Hotel Fuerte Grazalema: Elegancia, buen gusto y espectacular entorno


Nos habían hablado muy bien del hotel, pero cuando estás en la otra punta del país, tienes que tener una buena excusa para recorrer los más de 1000 km de distancia y adentrarte por las sinuosas y angostas carreteras del Parque Nacional en el que se encuentra, pero realmente vale la pena, por lo que tendremos que seguir buscando otras razones de peso para volver más adelante.

Está ubicado en la sierra de Grazalema y desde él puede verse el pueblo blanco en cuestión, a unos pocos kilómetros de distancia. Situado entre alcornocales y en un alto con espectaculares vistas, es ese uno de sus principales activos, pero hay otros: Esmerado y atento servicio, instalaciones muy cuidadas, elegancia en todos sus rincones, su maravillosa piscina, su jacuzzi exterior desde el que disfrutar de la panorámica, el desayuno buffet en la terraza, la paz y la tranquilidad...

Coincido con el comentario anterior ya que la habitación es algo justa y la cama también, pero realmente merece la pena disfrutar de él y de la sierra en la que se encuentra, además Ronda está cerca para visitarla, y el pueblo de Grazalema bien vale una cena.

Volveremos sin duda!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar