Cerveza Blonde of Saint Tropez: Crujiente como si fuese un cava.


Compramos una docenita de estas cervezas que nos llamaron la atención en una famosa web de vinos española. El nombre es desde luego sugerente y la botella tiene una presentación muy elegante y moderna, de forma ovoide, cristal negro y letras blancas. Abrimos varias botellas entre amigos en la Colla y servimos a unos 7-8°C.

VISUAL: Presenta un bonito color amarillo limón turbio y luminoso. Su espuma es de burbuja mediana, en tonos marfil y de persistencia media (91).

OLFATIVA: Los aromas primarios que desprende son cítricos (lima verde) y de levaduras. También se intuyen notas frutales de ciruela blanca y tamarindo, fragancias lupulosas intensas, apuntes dulzones de cabello de ángel así como recuerdos a flor blanca (azahar). De intensidad y complejidad medias (86).

GUSTATIVA: En boca la verdad es que nos sorprendió a todos. Tiene tal acidez que se asemeja a un vino espumoso y además con un potente carácter cítrico que descoloca más si cabe. Muy refrescante pero repito, no parece una cerveza al uso, incluso el ataque es crujiente como si fuese un cava, con el carbónico desbocado. En retronasal asoman apuntes de pomelo y notas de levaduras. Post-gusto ácido que hace salivar y provoca una sensación de mucho frescor. Persistencia de apenas un minuto. Curiosa cerveza que recomiendo tomar muy fría, sobre los 6°C o menos (82). Decir que no sé en qué categoría de cerveza encuadrarla, está entre una lager y una artesanal turbia... La he dejado como "Tipo de cerveza Otros" y tan a gusto que me quedo ):

La RCP es floja. Costó 3.90 euros el botellín y esperaba otra cosa la verdad.

MARIDAJE: Nos la tomamos sola y cumple como efecto refrescante desde luego, pero su acidez y ese carbónico como que desentonan en una cerveza. Como siempre decimos, para gustos los colores.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar