Restaurante El Pecat en Barcelona
  

Restaurante El Pecat

4
Datos de El Pecat
Precio Medio:
28 €
Valoración Media:
7.7 10
Servicio del vino:
8.5 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
6.5 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 18,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Mediodías excepto sábado y domingo.

Teléfono

Restaurante El Pecat Pollo al curry El Pecat Arroz de conejo y pollo El Pecat en Barcelona Cochinillo

4 Opiniones de El Pecat

Con anterioridad, el local era regentado por un magnifico cocinero y un buen servicio de sala. Se trataba de un lugar oscuro, con iluminacion roja. era un muy buen lugar para ir a cenar en pareja en plan romantico.

Ahora ha cambiado, aunque la cocina sigue siendo exquisita, ya no se trata del mismo concepto. Hoy en dia permite ir a cenar bien o incluso para ir a tapear.

Quiero destacar varias cosas. Por un lado las bravas, exquisitas. Por otro lado las almejas salian bien de precio y la calidad y preparacion era mas que aceptable. Finalmente, el maitre tiene buen Ojo para acertar el maridaje, con buenas recomendaciones para tomar copas de vino.

Cambio de concepto, mismo placer para el paladar.

Me llegaban "imputs" de este nuevo restaurante por distintos cauces, así que decidimos acercarnos al Born para comprobar in situ los comentarios tan favorables que me habían llegado además de los plasmados en esta página.
Local pequeño con pocas mesas, demasiado oscuro para mi gusto
Muy buenas las patatas bravas aunque esperaba una salsa distinta, unas excelentes anchoas de Santoña (6 unidades) servidas sobre una coca de pan con tomate.
Lubina acompañada de parmentier de patata y cebolla caramelizada, perfecta de cocción y una sublime panceta confitada a baja temperatura durante 14 horas acompañada de rovellons y trompetes de la mort.
De postre tres mini lionesas de muy buena nata y 2 galletas macaron, curiosamente cobran los postres por unidades pedidas.
La carta de vinos está mejor surtida de vinos franceses y alemanes que de referencias nacionales.
Tomamos un Borgoña del 2010 que resultó muy ligero y afinado.
Precios muy contenidos tanto en los platos como en los vinos.
Servicio atento y agradable y que sabe aconsejar en función de los gustos del cliente.
A tener en cuenta y hacer un seguimiento de su evolución

Hace pocos días y leyendo alguna crónica, descubrí El Pecat, un lugar escondido en el Born justo detrás del Frutos secos Gispert .

En las crónicas cuentan bonitas historias de cómo nació el lugar a cargo de un prometedor cocinero y la historia queda bonita y entrañable. Yo ya sabéis que paso un poco de estas historias..

Fuimos el día en que había Champions , que siempre es garantía de tranquilidad a los restaurantes y ya adelanto que todo muy bien ... Sólo al final comentar algún " pero" , fácilmente superable ... ( si lo entiende claro ... ) .

Servicio amable y natural ... platos que sólo de leerlos ya apetecen y que además,están muy buenos y unos precios terrenales(precisamente hace poco por Twitter, con motivo de un punzante artículo de Monzó, se comentava que algunos restaurantes , "redescubren" los fricandos , pero a 23 € ..!!! ). Pues no, aquí los precios son terrenales y alcanzables .

Ya iba " leído" y sabía que la idea era compartir platos y así pedimos . Seguramente el hecho de estar a gusto , haciendo charla , me olvidé de hacer fotos al 50 % de los platos ... por lo tanto sólo tengo fotos de dos, el vino y los postres ...

Excelentes patatas bravas con un punto de cococió óptimo . No soy ningún experto en patatas bravas , pero de las mejores que he probado ... ( 4 €).

Nos apeteció probar el pollo al curry . Estaba muy bueno y con materias primas de calidad. Pero a mi gusto era como un poco light ... diríamos un " curry pijo " . Quizá porque estoy acostumbrado a mi curry que es potents , potents ... ;)

Y animados con la conversación , nos olvidamos fotos del "Garri" cocinado a baja temperatura (9,50 €) y de un tataki de atún que no estaba en la carta y que nos recomendaron y resutado el plato más caro , aunque sin pasarse ( 12 €).

En el tema vinos tienen una carta interesante. Optamos por un Burdeos sin pedigrée, a un coste de 20 € y que resultó muy bueno y con gran RCP , teniendo en cuenta los precios de los Burdeos .

Y cuando vino la amable camarero para los postres y nos dijo "ahora algo de dulce ? " ... Le pedimos media ración de quesos ... :).

Y cuál es el "pero" , que encontré ? .... Nada importante y no quiero darle más importancia , ni entrar en debate por el tema , pero está relacionado con el ruido. Y no hablo de la sonoridad del local , que al estar bastante vacío, no pude verificar . Hablo de la típica mala pata de tener cerca una mesa ruidosa (de dos personas ) y sumarse al ruido el equipo de servicio (!!). Ya imagino que eran amigos o " coleguis " ( sino aún sería más grave ) , pero hay que tener cuidado con estos temas ... En todo caso es perdonable por la " juventud global del lugar" ...

En resumen, es un lugar que vale la pena probar si se está por la zona del Born y que ya veremos su evolución . De momento podemos decir que promete y han sabido mover los hilos consiguiendo notas de prensa y algún post. Si evitan caer en la trampa de somos ' guays ' pueden triunfar...

Ricard Sampere
www.restaurantscat.cat

Algo escondido en una calleja cercana a Santa María del Mar, El Pecat brilla con luz propia.

Las tapas de toda la vida se apoyan aquí en 3 patas: excelente producto, depurada técnica y simpatía.

Nosotros nos decidimos por dejar a los maestros de cocina traernos lo que prefiriesen: nos sacaron unas almejas muy jugosas, seguimos con unas bravas muy ricas, un arroz de sepia excelente, un pulpo sobre parmentier de patata en el punto óptimo de cocción, una virguería de cochinillo a baja temperatura, sin trabajo y con crujiente de su piel, unas gambas rojas que te hacían ver de cerca las olas del mar, un arroz de conejo y pollo que quitaba el hipo, un pollo al curry suave y delicado, muy aromático... nos encantó. Completamos con un magnífico tataki de atún, un solomillo ibérico sobre cus cus y unos excelentes postres que fueron el colofón perfecto para el festival gastronómico que nos dimos.

Destacar que tuvieron la amabilidad de adaptar las raciones y creaciones para uno de nosotros que no come carne.

Carta de vinos cortita pero bien trabajada, pequeño capítulo especial para los rieslings alemanes, nosotros nos decidimos por un estupendo Emrich Schönleber Lenz Riesling 2009.

Se nota la profesionalidad que hay tras la barra y en los fogones.
No llevan casi ni dos meses abiertos. Un descubrimiento.

  • Pollo al curry

  • Arroz de conejo y pollo

  • Cochinillo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar