mucha y si no pides cambio de copa ni cuenta que se dan.El precio,,,pues el de mercado ni mas ni menos, entre los 40€ por persona si no te pasas, un buen detalle son sus licores finales.Interesante para viernes noche, su dueña o socia destila glamour.

Local con una buena iluminacion,bastante acogedor pese a lo grande que es, poca separacion entre mesas,se mezclan conversaciones.
servicio del vino brillo por su ausencia, pese a no es tar a su temperatura idonea,blanco no sacaron cubitera.
cocina poco honesta con grandes pretensiones,pero muy inmadura,y elevado precio.
postres el mejor recuerdo,un platano marinado con helado de leche merengada, espectacular.

Local joven, minimalista y simple pero agradable que sirve una comida sencilla con toques modernos.

Foie en 3 texturas, han reducido algo la ración me temo, no estuvo mal. Témpura de comenillas rellenas de morcilla, ricas. Y huevo con chorizo y patatas en pasta bric, curioso. Los principales: magret especiado con ciruelas, solomillo con chutney de manzana... buena calidad y al punto, pero echamos de menos alguna guarnición consistente más allá de las cremas y salsas. Los postres aceptables, aunque mi coulant de chocolate no era el de Brass y resultó un muffin de chocolate húmedo y no el bizcocho de chocolate relleno de guanaja fundido que esperaba .

El servicio joven y guapo, con más simpatía que eficiencia pero que muestra a las claras ganas de agradar y mejorar.

Por lo que respecta al vino, una carta muy corta pero con ciertas inquietudes y precios medios: Raimat Chardonnay Sel. Especial 2001 (16€) y Maduresa 2001 (21€), copa de Tokaj 3€. Ritual de servicio más mecánico qu

Bueno, parece que el famoso maitre ha desaparecido... Servicio correcto, joven, poco profesional pero muy eficiente. Siempre pendientes del comensal y muy agradables en el trato. Iratxe, la nueva jefa de sala, se esfuerza al máximo en complacer al cliente.
Servico del vino correcto y en plena evolución. Con tan solo tres meses de vida ya se plantean revisar cartas, actitud muy positiva y que demuestra las ganas de mejorar.
Volveré.

Nuevo Restaurante con una mas que magnifica predisposición y muchísimas ganas de agradar y hacer bien las cosas! Y decir para empezar, que esto, hoy por hoy es mas que un muy buen comienzo!!!
Local muy amplio, cómodo, agradable, bien localizado, ambientado, perfectamente decorado, bien iluminado y muy sugerente!
Gente muy joven y bien preparada en cocina y sala! Servicio, quizás no excesivamente profesionales por su juventud, pero todo se andará!...
... Este local lleva relativamente poco tiempo abierto, pero es notable como evoluciona en la mejor dirección!
Mejoras muy interesantes en todo, incluida la carta de vinos, totalmente renovada!
Faltan detalles, pero son muchas las ganas y no me cabe la menor duda de que se irán incorporando a medida que madure y evolucione!
En general, una experiencia muy grata y por tanto toda mi aprobación y mi mas sinceras recomendaciones para un nuevo local con mucho futuro!
Animo y Enhorabuena!

Local de diseño, algo grande, pero de atmósfera agradable. Servicio en general poco profesional, especialmente el maitre. De acuerdo con el vino no es su fuerte. Treinta referencias pero la carta queda coja y los precios son algo elevados. El maitre nos recomendó un Pago de los bagueses syrah 2002, no estaba mal, pero necesitaba un jarreo que no se le dio. No vi armario de conservación. Copas correctas, pero mejorables.
La cocina es otra historia. Creo que este jovencísimo cocinero (Pablo Chirivella) tiene algunas sorpresas que nos irá enseñando. Se trata de una cocina de mercado basada en la calidad de la materia prima y elaboración de los platos sin grandes pompas. Espectacular el foie en tres texturas (a ver quien da tres trozos de este peso por 12€) y la deconstrucción de huevos, patatas y chorizo sublime, único guiño a una cocina de autor que, creo, se irá perfilando. De segundo recomiendo los pescados frente a las carnes, más vistas y menos elaboradas. Volveré a ver la evolución

Local de ambiente modernista, un tanto incómodo y oscuro. Los precios desorbitados para la calidad del producto y creaciones que hacen. Tomamos un hojaldre recalentado y en consecuencia correoso y sobre él una caballa talmente cruda. Para postre un arroz con leche con espuma de canela que se lo llevaron por estar a mitad cocer. Lo gracioso es que aun lo ofrecieron a la mesa de al lado. Un gesto nada profesional. Servicio austero del maitre, muy snob que no encaja para mi gusto con la buena mesa. Servicio lentísimo pese a haber 3 mesas ocupadas. Nada recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar