Restaurante Casa Vicent

19
Datos de Casa Vicent
Precio Medio:
55 €
Valoración Media:
7.3 10
Servicio del vino:
7.8 10
Comida:
8.1 10
Entorno:
5.8 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 22,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


19 Opiniones de Casa Vicent

Local clásico y algo desconocido en Valencia, pero junto al extinto Tres Mares (éste más en el ámbito de bar) eran locales de referencia marisquera fuera de las zonas de puerto y zona de la calle Mosen Femades.

Mantiene una buena calidad de producto pero la menos afluencia de clientes actual (pocas mesas ocupadas) hace preciso que, para algunos mariscos, sea necesario encargarlos previamente (con el riesgo de precio del día) tales como nécoras, percebes, langosta, bogavante, buey, etc. No solo hay marisco en la carta, también hay buenos pescados y variedad de carnes y postres, entre ellos numerosas tartas caseras. No hay que olvidarse de su menú "gourmet" (50€) a compartir toda la mesa, con entrante de temporada, ostras, salpicón de marisco, berberechos, calamar, pescaditos, quisquillas, cigalitas que también incluye postre casero y pan tostado con tomate aceite y café.

Mientras llegaba el personal, siempre tardones, unas cervezas de presión, alguna coca cola, agua con gas y sin gas y a la petición de un generoso me encuentro con grata sorpresa: hay de todo, un amontillano y me sirven "el que le gusta a la jefa", Fernando de Castilla con sus 10 años a cuestas y además como obsequio de la casa ya que les encanta que la gente disfrute de estos vinos nuestros. Chapeaux por la jefa.

La carta de vinos no es de lejos lo extensa de la carta de comidas, con opciones variadas y algunas interesantes como un furmint seco (que luego estaba en falta sin previo aviso) y en especial un champagne que no conocía y que fué muy resultón: Henri de Verlaine brut (35€) del que tomamos dos botellas; luego rematamos con un cava para comparar y competir, el Argent Gran Reserva 2012 de Gramona (30€, un regalo). Todos ellos bien servidos. Los precios con recargos variables.

Unos platos con pan tostado (más bien caliente que tostado) con aceite y tomate pero que al ser de lonchas queda blando y menos agradable de textura. Un aceite casero y en botella no etiquetada y, creo, ilegalmente rellenable y que optamos por no probar.

Siete para comer después de cuadrar y descuadrar agendas en varias ocasiones. Tras la decepción inicial de no saber que había que encargar algunos marisco, como percebes que buscábamos sí o sí, nos dejamos aconsejar por el jefe, optando por compartir dos platos al centro de cada:

. berberechos de la ría de Arosa al vapor: muy carnosos y jugosos, muy bien de punto de cocción. Muy recomendables

. quisquilla de Santa Pola: de tamaño medio: bien de cocción, sabrosa, en ración más ajustada

. ostras de Marene-Oléron (aunque no todos las desearon); tamaño medio pero muy bien de textura y sabor

. cañaillas de Cullera hervidas: excelente tamaño, buen sabor, menos jugosas de lo deseable.

. pescaditos a la andaluza: boquerones y salmonetes de tamaño perfectos para comer enteros, cabeza y todo y muy bien fritos. Recomendable.

. anchoas XXL del Cantábrico de buen tamaño sobre queso fresco y lecho de tomate: buen punto de sal, un par de filetes por persona. Recomendable.

. calamar de playa: tamaño medio, bien de plancha y adobado. Cumple.

. bacalao isalndés, dos lomos (equivalente a 2 raciones cada uno): perfectos de punto de fuego, con aceite y un ligero punto de guidilla. Muy recomendable.. Acompaña un par de platos de patatas fritas, al estilo de la casa "muy especiales", muy bien fritas.

Postres compartidos (más o menos):

. un par de fruta de temporada que fueron platos de piñas servidos con piñas troceadas en el interior de una rodaja con su piel, de forma no demasiado estética.

. un par de sorbetes al cava correctos

. un par de mascarpones con frutos rojos servidos en un recipiente mejorable, pero con muy buen sabor y contraste con la acidez de los frutos del bosque. Recomendable.

Buenos cafés finales y el ofrecimiento tardío de chupitos que nos obligó a declinar por lo tardío de la hora, y eso que la sobremesa nos permitió pe4nsar en próximas quedadas.

 

Una merluza de pincho del Cantábrico antológica en la que, probablemente, sea la mejor plancha de Valencia. Mi socio pidió lubina, exquisita también, salvaje, a la espalda. Previamente tomamos ensalada de endivias con salmón escocés y palmitos, alcachofas a la plancha y patatitas paja crujientes,hechas al momento, calientes, nada grasas, en su punto...una delicia. De postre: brownie de chocolate relleno de crema de marrón glaçé y nueces, casero, muy rico. Las bebidas: manzanilla San León res. familia, agua mineral y chardonnay de bodegas E. Mendoza. Experiencia muy satisfactoria en un local que ha sabido adaptarse a los tiempos actuales con una oferta al más puro estilo "bistrot" sin perder un ápice de calidad. Servicio impecable.

Todo un placer la comida del sabado.
Destacar las gambas a la plancha fresquisimas y en su punto
Con un servercio muy profesional y calido.
Fué todo muy acogedor,repetiré

Siempre he sido un enamoraqdo de Vicent pero quería comentaros lo último que me sucedió hace poco, comida para dos y al pedir las cigalitas reogadas con ajos y piñones en sarten compruebo que las cigalas son algo mayores de lo habitual en ese plato, al pagar la cuenta nos cobra 60€ por el plato cuando en carta si no recuerdo mal está sobre 25 € más ó menos.Al preguntarle el porque me dice...
claro, es que la cigala que os he puesto es la grande pues no me quedaban de las otras medianitas.

Ok, no creo que vuelva nunca más, eso no se hace ó por lo menos se avisa, nos sentimos engañados.

Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores. El local bien vale una visita de vez en cuando. El precio está en consonancia con la calidad y el servicio de lo que ofrecen. Muy recomendable.

Era la primera vez que iba, buscaba un buen restaurante donde comer marisco y me recomendaron este. Y no nos decepcionó, excelente materia prima a buen precio, está claro que una cena para dos personas con botella de vino (160€), no se puede decir que sea barato, pero es que se trata de una marisqueria. Nos encantó, volveremos (cuando se pueda)

Interesante menú en esta marisquería del barrio de Ruzafa, que consiste en 3 entradas y un plato principal (todo individual), bebida y cafes a 22€.
El menú cambia casi todas las semanas y es valido para todos los días, mediodia o noche.
Nosotros tomamos Clochinas, salpicón de marisco, salmon noruego marinado y para terminar dos huevos fritos con jamon compañados con las patatas fritas especiales de la casa.
Las raciones son abundantes y la materia prima de calidad.
Servicio rápido y amable por parte de Sandra, la hija de Vicent, con cambio de cubiertos entre plato y plato.
Para beber tomamos agua, pero supongo que entrará el vino de la casa.
Recomendables las mesas de dentro del comedor, que te dan mucha mas intimidad.
La información sobre este menú se puede consultar en el muro que tiene este restaurante en facebook.

Siempre que voy a casa vicent salgo diciendo que tiene el mejor marisco de valencia, es caro pero es muy bueno. la lubina a la espalda esta terriblemente buena, las gambas son fantasticas, un 10, aunque es caro de *******

Tres amigos de toda la vida elegimos esta marisquería para darnos un homenaje ahora que todavía podemos. La atmósfera del restaurante denota que ha vivido mejores momentos. Aún así, la bienvenida y el trato son, en todo momento, perfectos (y eso es lo que importa aparte de la comida, claro).
Pedimos tres entrantes para compartir: berberechos (muy poco hechos, con una pizca de aceite) muy ricos; parillada de verduras (poco hechas, sabrosas) muy buena; pescadito frito (salmonetes y boquerones ligeramente rebozados) no estaban lo frescos que debieran. Aquí pincharon.
También pedimos gambas a la plancha (lo mejor de la noche), frescas, jugosas, con un punto perfecto de plancha y sal; y cigalas (también muy buenas). Nos quedamos con un poco de hambre y pedimos sepia. Otro pinchazo; no estaba tierna ni se notaba fresca.
Para beber elegimos un cava Recaredo que no les quedaba, así que como alternativa nos decantamos por un Gramona Imperial muy bueno. Era la última botella y cuando nos la terminamos pedimos un Dominio de la Vega. El pobre no soportó la comparación con el Gramona. Parecía sidra: burbuja gruesa, sabor basto... ¡y al mismo precio que el Gramona!
Y pensar que antes me gustaba este cava... El servicio está atento en todo momento a que no falte bebida en la copa.
Es un local al que hay que ir con la cartera llena porque el producto se paga (7 euros por gamba y casi 12 por cigala). Y si se va así, se disfruta.

Teniamos interés en visitar Casa Vicent desde hace tiempo. El viernes noche pudimos cumplirlo. Eramos dos personas, nos sentaron en una mesa tranquila, al fondo del restaurante. La distancia entre mesas es adecuada, cuberteria, vajilla y copas correctas. El servicio muy atento y agradable. Tomamos como entrantes berberechos (excelentes) , sepionet (muy buenos) y parrillada de verduras (correcta). También quisimos probar las patatas fritas, teníamos referencias que nos decía que eran de las mejores de Valencia. Se lo comentamos a Vicent, que nos dijo que el único secreto era el freirlas con un buen aceite y no reutilizado. Por cierto, Vicent estuvo en todo momento interesandose por como se desarrollaba la cena; al comentarle que era la primera vez que le visitábamos quiso saber porque nos habíamos decidido por su casa. En fin, fué muy amable y atento.
Para terminar pedimos gamba rayada a la plancha y almejas de carril, no nos defraudaron; las gambas salieron en su justo punto de cocción, de buen tamaño y francamente sabrosas y las almejas muy frescas.
Tomamos como postre tarta de manzana con una bola de helado, que no estaba en mi opinión al mismo nivel que el resto de la cena. Tomamos café nespresso y nos ofrecieron algún digestivo que rechazamos.
No tomamos vino, aunque la carta presentaba numerosas referencias.
Como conclusión,restaurante muy recomendable, donde se come bien y el servicio es muy cordial.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar