Restaurante Dantxari: Sigue en plena forma.


Siempre es importante, al menos desde mi filosofía particular, reservar como ultima visita de un año que termina, un lugar un tanto especial, bien sea por cocina, por trato, por sintonía personal con las propuestas, ....

Varias alternativas se barajan: cocina fusión, cocina mas clásica, ..., finalmente nos decantamos por ir a lo seguro, sin arriesgar lo mas mínimo, por una cocina de toda la vida, de la que se pega al riñón, que dirían los clásicos, y entre estas, un restaurante vasco con larga presencia en la capital, que ofrece unas propuestas clásicas, muy bien elaboradas, ademas de una sala profesional que derrocha simpatía y buen hacer.

Comenzamos con un clásico de la casa, sus choricillos, altamente adictivos.

- Menestra de cardos y alcachofas (fuera de carta). Receta de toda la vida. Retorno a los sabores de la infancia. Excelente producto.

- Guiso de patatas con niscalos (fuera de carta). Clásico plato de la cocina tradicional que solo se puede encontrar en ciertos lugares y momentos. Platazo.

- Bacalao pil-pil. Razón tienen aquellos que hablan del pil-pil de este lugar, como de los mejores de la capital. Soberbio, lastima que hoy el bacalao no fuera un buen acompañante, demasiado hecho.

- Rape a la bilbaína. Receta clásica entre las clásicas, perfecto de punto y de sabor.

- Solomillo al estilo Dantxari. Solomillo al vapor, con un chorrito de AOVE por encima y acompañado de unas verduritas. Original tratamiento de un solomillo, que no le perjudica en nada.

- Tarta fina de manzana con su helado. Postre estrella de la casa, demandado por casi toda la clientela. Como siempre, en plena forma.

Siguiendo con la tónica de clasicismo, un Lan crianza 2011, cafés con hielo, teja de almendra y copas de cava para brindar por el próximo año, ponen fin a esta ultima visita del año

Recomendado por 2 usuarios
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar