Restaurante Mesón Añejo en Aguilar de Campoo
Restaurante Mesón Añejo
País:
España
Provincia:
Dirección:
Cód. Postal:
Tipo de cocina:
Añadir vino por copa
Precio desde:
25,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
30 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
7.0
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
7.0
Comida COMIDA
7.0
Precio medio entorno ENTORNO
6.0
RCP CALIDAD-PRECIO
7.8
Opiniones de Mesón Añejo
OPINIONES
3

Mesón situado en la calle Comercio de Aguilar de Campoo, afamado por su carne.

De entrante:

* Revuelto de morcilla.

Plato fuerte: * Chuletón a la piedra.

Postre: * Arroz con leche.

Bebidas: Agua, cervezas y vino Pinna Fidelis (DO Ribera de Duero).

Buena materia prima, con carne de la Montaña Palentina.

  • Revuelto de Morcilla

    Revuelto de Morcilla

Un año más tarde nueva parada en este local, en esta ocasión con la idea de degustar carne de la montaña palentina.

Tras disfrutar de unos rosado de Cigales de Sinforiano en la barra, por cierto muy agradable, y una charla con los responsables del local sobre vinos, pudimos cuatro personas disfrutar de:

En un principio a compartir:

Una ensalada mixta de producto auténticamente local (la huerta palentina tiene un gran nivel aunque quizás su fama no llegue a todos los rincones).

Unas croquetas de boletus.

Y una ración de caracoles de tierra bien preparados, ración abundante, carnosos y por poner una ligera pega, con falta de un poco de más de fuerza en su salsa: 12.60 euros. Es muy difícil encontrar este plato en un restaurante, al menos por estas zonas,

Y pasamos a lo que habíamos venido, 2 chuletas a la piedra previamente preparadas, sin ser una carne ni de vaca vieja ni muy evolucionada en cámara, cumplió con creces a la larga las expectativas depositadas en ella.

De postre fruta y crema de yogur.

Para beber, en un local donde el detalle del vino se cuida, optamos por Románico a 14 € la botella. Se bebieron dos botellas.
Lo descrito, mas agua y cuatro cafés, ascendió a un importe de 36 € por comensal.

Comentario: local donde se come bien, con un precio considerado, buena materia prima y adecuada atención y donde el vino con su servicio se cuida.

De vuelta de la feria de Toro, parada en la villa de Aguilar de Campoo, paseando por la misma observamos un menú llamado “Tierra” en este restaurante, al que hacía mucho tiempo que no acudía, nos pareció interesante tanto por contenido como por precio.

Nos acomodaron en su comedor interior, en una mesa amplia para los cuatro comensales que éramos, con buen mantel y servilletas. El comedor dispone de unas 6 o 7 mesas, con una decoración en colores cálidos y con bastante buen gusto, salvo en dos detalles, según mi criterio: una pequeña televisión encendida en una esquina y el observar aún botellas a temperatura ambiente, decorando una pared.

El menú, tras un aperitivo de la casa de pudding de cabracho, constó de:

Cecina

Croquetas de boletus

Revuelto de morcilla

Entrecót a la plancha

Y postre.

El pudding que hace años estuvo en boga y ahora ya casi no hace gracia, estaba bastante bien elaborado.

La cecina con buen nivel, limpia y nada seca, debidamente aliñada con un chorretón de aceite, sin ser en demasía.

Las croquetas, pequeñitas, en un buen número, con buen recubrimiento, contenido suave y sobre todo, lo que yo más valoro en una croqueta, sabían a lo que se suponía que tenían que saber, en este caso a boletus de forma evidente.

El revuelto de morcilla, se presentó de forma circular, con una base de patata y cebolla elaborada como si fuese para una tortilla, pero sin cuajar y encima la morcilla de arroz: quizás el plato que más nos gusto, nivel muy alto.

El entrecot, se trataba de una buena pieza, elaborada al punto, con una patatas fritas de sartén y acompañadas de un pimento verde, con sal en escamas por encima.

El postre era a elegir, en mi caso fueron profiteroles, que estuvieron por debajo del aprobado, pero admito que no supe escoger el adecuado.

Para beber el menú comprendía un vino de Rioja o de Ribera cosecha, en nuestro caso tomamos Señorío Real tempranillo de la Ribera, del año 2012. Que después de tanta cata de vinos variados en Toro, nos resultó agradable y sin complicaciones, así que nos decidamos por no solicitar otro.

El servicio de la sala, bien agradable, con un buen ritmo, con discreción y atentos a todos los detalles.

El precio del menú, que también comprendía agua y pan, fue de 25 euros por comensal. Cuatro cafés aparte a 1.40 por café.

En conjunto, cocina bien hecha, destacando el revuelto de morcilla, la calidad de la carne y de la cecina y la buena elaboración de las croquetas. Cierto es que la cocina no es muy elaborada y lo que imperaba es un buen producto y tratarle bien.

Lugar para tener en cuenta.

No puntuaré el vino, pues lo que se bebió no da para poder hacerlo de forma coherente.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar